TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 16/01/2021 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 AFRICA 
AFRICA / Egipto 2020: alegremente al abismo
Date of publication at Tlaxcala: 02/12/2020
Original: Egypt 2020: Happy ride into the abyss
Translations available: Français  Deutsch  فارسی  Italiano 

Egipto 2020: alegremente al abismo

Hipatia Urabi هيباتي عرابي

Translated by  Miguel Álvarez Sánchez

 

Las elecciones parlamentarias de 2020 en Egipto pronto concluirán. Desde hace semanas -incluso en el pueblo más pequeño- las calles y plazas han vuelto a ser las mismas, con retratos sonrientes hechos con Photoshop de la misma gente, como todas las veces, y con los mismos lemas, como siempre, como si nada hubiera cambiado en este país desde el levantamiento de hace poco menos de una década.

Inventario breve

La economía está al borde del colapso, la bancarrota, la incapacidad de pagar las deudas, y mucho menos de pagarlas.

No existe estrategia alguna para afrontar la esperada escasez de agua tras el fracaso total de las negociaciones sobre la construcción de la “Presa del Renacimiento” en Etiopía.

Aparte de la propaganda y la manipulación de datos, no existe ninguna estrategia para contrarrestar la escalada de la crisis de la COVID-19. Todo lo contrario; en un momento en que todos los países afectados por la COVID-19 están tratando de aliviar la carga económica de la crisis en los estratos más bajos de la sociedad a través de subsidios e inyecciones financieras, el gobierno egipcio está aumentando los precios de todos los artículos que lastiman a los débiles, pan, electricidad, combustible, transporte público, una avalancha de nuevos impuestos y aumentos de precios en todos los servicios gubernamentales; de la educación y atención médica ni siquiera queremos hablar. Estas se convirtieron en un privilegio de los ricos incluso antes de la COVID-19.

Amnistía Internacional comienza su informe de 2019 sobre Egipto con la siguiente introducción:

Las autoridades se han embarcado en una serie de represiones contra manifestantes y aparentes disidentes; desde desapariciones forzadas, detenciones masivas, torturas y otros malos tratos hasta el uso excesivo de la fuerza y los más estrictos requisitos de libertad condicional, especialmente después de las protestas del 20 de septiembre contra el presidente. Las fuerzas de seguridad detuvieron y arrestaron arbitrariamente al menos a 20 periodistas, solo porque estos expresaron pacíficamente sus opiniones. Las autoridades continuaron restringiendo severamente la libertad de asociación de organizaciones de derechos humanos y partidos políticos.

Las enmiendas constitucionales han ampliado el papel de los tribunales militares en el procesamiento de civiles y han socavado la independencia del sistema judicial.

Desde las protestas del 20 de septiembre, la "Fiscalía Suprema de Seguridad del Estado" ha ordenado la detención de miles de personas en prisión preventiva por cargos nebulosos de delitos "similares al terrorismo". El uso excesivo de tribunales especiales ha dado lugar a juicios terriblemente injustos y, en algunos casos, a sentencias de muerte.

Continuaron las ejecuciones. La tortura es común en las cárceles oficiales e informales. Las condiciones de cautiverio siguen siendo inaceptables, a pesar de las huelgas de hambre masivas entre los prisioneros. Las mujeres continúan siendo discriminadas por la ley y en la vida cotidiana. Hasta ahora, el gobierno no ha hecho nada para proteger a las mujeres de los altos niveles de violencia sexual y represión por motivos de género. Las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) fueron sometidas a la fuerza a pruebas invasivas de determinación anal y sexual en cautiverio. Docenas de trabajadores y sindicalistas han sido detenidos arbitrariamente y perseguidos por ejercer su derecho a la protesta y la huelga. Las autoridades han obstruido los derechos de los cristianos a practicar libremente su religión cerrando al menos 25 iglesias y negando a otras muchas el permiso para construir o reparar. Refugiados y solicitantes de asilo fueron arrestados arbitrariamente y acusados de haber entrado o salido de Egipto ilegalmente.[1]

La educación es la base de todo desarrollo. La cantidad estimada para resolver el problema del amontonamiento de las clases es de 150 mil millones de libras egipcias. ¿Qué significa esta cantidad en relación con el gasto público en otras áreas?

