TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 16/01/2021 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 USA & CANADA 
USA & CANADA / Con lo que los usamericanos desconocen de la historia latina se podría llenar un museo
Date of publication at Tlaxcala: 05/01/2021
Original: What USAmericans don’t know about Latino history could fill a museum

Con lo que los usamericanos desconocen de la historia latina se podría llenar un museo

Stephen Pitti

Translated by  S. Seguí

 

El jueves 10 de diciembre, el Senador Mike Lee, republicano por Utah, bloqueó una iniciativa de los dos partidos del Congreso para crear un nuevo Museo Nacional Smithsoniano de lo latino usamericano, declarando que “lo último que necesitamos es dividir aún más una nación ya dividida, con una serie de museos segregados, separados-pero-iguales para grupos de identidades mestizas y doble apellido.”

En el parque Rubén F. Salazar, a lo largo de Whittier Boulevard, en el este de Los Ángeles, un mural de Paul Botello titulado “El muro que habla, canta y grita” evoca la historia de la cultura latina. ( Los Angeles Times)

Al advertir de los peligros que implica un nuevo museo de historia latina, Lee acusaba a los partidarios de la idea de atribuir a una “supuesta teoría crítica” que “convierte la diversidad en un arma”, que “afila todos esos dobles apellidos en otros tantos cuchillos y dagas” y que convierte “los campus universitarios en concursos de agravios y turbas sueltas salidas de una novela de Orwell.”

Las exageraciones del senador dejan al margen los datos verificables sobre los latinos en los Estados Unidos y caricaturizan los puntos de vista de los partidarios del museo, que incluyen a historiadores, profesionales museísticos, líderes comunitarios y ejecutivos de negocios. Fue el único senador que se opuso a un proyecto de ley aprobado por la mayoría de la Cámara y el Senado (incluida la mayoría de la delegación de California en el Congreso), el presidente electo Joe Biden y los directivos del Smithsonian. Se espera que el presidente Trump firme el proyecto de ley si éste llega a su escritorio.

Hemos escuchado antes cosas de este estilo, según las cuales reconocer plenamente la importancia y la primacía de las historias de los americanos de color es automáticamente considerada como un elemento de división. Un complemento de esa idea es que las instituciones públicas deben promover un mensaje único como elemento de aglutinación ideológica. Pero los museos de historia no deberían ser ni monumentos a verdades eternas ni pegamentos ideológicos. Deberían ser instituciones educativas y de investigación, equipadas para presentar las verdades y la complejidad del pasado y el presente.

Lamentablemente, la ignorancia de la historia de los latinos en América –desde la ocupación del Oeste hasta las contribuciones culturales y económicas de los mexicano-americanos, puertorriqueños, centroamericanos, dominicanos y otros latinos— es una gran desconocida. Y esa ignorancia influye en el modo como entendemos, o dejamos de hacerlo, las comunidades latinas en el día de hoy.

Un nuevo museo nacional podría abordar esta compleja narrativa bajo un mismo techo. Puede que no sea suficiente para presentar todos los aspectos de esta vasta historia, pero podría ampliar enormemente la comprensión del público sobre una parte central del patrimonio de este país.

Podría abordar el legado de las historias coloniales desde el siglo XVI en adelante, incluyendo los patrones de violencia y asentamiento, el trabajo de los gobernadores, misioneros, soldados y comerciantes, en lugares como Florida, las Carolinas, Texas, Nuevo México, Arizona y California.

Podría ofrecer una nueva mirada sobre la historia militar americana, rastreando la participación hispana durante y después de la Revolución Americana. Podría mostrar a los visitantes el papel de los trabajadores, empresarios y hombres de negocios latinos en la conformación de la economía de cada región de los Estados Unidos, entre otras Los Ángeles, Nueva York, St. Louis, Houston, Miami, el Valle de Yakima en Washington y el Valle de San Joaquín en California, por nombrar sólo algunas.

La mayoría de los usamericanos tienen poco conocimiento de las luchas por la justicia y la libertad de los latinos desde mediados del siglo XIX, o de los esfuerzos de los organizadores sindicales, periodistas, líderes empresariales, activistas de los derechos de los inmigrantes, defensores de la libertad de expresión y, en los últimos decenios, organizaciones de LGBTQ, para proteger los derechos de sus comunidades. Un museo nacional podría recoger y presentar esa historia de manera accesible para un público general. Y, por supuesto, podría mostrar la persistente influencia de las culturas latinas en la comida, la música, la literatura, las artes visuales, el cine y los medios de comunicación social usamericanos.

A pesar de las críticas de Mike Lee, no sería una instalación “separada pero igual”, sino que daría a todos los usamericanos una comprensión más precisa y dinámica de la historia latina, incluyendo sus muchas contradicciones. Hace varias semanas escribí una carta al Senado, firmada por 210 historiadores latinos, en la que abogaba por la creación de un museo “polifónico” que represente muchas perspectivas y experiencias y que trace nuestra historia desde los últimos cinco siglos hasta el momento actual.

La abrumadora mayoría del Congreso reconoce que la historia de los latinos ha sido desestimada o escondida de la vista del público durante demasiado tiempo. Hay tantas historias por contar que una institución centrada exclusivamente en esta misión podría archivar, interpretar y preservar estas narrativas a lo largo del tiempo.

Por lo tanto, debemos a ir más allá de la tontería de las objeciones de Lee. El sueño de construir una institución dedicada a la historia de lo latino en EE.UU. se remonta a 1994, cuando un informe censuró al Smithsonian por su “descuido intencional” de los latinos en los Estados Unidos. El Congreso debería aprobar inmediatamente la Ley por la que se establece un Museo Nacional de lo latino en EE.UU. a fin de asegurar que les prestemos la atención adecuada a estas comunidades usamericanas.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_21690.jpg





Courtesy of Tlaxcala
Source: https://www.latimes.com/opinion/story/2020-12-16/latino-history-museum-smithsonian-congress
Publication date of original article: 16/12/2021
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=30448

 

Tags: Latin@s en USAMuseo de lo latino en USAHerencia hispánicaAmeriKKKaSmithsonian
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.