TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 15/04/2021 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 CULTURE & COMMUNICATION 
CULTURE & COMMUNICATION / El secreto y sórdido mundo de John le Carré, apreciado hasta el final
Date of publication at Tlaxcala: 19/12/2020
Original: The secret and sordid world of John le Carré remained much loved till the end
Translations available: Français 

El secreto y sórdido mundo de John le Carré, apreciado hasta el final

Sidharth Bhatia सिद्धार्थ भाटिया

Translated by  S. Seguí

 

El escritor demostró que el fin de la Guerra Fría no había disminuido su pasión por desenmascarar a los malvados del mundo.

 

Cuando el Muro de Berlín cayó, en 1989, y terminó la Guerra Fría, para los seguidores de John le Carré (por su nombre real, David Cornwell) la pregunta era cómo se enfrentaría éste a la nueva realidad. Después de todo, sus novelas y toda su carrera literaria se habían basado en escribir sobre el conflicto entre Occidente y la Unión Soviética.

Los primeros títulos publicados después de ese momento histórico parecían confirmar sus dudas. La Casa Rusia (The Russia House), que salió a la luz ese mismo año, era, en el mejor de los casos, sólo regular, aunque un le Carré a medio gas estaba todavía muy por encima de cualquier otro escritor del género. El peregrino secreto (The Secret Pilgrim), publicado poco después, consistía en una recopilación de conferencias que un agente secreto daba a los nuevos reclutas, lo que le permitió incursionar en la Guerra Fría.

Pero fue con El infiltrado (The Night Manager) (1993), que le Carré regresó de forma clamorosa, con ese sórdido relato de un traficante de armas que hace montañas de dinero traficando con la muerte. John le Carré, una vez más un inventivo narrador, había descubierto nuevos temas y nuevos males.

Desde entonces, los libros han abordado temas como el big pharma (en el excelente El jardinero fiel (The Constant Gardener)), el terrorismo (en El hombre más buscado (A Most Wanted Man)) y la intromisión occidental en África con La canción de los misioneros (The Mission Song), en los que comparte su enojo por la hipocresía occidental. Sin embargo, le Carré reservó su más profunda amargura para los EE.UU., país del que era altamente crítico por sus intervenciones en otros países. Su última novela publicada, Un hombre decente (Agent Running in the Field), trataba ostensiblemente sobre el Brexit, pero no sólo se centraba en Boris Johnson y los activistas del British Leave, sino también en los EE.UU. y Donald Trump.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_23826.jpg

Para los verdaderos aficionados a le Carré, nada de esto importaba. Leían y amaban cada uno de sus libros, saboreando cada línea, cada palabra. Sus libros sobre la Guerra Fría y la trilogía de Smiley, The Quest for Karla, siguen siendo los favoritos, por supuesto, pero obras como El espía que llegó del frío (The Spy Who Came in from the Cold) y Un espía perfecto (A Perfect Spy) también son muy apreciadas, al igual que Una pequeña ciudad de Alemania (A Small Town in Germany) y El amante ingenuo y sentimental (The Naive and Sentimental Lover).

La propia vida de le Carré fue tan vibrante como el mundo sobre el que escribía. Su infancia fue turbulenta, su padre andaba metido en grandes y fraudulentos esquemas y frecuentó la cárcel, su madre lo abandonó cuando tenía cinco años. Estudió en el Sherbourne College, una escuela privada que llegó a odiar, más tarde en la Universidad de Berna, en Suiza, –que le inculcó un amor de por vida por la lengua alemana, del que hay numerosas referencias en la pasión de Smiley por la literatura alemana– y por fin, en Oxford.