El primer ministro Madbouly ha anunciado que durante seis años se han implementado proyectos gubernamentales que cuestan más de 4 trillones de libras egipcias (periódico Al-Borsa, 11 de octubre de 2020), lo que significa que la cantidad requerida para desarrollar la educación es solo del 0,004% de estos problemas. Entonces, el problema no es la falta de recursos, sino el mal uso y el desperdicio de recursos. Depende de la política económica y social a favor de una clase en particular.

La deuda externa de Egipto aumentó casi un 12,2% en los últimos tres meses del año fiscal 2019/2020, según el banco central, a $ 123.490 millones a finales de junio, en comparación con $ 111.290 millones de dólares americanos en marzo anterior, un aumento del 12.2 mil millones de dólares americanos.

Debido a la política económica impuesta por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial a Egipto, la tasa de pobreza aumentó del 25,2% en 2010/2011 al 26,3% en 2012/2013 y al 27,8% en 2015, luego saltó al 32,5%. en 2017/2018, lo que significa que 32,5 millones de egipcios son pobres según la “línea de pobreza nacional” (736 libras egipcias al mes por persona, unos 38 euros). La línea de pobreza nacional es alrededor del 60% del límite definido por la ONU (línea de pobreza).[2]

La tasa de pobreza extrema (Línea de pobreza severa) también disminuyó del 4.8% en 2010/2011 a 4.4% en 2012/2013, luego aumentó a 5.3% en 2015 y alcanzó 6.2% en 2017/2018, lo que significa que 6,2 millones de egipcios, según la línea de pobreza extrema nacional 491 EGP (aproximadamente 25 €) por mes y persona, son extremadamente pobres y no pueden satisfacer sus necesidades básicas.[3]

El porcentaje de pobres en el mundo, basado en la línea de pobreza extrema de 1,9 dólares americanos por persona por día, cayó del 36% en 1990 al 10% en 2015, según el Banco Mundial. En contraste, ha aumentado continuamente en Egipto, por lo que la tasa de pobreza oficial reportada en Egipto es actualmente más de tres veces la tasa de pobreza global.[4]

En varias ocasiones, la Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales (EIPR en inglés) ha pedido al gobierno egipcio que limite el uso excesivo de la pena de muerte y se adhiera a la propuesta de la misión egipcia de la trigésimosexta sesión del Consejo de Derechos Humanos, de suspender la pena de muerte, aunque sea temporalmente, en espera de un debate social más amplio sobre su abolición. Sin embargo, la realidad de la pena de muerte en Egipto está empeorando. El número de personas cuya pena de muerte se llevó a cabo en octubre de 2020 (53 personas) supera la suma de todas las ejecuciones en los últimos tres años.[5]

En una escalada contra la EIPR, el Ministerio Público ordena la detención del jefe de administración. El Sr. Mohamed Bashseer fue arrestado en su casa por las fuerzas de seguridad después de la medianoche del domingo 15 de noviembre de 2020 y estuvo retenido durante más de 12 horas. La detención de Mohamed Basheer es un nuevo vínculo en una serie de acciones de intimidación selectivas contra defensores de los derechos humanos. Esto no está separado del clima autoritario y opresivo general que afecta a todos los derechos y libertades garantizados constitucional e internacionalmente. Las acusaciones se basan en términos generales, nebulosos y elásticos que están anclados en la ley egipcia. [6]

 

La Constitución de 2014

En enero de 2014, se aprobó la nueva constitución con una gran mayoría (98,1%) de los votantes (38,6%). Y aunque tengo algunas críticas a algunos artículos de esta constitución (demasiado espacio para el clero y el ejército), uno tiene que admitir objetivamente que esta fue la mejor constitución que Egipto jamás ha tenido. Esta había reflejado el equilibrio de poder entre revolución y contrarrevolución de 2014. [7]

Desafortunadamente, este equilibrio de poder a favor de las fuerzas democráticas en ese momento no duró. Inmediatamente después de las elecciones presidenciales, que Sissi ganó prácticamente sin competencia real, el liderazgo militar comenzó a desmantelar la constitución. Después de una marea revolucionaria que comenzó con el levantamiento del 25 de enero de 2011, construir una dictadura requiere primero el total desprecio de la constitución. En particular, se desatendieron los artículos que garantizan las libertades.

