TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 30/10/2020 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 EUROPE 
EUROPE / Primero Harvard, luego la Universidad Karl Marx: Victor Grossman, el gringo que amó la República Democrática Alemana
Date of publication at Tlaxcala: 03/10/2020
Original: Erst Harvard, dann Karl-Marx-Universität: Victor Grossman, der Amerikaner, der die DDR liebte

Primero Harvard, luego la Universidad Karl Marx: Victor Grossman, el gringo que amó la República Democrática Alemana

Christoph Gunkel

Translated by  Miguel Álvarez Sánchez
Edited by  Fausto Giudice Фаусто Джудиче فاوستو جيوديشي

 

El soldado usamericano Victor Grossman desertó a la RDA en 1952. Allí dio conferencias sobre los indios y el capitalismo y se puso triste cuando cayó el muro. ¿Cómo ve en retrospectiva su vida? Nuestro reportero se ha encontrado con él.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_23302.jpg

Foto Roberta Bianchini
Ver Galería de fotos 17 fotos

Cuando el champán fluyó y los alemanes se cayeron en los brazos en el Muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989, Victor Grossman permaneció en su apartamento de Berlín Oriental como si estuviera paralizado. No le apetecía celebrarlo, aunque les deseaba a la gente que disfrutase este momento de exuberancia. "Estaba triste", dice.

Once meses más tarde, el 3 de octubre de 1990, la RDA se unió a la República Federal.

Entonces Grossman aún no había puesto un pie en Occidente, en parte porque pensó que no podía atreverse a hacerlo como desertor de EE.UU. una vez buscado por el FBI.

Y aún así no estaba contento. "No estaba triste porque Alemania estaba unida y la separación había terminado. Pero estaba triste porque este experimento de la RDA había fallado".

Un gringo en Bautzen

El giro político se había convertido en su punto de inflexión personal.

El 3 de octubre de 1990 también marcó el final de una biografía excepcionalmente curiosa: un usamericano que huyó apresuradamente del ejército de los EE.UU. en 1952 debido a las actividades comunistas, atravesó a nado el Danubio hasta la zona de ocupación soviética, y luego vivió en la RDA durante casi cuatro décadas.

Allí se enamoró, estudió por segunda vez y dio conferencias sobre el capitalismo salvaje y los indios.

"Probablemente soy la única persona que tiene títulos de Harvard y de la Universidad Karl Marx", dice Grossman y añade riéndose: "Eso no cambiará, la Universidad Karl Marx ya no existe."

Un encuentro con Victor Grossman, 30 años después de la reunificación alemana. A la edad de 92 años, el periodista sigue viviendo en Berlín Oriental, pero no tiene nada de un nostálgico deprimente de la RDA. Su risa es contagiosa, su mirada traviesa.

Con un duro tono americano formula de manera entretenida e irónica consigo mismo. Por ejemplo, cuando se divierte de una diferencia cultural que notó inmediatamente en la RDA: "Para mí fue muy sorprendente que siempre tuvieras que dar la mano a todo el mundo, en un orden fijo: de mujer a mujer, de hombre a hombre, de mujer a hombre, de hombre a mujer. Eso llevaba tiempo.Especialmente en invierno, cuando había que quitarse los guantes".

Dos nombres, dos cumpleaños, dos archivos de los servicios secretos

Tales rituales son una muestra de identidad. Pero la identidad no es tan fácil en Grossman. Es el hombre con dos nombres, dos cumpleaños, un archivo del FBI y otro de la Stasi. Originariamente se llama Stephen Wechsler y después de su fuga se llamó a sí mismo Victor Grossman..

Durante dos semanas había estado meditando hasta que adoptó la propuesta de nombre de un oficial de la RDA. Él mismo eligió el nuevo cumpleaños: el día de la boda de sus padres. A finales de 1952 en la lejana Nueva York ellos no tuvieron ni idea a dónde había desaparecido su hijo. Grossman les había escrito una carta codificada, pero sus padres nunca descifraron el código. Tampoco conocían todas sus actividades políticas.

Ya como escolar Grossman había protestado contra el régimen de Franco en España. Se unió a la "Liga de Jóvenes Comunistas" a la edad de 14 años y más tarde al Partido Comunista. También participó activamente en "un club comunista secreto" durante sus estudios de economía en Harvard: "Los comunistas eran los más claros defensores contra el fascismo y el racismo y de los derechos de los negros".

No se detuvo en las palabras. A pesar de su título de Harvard, decidió trabajar en una fábrica en Buffalo, para el disgusto de su madre.

"Un shock, me temblaban las rodillas"

Mientras tanto, la Guerra Fría envenenó el clima social; en los EE.UU. comenzó una caza a veces paranoica de comunistas. "Todo lo que quedaba era de izquierdas era de repente tabú", dijo Grossman, "incluso la palabra paz".

Esto lo llevó a una mentira con graves consecuencias cuando fue reclutado por el ejército: se le presentó una larga lista de organizaciones de izquierda. Firmó que no había participado en ninguna de ellas para evitar el castigo: "Tenía miedo." El miedo lo persiguió hasta Baviera, donde estaba destinado.

