TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 16/01/2021 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 UNIVERSAL ISSUES 
UNIVERSAL ISSUES / Fukushima, expansión de la ‎pandemia nuclear
Date of publication at Tlaxcala: 10/11/2020
Original: Fukushima, dilaga la pandemia nucleare
Translations available: Français  Português/Galego  Türkçe 

Fukushima, expansión de la ‎pandemia nuclear

Manlio Dinucci Μάνλιο Ντινούτσι مانلیو دینوچی مانليو دينوتشي

Translated by  voltairenet

 

Por no tratarse del Covid, prácticamente nadie ha hablado de esta información: Japón echará ‎al mar más de un millón de toneladas de agua radioactiva de la central nuclear de Fukushima. ‎

Avi Katz

El catastrófico accidente de Fukushima tuvo lugar debido al tsunami del 11 de marzo de 2011, ‎que embistió la costa nororiental de Japón, sumergiendo la central y provocando la fusión de los ‎núcleos de 3 reactores nucleares. La central nuclear de Fukushima había sido construida en la ‎costa, sólo 4 metros por encima del nivel del mar y con barreras rompeolas de 5 metros de ‎altura, en un lugar donde los tsunamis pueden producir olas de 10 a 15 metros de altura. ‎

Además, hubo graves carencias en el control de las instalaciones por parte de TEPCO, la compañía ‎privada encargada de manejar la central: en el momento del tsunami, los dispositivos ‎de seguridad no funcionaron. Para enfriar el combustible nuclear fundido, se ha estado ‎bombeando agua a través de los reactores durante años. ‎

Esta agua radioactiva se ha estado almacenando en ‎la central en más de 1 000 tanques. Esos tanques contienen hoy 1,23 millones de agua ‎radioactiva. Ahora, TEPCO está construyendo más tanques… que también estarán llenos ‎a mediados del año 2022. Como tiene que seguir bombeando agua a través de los reactores ‎dañados, TEPCO –en común acuerdo con el gobierno [japonés]– ha decidido echar al mar la que ‎ya se había acumulado hasta ahora, después de filtrarla para hacerla menos radioactiva –sin que ‎se sepa el grado de eficacia de tal medida– mediante un proceso que durará 30 años. ‎

Pero también habrá que ocuparse de los lodos radioactivos acumulados en los filtros de ‎descontaminación –igualmente almacenados en miles de contenedores– así como de enormes volúmenes ‎de tierra y de otros materiales radioactivos. ‎

La propia compañía TEPCO reconoce como particularmente grave la fusión ocurrida en el ‎reactor 3, cargado con MOX, [un tipo de combustible nuclear que es] una mezcla de óxidos de ‎uranio y de plutonio, mucho más inestable y radioactivo. El MOX utilizado en ese reactor –y ‎también en otros reactores japoneses– se produce en Francia [1] con desechos nucleares provenientes de Japón. ‎

Greenpeace ha denunciado los peligros que representa el hecho de transportar ese combustible ‎nuclear de plutonio a través de decenas de miles de kilómetros. Greenpeace también ha ‎denunciado que el uso del combustible nuclear llamado MOX favorece la proliferación del ‎armamento nuclear ya que es fácil extraer el plutonio que contiene y porque en el ciclo de ‎explotación del uranio no existen parámetros que permitan diferenciar claramente la naturaleza ‎civil del material fisible de su carácter militar. ‎

Hasta este momento se han acumulado en todo el mundo –según estimados de 2015– unas ‎‎240 toneladas de plutonio considerado de uso militar directo y 2 400 toneladas destinadas al uso ‎civil, pero que podrían ser utilizadas en la fabricación de armas nucleares, así como ‎‎1 400 toneladas de uranio altamente enriquecido de uso militar. ‎

Bastarían unos cientos de kilogramos de plutonio para provocar cáncer de los pulmones a los ‎‎7 700 millones de habitantes del planeta y el plutonio sigue siendo letal por un lapso de tiempo ‎equivalente a casi 10 000 generaciones de humanos. ‎

O sea, por primera vez en su historia, la humanidad ha acumulado un potencial destructivo capaz ‎de hacerla desaparecer de la faz de la Tierra. ‎