Varias veces el presidente Sissi ha comentado este estado de cosas con su famosa frase: "Esta constitución fue redactada con ingenuas intenciones por gente con buena voluntad." La "construcción" de un parlamento domesticado en las instalaciones de los servicios secretos tomó dos años. De los 586 diputados, solo 16 se han negado a aplaudir la abolición total de los derechos democráticos restantes.[8]

Aunque nada se puede ocultar en la era digital, se requiere una imagen “democrática” para el mundo exterior. Para ello, se persiguió a los votantes egipcios hasta las urnas con el látigo, se retocaron todos los números y se movilizaron todos los medios del “servicio público” y los medios privados para un espectáculo. En marzo de 2018 para la reelección de Sissi y en abril de 2019 para un referéndum sobre enmiendas constitucionales.

La primera farsa llamada reelección mostró la decisión política del gobierno de suprimir cualquier debate político, es decir, hacer campaña sin ningún argumento sobre ningún tema, cero discusión en toda la sociedad, aunque muchos temas han desgarrado a la sociedad hasta el punto de ruptura. Esto solo es posible evitando una campaña electoral real. Y así fue como se hizo.

Los cinco valientes candidatos fueron eliminados, entre arresto y amenaza, inmediatamente después de su candidatura. Luego se sacó de la manga a un candidato hecho a medida que había hecho propaganda para Sissi en su propia campaña electoral. Con una participación del 41,16%, Sissi ganó con el 97,08% y dio las gracias al pueblo.[9]

La segunda farsa fue el referéndum para los cambios constitucionales. Con una participación del 44,33%, los egipcios, supuestamente, revirtieron los logros más importantes de su constitución de hace cinco años. De repente, al presidente del Estado no solo se le permite permanecer en el cargo por dos períodos legislativos, sino que hasta 2030, el presidente nombra las juntas de todos los tribunales y el Fiscal General, una amplia expansión de los poderes de los militares en las áreas de gobierno, economía y justicia militar, incluyendo una inmunidad completamente infundada, ... y mucho más. [10]

Esto sucedió en el siguiente escenario:

 Sissi comenzó a criticar la constitución en extrañas declaraciones que contradicen por completo sus declaraciones anteriores en las que elogiaba la constitución.

Los jóvenes de la revolución de aquel momento y también figuras públicas fueron detenidos repentinamente por cargos de terrorismo y maltratados en las cárceles. Estas personas no tienen absolutamente nada que ver con el terrorismo, pero el régimen ha decidido castigarlos por su valentía de emitir sus opiniones. El régimen ha perseguido dos objetivos: En primer lugar, lanzar un ataque preventivo contra ellos para que no se opongan a ninguna manipulación de la constitución y, en segundo lugar, dar un ejemplo de ellos a los que se atrevan a oponerse a la voluntad de Sisi de cambiar la constitución.

Con los servicios de inteligencia en total control de los medios de comunicación, en los canales de televisión sólo se podían ver a hipócritas y charlatanes. Ellos exigieron directamente la enmienda de la constitución, otros rogaron al presidente Sissi que se mantuviera en el cargo por períodos adicionales hasta que completara sus éxitos (!), mientras que el propio presidente anunció que la constitución no es un libro sagrado y que es natural que sea totalmente completada o modificada.

Los egipcios atacan este teatro absurdo con su arma más poderosa, su humor. Desafortunadamente, esto tampoco ya les ayuda en esta miseria.

"Sí"

 

 

Las elecciones de 2020

Por primera vez, las elecciones se llevarán a cabo bajo una nueva ley electoral aprobada después de las enmiendas constitucionales de 2019. El parlamento egipcio consta de 568 miembros, 284 de los cuales son elegidos directamente y 284 en listas electorales cerradas. El sistema de listas electorales cerradas significa; si 4-5 listas compiten en una circunscripción, la lista con mayoría gana todos los escaños, independientemente de cuántos votos hayan recibido las otras listas (el ganador se lo lleva todo). El presidente de la República tiene derecho a nombrar hasta el 5% de los miembros del parlamento.