Fue reclutado por el MI5, el servicio secreto británico, y más tarde por el primer MI6; ahí aprendió el oficio de espía, las escuchas telefónicas, las técnicas de interrogatorio y el manejo de agentes, todo lo cual le fue útil a la hora de escribir sus novelas. le Carré popularizó varios términos de espionaje que ahora son de uso común, como topos, fontaneros y primos, término éste utilizado en la jerga de los agentes británicos para designar a sus colegas de la CIA.

 http://tlaxcala-int.org/upload/gal_23825.jpg

El mundo que describió era gris y monótono, lleno de expedientes y politiquería de oficina, muy lejos del glamoroso universo de James Bond, con poco sexo y pocos cócteles de por medio, y aún menos armas y viajes a lugares exóticos. Graham Greene, a quien admiraba y que también había trabajado en los servicios secretos, escribió sobre ello toques de humor negro y cáusticas observaciones. le Carré era igual de incisivo, pero siempre con muestras de una simpatía básica. Sus personajes son reales, hacen su trabajo lo mejor que pueden y se aferran al idealismo de su causa; les resulta difícil conciliar su misión con los medios que emplean para lograrla, pero siguen convencidos de que la democracia occidental es preferible y moralmente superior al comunismo soviético.

Smiley, su personaje más famoso, personaje de perfil bajo pero sumamente inteligente, es descrito una vez por sus jefes como poseedor de la astucia de Satanás y la conciencia de una virgen. Prefiere permanecer en un segundo plano, entre sus libros y su poesía, un cornudo en su vida privada pero muy admirado por su habilidad para descubrir topos y diseñar elaborados planes para combatir al enemigo. En la Trilogía, desenmascara al doble agente y también consigue traer a Occidente a su antigua némesis, Karla, un final satisfactorio para una larga disputa.

Alec Guinness interpretó a Smiley en dos series de televisión, Tinker Tailor Soldier Spy y Smiley's People. El honorable colegial, para mí una de sus mejores novelas, nunca fue filmada. Se pensaba que Guinness había clavado de tal manera el personaje que nunca podría ser mejorado, pero Gary Oldman, en la versión cinematográfica de El Topo se las arregló para hacer una elaboración del personaje que transmitía a Smiley la vena fría y despiadada que el personaje posee.

Se hicieron muchas películas con los libros de le Carré, no todas buenas. La Casa Rusia era floja y El sastre de Panamá hizo trizas la novela, pero El jardinero fiel, protagonizada por Ralph Fiennes y Rachel Weisz es una obra maestra por derecho propio. A Most Wanted Man, el último largometraje que protagonizó Philip Seymour Hoffman, sigue siendo de visión obligada. Incluso hoy, más de 50 años después, El espía que llegó del frío es un apasionante thriller, con una perfecta interpretación de Richard Burton de un gastado Alex Leamas y la evocación de las tensiones de la Guerra Fría y el Checkpoint Charlie de Berlín.

 http://tlaxcala-int.org/upload/gal_23824.jpg

Un le Carré cada vez más irritado por la orientación tomada por Gran Bretaña y el resto de los países occidentales, evolucionó con los años, haciéndose más izquierdista y antiamericano y con más desprecio por los políticos de su propio país.

No obstante, era muy consciente de que, en cualquier caso, las historias tenían que ser buenas y estar escritas en un estilo que te impulsara a leer y releer sus frases. Era un escritor literario, no un simple escritor de género. Sus libros están ambientados en el mundo del espionaje y los espías, pero tratan sobre seres humanos con sus defectos, héroes improbables y el pequeño hombre que inevitablemente se convierte en un peón en juegos más grandes y cínicos. Pero, sobre todo, tratan de la traición, la traición a los amigos, al país y sobre todo a los seres queridos. “El amor es cualquier cosa que todavía puedas traicionar”, escribió una vez. Sus legiones de admiradores se habían acostumbrado a los nuevos libros que escribió hasta bien avanzados sus ochenta años. Sus obras se habrán terminado, pero el placer de leerlas una y otra vez siempre estará ahí.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_21690.jpg





Courtesy of Tlaxcala
Source: https://thewire.in/books/john-le-carre-tribute-cold-war-spy-genre-books-films
Publication date of original article: 14/12/2020
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=30320

 

Tags: John le CarréLiteratura inglesaGuerra Fría
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.