Los bombardeos atómicos contra las ciudades de Hiroshima y Nagasaki; las más de 2 000 ‎explosiones nucleares experimentales realizadas en la atmósfera, bajo el mar o bajo tierra; la ‎fabricación de ojivas nucleares cuya potencia equivale a más de un millón de bombas como ‎la utilizada contra Hiroshima; los numerosos accidentes con armas nucleares y los numerosos ‎accidentes ocurridos en instalaciones nucleares civiles o militares han provocado una ‎contaminación radioactiva que ha afectado cientos de miles de personas.‎

Parte de los 10 millones de personas que mueren de cáncer cada año en todo el mundo –cifra ‎debidamente documentada por la Organización Mundial de la Salud (OMS)– puede atribuirse a los ‎efectos a largo plazo de las radiaciones nucleares. ‎

En 10 meses –también según los datos de la OMS– el Covid-19 ha provocado en todo el mundo ‎alrededor de 1,2 millones de fallecimientos. Sin subestimar esa cifra, hay que decir que ‎no justifica el hecho que los medios masivos de difusión –sobre todo la televisión– no hayan ‎informado que más de un millón de toneladas de agua radioactiva de la central nuclear de ‎Fukushima será vertido en el mar, lo cual implica que entrará en la cadena alimenticia y ‎provocará un incremento de las muertes por cáncer. ‎

NdT

1-“El [combustible nuclear] MOX para los reactores japoneses se produce en Francia, a partir de ‎los desechos nucleares enviados desde Japón. Desde la instalación de tratamiento de Orano (la transnacional ‎francesa antes conocida como Areva), situado en Beaumont-Hague, en la región francesa de ‎Normandía, el combustible (que contiene plutonio) se lleva, en un trayecto terrestre de un millar ‎de kilómetros, hasta la instalación de Melox [filial de Orano], en el complejo nuclear de Marcoule (situado en la región francesa de ‎Gard), donde se fabrican las barras de combustible. Estas últimas se transportan de nuevo hasta ‎la instalación de Beaumont-Hague, donde se organiza su traslado [a Japón]. Los contenedores ‎‎[cargados con el combustible nuclear MOX] se trasladan entonces [por carretera] hasta el puerto ‎francés de Cherburgo y se embarcan en navíos que zarpan hacia Japón, bajo la custodia de ‎hombres armados hasta los dientes. ‎

Greenpeace denuncia los peligros que se derivan del transporte de ese combustible a base de ‎plutonio a través de decenas de miles de kilómetros por tierra y mar, ya que nadie puede ‎prever qué pasaría en caso de accidente. Greenpeace denuncia también el hecho que el MOX ‎favorece la proliferación del armamento nuclear ya que es posible extraer fácilmente el plutonio ‎que contiene. Prácticamente ningún gobierno presta atención al llamado de alerta de esta ‎asociación. Recurriendo a la Corte de Arbitraje de La Haya en 2003, el gobierno de Irlanda trató ‎inútilmente de obtener el cierre de la instalación de retratamiento de Sellafield, en Inglaterra –‎también utilizada para tratar parte de los desechos nucleares japoneses– señalando que constituye ‎una fuente de contaminación radioactiva para el Mar de Irlanda y todo el Atlántico Norte. ‎

Tampoco se prestó atención a la alerta, lanzada en Francia en 2017, por la Autoridad de ‎Seguridad Nuclear (ASN) sobre la instalación de Areva (actualmente Orano) en Beaumont-Hague. ‎Según la Autoridad de la Seguridad Nuclear de Francia la protección de esa instalación ante el ‎peligro de explosión nuclear es insuficiente. En ella se concentra la mayor cantidad plutonio y de ‎otros materiales radioactivos de toda Europa. Un accidente en esa instalación tendría ‎consecuencias catastróficas para toda Europa.

Extracto de la versión francesa del libro de Manlio Dinucci, Guerre nucléaire. Le jour d’avant. Qui nous conduit à la ‎catastrophe et comment [En español, “Guerra nuclear. El día anterior. Quién nos lleva a la ‎catástrofe y cómo”], Zambon Editore, que será publicada próximamente por Éditions ‎Delga, en París.‎ ‎





Courtesy of Red Voltaire
Source: https://ilmanifesto.it/fukushima-dilaga-la-pandemia-nucleare/
Publication date of original article: 03/11/2020
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=30044

 

Tags: FukushimaTEPCOCatástrofes nuclearesOrano (ex-Areva)JapónDulce FranciaContaminación radioactiva
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.