Las elecciones parlamentarias, que comenzaron su primera fase el 24 de octubre y se prolongaron hasta mediados de noviembre de 2020, coinciden con el estallido de la pandemia de la COVID-19 y el estancamiento de la economía. En esta ocasión, sin embargo, se reactiva el tesoro del fondo “Viva Egipto” creado por Sissi y se amplía con alrededor de 10 mil millones de libras egipcias (aprox. 560 millones de euros). Estas son las "donaciones" impuestas a los candidatos, que reciben el apoyo del aparato estatal, que les garantiza su escaño en el parlamento y les otorga la inmunidad resultante y los muchos otros privilegios.

De hecho, el primer día de las elecciones, el gobierno pareció instruir e incluso obligar a los funcionarios públicos a votar para aumentar el porcentaje de votantes. La "Agencia de Seguridad Nacional" -anteriormente "Servicio de Seguridad del Estado"- instruyó a sus redes de familias numerosas, alcaldes y jefes de aldea a movilizar a los votantes.

El partido extremadamente conservador y leal al partido "Futuro de la Nación" tenía la mayor parte de los escaños en el parlamento. Este tomó la iniciativa para aceptar a los candidatos de elección directa y candidatos de la lista en todos los distritos electorales de la república. Instó a todos los candidatos que quisieran utilizar su apoyo a "donar" contribuciones entre 5 y 25 millones libras egipcias, dependiendo de sus posibilidades de éxito. En la batalla competitiva, muchos han o han tenido que superar esta cantidad con creces.

Dado que el único criterio de inclusión en el grupo de beneficiarios es la cantidad de las contribuciones financieras, una abrumadora mayoría de parlamentarios de los ricos y superricos se formaron a expensas de líderes naturales y figuras públicas.

Entre los candidatos de la llamada “Alianza del Partido Patriótico” hay muchos estafadores corruptos y acusados que necesitan la inmunidad parlamentaria como cobertura para la continuación de sus actividades ilegales.

Dinero político

En casi todos los distritos electorales, el dinero político o la compra de votos a los pobres jugaron un papel decisivo. Esto estuvo bien organizado, se llevó a cabo a la vista, e incluso con la participación de todas las autoridades competentes. En la segunda fase de las elecciones parlamentarias, el precio de un voto en algunos distritos de El Cairo alcanzó las 500 libras egipcias (aprox. 26 EUR) y aumentará hacia el final de la votación.

En estas segundas elecciones parlamentarias desde el derrocamiento del fallecido presidente Morsi, se constata que el “dinero político” dominó estas elecciones, según la observación de prensa y partidos, así como vídeos en redes sociales y también mi propia observación.

La primera forma: distribución de dinero a todos los votantes que voten por candidatos de la “Lista Patriótica”, que incluye 12 partidos liderados por el partido oficialista “Futuro de la Nación”. Eso son sumas de 50 a 200 libras egipcias (3.2 a 8.8 dólares americanos) de personas que se llaman a sí mismas representantes de un candidato.

La segunda forma de este dinero político se destinó a la distribución de cajas de alimentos como arroz, azúcar, aceite y té en las que ponía "Partido Futuro de la Nación". Esto se repitió en las elecciones generales de 2015 y en las elecciones al Senado más recientes, así como en las elecciones presidenciales y votaciones sobre enmiendas constitucionales.

La revista británica "The Economist" publicó un reportaje el 22 de octubre bajo el título "Otra falsa elección arroja luz sobre los problemas de Egipto". Explicó que incluso para los estándares egipcios, según los cuales siempre se han comprado votos y se han encarcelado a los candidatos de la oposición, esta “competencia” en estas elecciones parece completamente antidemocrática. El régimen ha apartado a la mayoría de sus críticos, y los candidatos solo compiten para ver quién apoya más al régimen, mientras que los empresarios adinerados están inyectando dinero en los partidos respaldados por el gobierno.

The Economist agregó que "algunas listas electorales se han vendido por millones de libras egipcias (decenas de miles de dólares), por lo que incluso uno de los periódicos a favor del Estado se burló de esta práctica de pago en una caricatura que muestra a un parlamentario que lleva su propia silla al parlamento porque los asientos son demasiado caros para él."

