TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 16/01/2021 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 UNIVERSAL ISSUES 
UNIVERSAL ISSUES / “El reconocimiento por el Presidente Trump de la soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental: una decisión estúpida y desconsiderada”: declaración de Christopher Ross, ex Enviado Personal del Secretario General de la ONU para el Sahara Occidental
Date of publication at Tlaxcala: 14/12/2020
Original: ‘President Trump’s recognition of Moroccan sovereignty over Western Sahara: a foolish and ill-considered decision’: statement from Christopher Ross, former UN Secretary General Personal Envoy for Western Sahara
Translations available: Français 

“El reconocimiento por el Presidente Trump de la soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental: una decisión estúpida y desconsiderada”: declaración de Christopher Ross, ex Enviado Personal del Secretario General de la ONU para el Sahara Occidental

TLAXCALA ΤΛΑΞΚΑΛΑ ТЛАКСКАЛА تلاكسكالا 特拉科斯卡拉

 

Fui Enviado Personal del Secretario General de las Naciones Unidas para el Sahara Occidental de 2009 a 2017.  Dados esos antecedentes, me han preguntado repetidamente qué pienso de la reciente proclamación del Presidente Trump reconociendo la soberanía marroquí sobre la antigua colonia española del Sahara Occidental.

Esta decisión estúpida y desconsiderada va en contra del compromiso de EE.UU. con los principios de no adquisición de territorio por la fuerza y el derecho de los pueblos a la autodeterminación, ambos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas. Es cierto que hemos ignorado estos principios cuando se trata de Israel y otros, pero esto no es excusa para ignorarlos en el Sáhara Occidental e incurrir en costos significativos para nosotros en términos de estabilidad y seguridad regional y de nuestras relaciones con Argelia.

El argumento que algunos en Washington han estado haciendo durante décadas en el sentido de que un estado independiente en el Sáhara Occidental sería otro mini Estado fallido es falso. El Sáhara Occidental es tan grande como Gran Bretaña y tiene amplios recursos de fosfatos, pesca, metales preciosos y turismo basado en el windsurf y las excursiones por el desierto.  Está mucho mejor que muchos mini Estados cuyo establecimiento ha sido apoyado por los EE.UU.  El Frente Polisario de Liberación del Sáhara Occidental ha demostrado, al establecer un gobierno en el exilio en los campamentos de refugiados del Sáhara Occidental en el suroeste de Argelia, que es capaz de dirigir un gobierno de forma organizada y semidemocrática.  La propuesta de referéndum que el Polisario presentó en 2007 prevé relaciones privilegiadas muy estrechas con Marruecos en caso de independencia. Ha respondido a la afirmación de que no podría defender el vasto territorio del Sáhara Occidental de las amenazas terroristas o de otro tipo afirmando que solicitaría la ayuda de otros hasta que sus propias fuerzas estuvieran plenamente establecidas.

Es cierto que los Estados Unidos siempre han expresado su apoyo tanto al proceso de negociación facilitado por las Naciones Unidas como, desde 2007, al plan de autonomía de Marruecos como UNA posible base de negociación.  La palabra UNA es crucial porque implica que podrían surgir otros resultados y, por lo tanto, garantiza que el Polisario permanezca en el proceso de negociación en lugar de retirarse y reanudar la guerra abierta que prevaleció de 1976 a 1991.  Fue en ese año que Marruecos y el Polisario acordaron un plan de arreglo de las Naciones Unidas que prometía un referéndum a cambio de un alto el fuego. Se pasaron trece años intentando llegar a un acuerdo sobre una lista de electores, los últimos siete bajo la supervisión de James Baker.  Al final, estos esfuerzos fracasaron porque Marruecos decidió que un referéndum era contrario a sus (reivindicaciones de) soberanía y, al hacerlo, no recibió ningún empujón del Consejo de Seguridad.  En 2004, esto provocó la dimisión de Baker.

El Consejo de Seguridad sustituyó entonces las negociaciones directas entre Marruecos y el Polisario como un enfoque alternativo.  Presididas por tres enviados sucesivos de la ONU, de los Países Bajos (van Walsum), de los Estados Unidos (su servidor) y de Alemania (Kohler), se celebraron trece rondas de conversaciones cara a cara en presencia de Argelia y Mauritania entre 2007 y 2019.  Hasta la fecha, estos esfuerzos también han fracasado porque ninguna de las partes ha estado dispuesta a modificar su posición en nombre del compromiso.  Con la dimisión del último enviado en 2019 “por razones de salud”, pero más probablemente por repugnancia a la falta de respeto de Marruecos y los esfuerzos por impedir su trabajo (como hicieron conmigo), el Secretario General de las Naciones Unidas está buscando otro enviado más. Las personas a las que se ha dirigido hasta la fecha se han mostrado reticentes, probablemente porque reconocen que Marruecos quiere a alguien que se convierta efectivamente en su defensor en lugar de permanecer neutral y que, como resultado, se embarcarían en una “misión imposible”.

Si alguna vez llegamos a un acuerdo, será a través de un proceso de negociación prolongado de algún tipo. La decisión del Presidente Trump de reconocer la soberanía marroquí debilita cualquier incentivo para que el Polisario permanezca en ese proceso. También amenaza las relaciones de los Estados Unidos con Argelia, que apoya el derecho de los saharauis a decidir su propio futuro mediante un referéndum, y socava el crecimiento de nuestros actuales vínculos con ella en materia de energía, comercio, seguridad y cooperación militar. En resumen, la decisión del Presidente Trump garantiza la continuidad de la tensión, la inestabilidad y la desunión en África del Norte

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_21690.jpg





Courtesy of Tlaxcala
Source: https://www.facebook.com/christopher.ross.792740/posts/1015868811
Publication date of original article: 13/12/2020
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=30280

 

Tags: Christopher RossMarruecos-USraelSahara occidental ocupadoOcupación marroquíDerecho autodeterminación
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.