Lo más probable es que el partido "Futuro de la Nación" tome la iniciativa en las elecciones de la Cámara de Representantes. En agosto de este año, este partido obtuvo casi las tres cuartas partes de los escaños electos en el Senado, una segunda cámara creada en la reforma constitucional y que consta de 300 escaños, 200 de los cuales son por elección y 100 por nombramiento.

La conocida rivalidad política que tuvo lugar en las elecciones al “Parlamento Revolucionario” (2011) no se ve por ningún lado en las elecciones de 2020, y no hay manifestaciones fuertes, no más competencia, después de que los partidos reales fueron proscritos o fuertemente restringidos, sus miembros arrestados y se fundó un "partido de régimen".

Si la candidatura es solo para los más ricos, el voto es solo para los más pobres, a quienes se les paga con donaciones o sobornos, y la clase media ha desaparecido o está cada vez más desmantelada; surge un parlamento con sus dos cámaras como expresión del desequilibrio en la política de gobierno, que incrementa dramáticamente la profundización y ampliación de la brecha entre ricos y pobres. La única razón de la riqueza es la proximidad al poder político y para la pobreza, la marginación y la exclusión.

Al corromper un sistema legal originalmente previsto por la nueva constitución como más justo, los nuevos gobernantes han creado una situación desesperada, tanto socialmente, políticamente, económicamente como legalmente. Egipto está al borde del abismo.

 

¿Por qué Occidente apoya al régimen de Sisi?

El régimen egipcio sigue una estrategia económica que inevitablemente conduce a una colisión entre las demandas internas de democratización urgentemente necesarias y los intereses internacionales.

En otras palabras, el régimen de Sisi está llevando a cabo una política inquebrantable, enraizada en el sistema financiero mundial, para vincular su estabilidad con los intereses económicos de las organizaciones internacionales, los países occidentales y las grandes empresas.

Aunque el régimen venda su imagen internacional como un baluarte contra el terrorismo y los flujos de inmigración ilegal, esta interpretación suele ocultar su estrategia económica. Se trata de una política basada en un fuerte endeudamiento, que involucra a las partes internacionales en la represión practicada por el régimen y conduce a la profundización de la polarización entre pobres y ricos y, por consiguiente, a la desestabilización y al extremismo violento.

Debido al fuerte apoyo del sistema financiero mundial, el régimen de Egipto encuentra protección de muchas maneras, pero también se encuentra en un estado de extrema dependencia (posiblemente para satisfacer las demandas subliminales asociadas a él):

  • En primer lugar, la creciente dependencia de los préstamos externos para financiar operaciones gubernamentales y grandes proyectos de infraestructura. Esto incluye un aumento de los bonos del gobierno a largo y corto plazo y del “dinero caliente”.
  •  En segundo lugar, un enorme aumento en el comercio de armas desde 2014, lo que convierte al régimen en el tercer mayor importador de armas del mundo entre 2015 y 2019.
  • Por último: el alto nivel de inversión extranjera directa en el sector egipcio del petróleo y el gas ha vinculado las inversiones occidentales a largo plazo a la estabilidad del régimen.

Estos factores son directamente responsables de la represión de la población egipcia y constituyen obstáculos para la democratización. En última instancia, esta estrategia económica exacerba los desafíos a largo plazo con efectos profundamente desestabilizadores. Si las corrientes de capital internacional se utilizan para financiar el control militar de la economía egipcia, los aparatos de seguridad pueden obtener un mayor control del Estado, lo que en la terminología política se llama dictadura.

Egipto depende en gran medida de la deuda para crear formas de dependencia financiera entre el régimen y las partes internacionales. El régimen ha pedido prestado grandes sumas de dinero. Este fuerte aumento de la deuda ha ido acompañado de un incremento acelerado de las tenencias extranjeras de bonos del Estado a corto plazo de Egipto, que pasaron de 60 millones de dólares a mediados de 2016 a 20.000 millones de dólares en octubre de 2019.  El régimen ha podido atraer este capital a corto plazo mediante ofertas de tipos de interés que son las más altas de cualquier mercado financiero del mundo en otros mercados emergentes. El rendimiento de estos fondos, financiados por préstamos internacionales del gobierno egipcio, alcanzó alrededor del 13% en julio de 2020. Por lo tanto, Egipto merece el título de “Favorito de los mercados emergentes”, como se refleja en la demanda de los inversores de una emisión de eurobonos de 5.000 millones de dólares. Este es considerado el mayor gasto público en la historia de Egipto.

El endeudamiento excesivo tiene graves consecuencias para Egipto y la comunidad internacional:

Por una parte, en el sistema financiero mundial, existe una necesidad urgente de que el sistema egipcio sobreviva, ya que de él depende el reembolso de su elevada deuda internacional. (Los egipcios tienen un dicho popular para ello: “La bancarrota ha derrotado al sultán”, que refleja esta relación). Por lo tanto, el régimen es hasta cierto punto inmune a la presión internacional para que reduzca su represión, porque la turbulencia en Egipto tendría un impacto directo en los ingresos del gobierno, lo que aumentaría la probabilidad de su incumplimiento.

En otras palabras, los acreedores internacionales son, por lo tanto, indirectamente responsables del uso de los fondos públicos para enriquecer a la élite militar mediante proyectos de mega infraestructuras. Estos proyectos son financiados tanto directa como indirectamente por los actores financieros internacionales (incluidos los aliados regionales como los Estados del Golfo y las organizaciones internacionales como el FMI).

Egipto está sacudido económicamente, no está bajo amenaza militar de ningún país y tiene uno de los ejércitos más grandes del mundo. Por lo tanto, por razones estratégicas militares, no hay necesidad alguna de seguir desarrollando su influencia militar. Sin embargo, el régimen está llevando a cabo una política en la dirección opuesta. El gasto del régimen en enormes compras de armas a partir de 2014 desempeñará un papel fundamental en la consolidación de su red de seguridad internacional. El volumen de las importaciones de armas se triplicó entre 2014 y 2018 en comparación con el período 2009-2013, lo que supone un aumento del 206%. No hay indicios de que la ola de compras de armas haya disminuido, ya que el régimen mantuvo conversaciones con Italia en junio de 2020 para concluir un importante contrato de compra de armas por valor de 9.800 millones de dólares. La industria armamentista occidental es la principal fuente de las armas que recibe Egipto.  A la cabeza de la lista están Francia, Alemania, Rusia y los Estados Unidos. Francia por sí sola cubrió el 35% de las necesidades de armas del régimen entre 2015 y 2019.

Los acuerdos de armas incluyen no sólo las armas convencionales, sino también la compra de equipo de vigilancia y dispositivos de control de multitudes utilizados para reprimir directamente las protestas (Alemania). Es difícil verificar las fuentes de financiación de estas transacciones, ya que no están incluidas en las cifras oficiales del presupuesto de defensa. Sin embargo, hay pruebas de la utilización de préstamos externos, en parte con este fin.

En 2015, por ejemplo, un acuerdo de armas por valor de 5.200 millones de euros, que incluía 24 aviones de combate Rafale, fue financiado en parte por un préstamo de 3.200 millones de euros del Gobierno francés. Esto significa que los contribuyentes franceses prestaron 3.200 millones de euros al régimen egipcio, que los egipcios pobres devolverán incluyendo los intereses, es decir, que los fondos públicos egipcios se gastaron para financiar los beneficios de la industria armamentística francesa.

Los negocios de armas han hecho del régimen uno de los principales clientes de los fabricantes de armas occidentales, lo que vincula eficazmente la supervivencia o la protección del régimen con los intereses de la industria armamentista occidental.

En resumen, la transformación del régimen en un importante importador de armas tiene dos consecuencias principales para la opresión del pueblo egipcio por su régimen y la inutilidad de los esfuerzos humanitarios internacionales para democratizar Egipto:

En primer lugar, el enredo y la responsabilidad de los países occidentales y su industria armamentística, como principal proveedor de vigilancia y control de masas, en la supresión de las protestas populares.

En segundo lugar: el potencial de los países occidentales para condenar y hacer frente a las violaciones de los derechos humanos queda así automáticamente eliminado.

Hay un ejemplo muy triste y esclarecedor de esto, junto con otros innumerables: Italia siguió suministrando armas al régimen egipcio, incluso después de que en diciembre de 2018 surgieran sospechas de que cinco miembros de las fuerzas de seguridad egipcias estaban implicados en la tortura y la muerte del estudiante italiano Giulio Regeni en 2016. Esta fundada sospecha ha sido corroborada por una petición oficial de la fiscalía italiana. Sin embargo, las ventas de armas italianas a Egipto se triplicaron en 2019, y los acuerdos de armas previstos entre Italia y Egipto para 2020 ascienden a 11.000 millones de euros

Este flujo continuo de armas procedentes de Italia llevó a Human Rights Watch a pedir el fin de la venta de armas italianas a Egipto, de acuerdo con la preocupación de que estas armas estuvieran facilitando un comportamiento autoritario. Los países occidentales, entre ellos Italia, permiten al régimen egipcio practicar una severa represión de manera que sólo aumenta la polarización política, reduce las perspectivas de democratización y concentra todo el Estado en las manos de las fuerzas de seguridad.

Otros factores de la tolerancia de la política internacional a las condiciones antidemocráticas en Egipto son el aumento de la inversión extranjera directa en el sector egipcio del petróleo y el gas. El régimen egipcio es actualmente el primer objetivo de la inversión extranjera directa en África. El valor de estas inversiones alcanzó los 9.000 millones de dólares en 2019.  La mayor parte de las inversiones se realizan en el sector del petróleo y el gas, que recibió un gran impulso tras el descubrimiento del yacimiento de gas Zohr en 2015, el mayor de Egipto y del Mediterráneo.

El campo Zohr es propiedad conjunta de la empresa estatal italiana Eni, BP (GB) y Russneft (Rusia). La participación de la compañía Eni es del 50%. La inversión total de Eni en este sector entre 2015 y 2018 ascendió a 13.000 millones de dólares.  Estas inversiones extranjeras en constante aumento en el sector del petróleo y el gas reflejan una política deliberada del régimen. El 31 de agosto el presidente Sisi anunció su apoyo a la expansión de las inversiones de Eni. En vista de estas inversiones, las empresas energéticas internacionales tienen un mayor interés en la supervivencia del régimen egipcio, por lo que las inversiones de miles de millones están vinculadas a la continuidad del régimen.

Como resultado de esta política calculada, el régimen se convierte en el principal beneficiario de la transferencia de riqueza a la élite militar. Las clases media y baja, los ciudadanos comunes de este estado, se quedan al margen y no se benefician de los enormes flujos financieros. La élite militar acumula beneficios a través de los intereses de los préstamos, los negocios de armas, la corrupción en los - en su mayoría derrochadores e innecesarios- mega proyectos de infraestructura y los ingresos del petróleo y el gas, mientras que la deuda nacional es financiada por el contribuyente egipcio.

Por lo tanto, es evidente que las exigencias humanitarias internacionales de democratización chocan con los intereses financieros internacionales, que a su vez, con su abundante apoyo, aseguran la supervivencia del régimen de injusticia egipcio.

Último comentario

Hoy, 28 de noviembre de 2020, dos mensajes nos llegaron casi simultáneamente:

- DER SPIEGEL online: Cruz Federal al Mérito por servicios cuestionables: el ex embajador de Egipto recibió la más alta distinción de Alemania. Pero no sólo representaba a un régimen represivo, aparentemente tenía un espía en la Oficina Federal de Prensa....

- El Consejo de los Colegios de Abogados de Europa (CCBE) otorga su Premio de Derechos Humanos 2020 a siete abogados egipcios que se encuentran actualmente en prisión por tiempo indefinido y sin el debido proceso ....

Es significativo el profundo abismo que existe entre la Europa oficial y la Europa humana.

No hay necesidad de hacer más comentarios en este momento.

 

 Notas

[9]Neue Züricher Zeitung ENTREVISTA, Daniel Steinvorth, El Cairo 27 de marzo de 2018,

 

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_21690.jpg

 





Courtesy of Tlaxcala
Source: http://tlaxcala-int.org/article.asp?reference=30160&enligne=aff
Publication date of original article: 26/11/2020
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=30162

 

Tags: Regimen Al-SisiEgipto
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.