Cuando fue transferido de un departamento de radiotelegrafisttas a una unidad menos sensible, sospechó algo malo. Y pronto recibió una citación a un tribunal militar por correo certificado de la oficina de justicia militar. Debido a sus membresías secretas, le amenazaban con cinco años de prisión.

"Un shock terrible. Mis piernas tiriteaban."

Sólo quedaban unos pocos días para escapar.

A menudo tuvo que hablar de esto más tarde en la RDA: cómo se fue a Linz en tren, buscó sin éxito el Danubio por la noche, se sintió perseguido y se quedó dormido en un parque. Agachado, exhausto. Cuando amaneció, finalmente encontró el río. Tiró sus zapatos y su chaqueta, arrancó su insignia de regimiento de su camisa y trató de salvar el alistamiento del ejército en un grueso sobre bajo su camiseta a través del agua. Porque sólo con esto podía probar su actitud comunista.

Nadando hacia una nueva vida

"La natación no fue tan mala, pensé: Bueno, pero que estrecho es el Danubio! Entonces me di cuenta de que esto debe haber sido sólo un canal, y vi el verdadero Danubio delante de mí. Me dejé llevar hacia el este por temor a un pequeño enclave de EE.UU. que también estaba al otro lado del río. No sabía si los tanques soviéticos o los soldados con ametralladoras me estarían esperando, y estaba listo para levantar las manos inmediatamente. Pero no había nadie allí".

Así comenzó su nueva vida, que luego describió en su autobiografía "Cruzando el río"....

Se abrió camino a preguntas hasta  los soviéticos, que lo metieron en la cárcel durante dos semanas, luego lo internaron en un hotel de Potsdam durante dos meses y lo interrogaron.

Finalmente llegó a Bautzen en un campamento abierto para desertores occidentales. Su primera impresión de la vida en la RDA contradijo la imagen de la prensa de EE.UU.. "No vi ningún sufrimiento, ni hambre. Las tiendas tenían suficiente comida, pero no un gran surtido. A veces faltaban las hojas de afeitar, a menudo se cortaba la electricidad. Todo estaba un poco destartalado, pero la ciudad no estaba en ruinas".

Era importante desarrollar una una sensibilidad hacia los alemanes, cuyo idioma aprendió rápidamente. Algunos, como él, eran grandes apasionados del socialismo. "Pero también estaban los dogmáticos que no toleraban las críticas. Los arribistas, que no creían en la RDA en absoluto, pero sabían qué decir. Y, como en todas partes, tontos", dice Grossman. "Si conocías a alguien, lo escudriñabas - y reaccionabas en consecuencia."

"Esos eran los enemigos"

En Bautzen, Grossman sintió poco del gran descontento que sacudió por primera vez el sistema durante el levantamiento del 17 de junio de 1953.

A diferencia de su compañía hermana en el cercano Görlitz, la fábrica socialista VEB Waggonbau Bautzen no se declaró en huelga. Los soviéticos ahuyentaron a "unos cuantos jóvenes que protestaban" disparando al aire, recuerda Grossman. Sin embargo, según se sabe hoy en día, había unos 600 manifestantes.

Su fe en la RDA no se vio sacudida por el levantamiento y las crisis posteriores. Estaba molesto por "la dureza de corazón y la estupidez" del SED y veía problemas, "pero no dudaba de la dirección". Lo positivo superó lo negativo para él. Por ejemplo, el sistema social, la atención médica gratuita, la seguridad del trabajo y la vivienda. "Para un americano, eso era muy impresionante."

Grossman también creía que estaba del lado moralmente correcto. "Bayer, Thyssen-Krupp, Deutsche Bank y otros han ejecutado a miles de trabajadores forzados. ¡Esos eran los enemigos! Por eso me mantuve leal a la RDA hasta el final".

Su antifascismo siguió siendo, también por sus raíces judías, la motivación más fuerte. ¿No se sintió poco libre en la dictadura?

"Sí y no. Nunca he estado ciego a la represión, pero he conocido la represión contra los negros y los izquierdistas como yo en los EE.UU."

Su amor por una alemana facilitó la integración: compartió la pasión por los libros con Renate, una bibliotecaria, y vivieron juntos hasta su muerte en 2009.

Sin embargo, Grossman siempre se sintió americano y siempre fue percibido como un bicho raro por su acento. Lo que incluso ayudó: "Los pro-occidentales pensaron: ¿Un americano? Este es uno de los nuestros. Los izquierdistas creían que si este está aquí, debe estar con nosotros. Así que todos eran amigables pero curiosos".

Mapa del mundo lleno de esvásticas

Tal errante entre los mundos también era interesante para la Stasi. Tres veces habían hablado con él, dice Grossman, también por sus conexiones en los EE.UU. Argumentó que la gente que conocía allí eran comunistas bastante viejos o conocidos."Sabía que la Stasi no tenía interés en esa gente." Al final no hubo cooperación. Útil para el estado, se hizo de otras maneras.

Después de que se hubiese formado como tornador, estudió periodismo en Leipzig desde 1954 y luego trabajó para el "Informe Alemán Democrático" - una revista en inglés de propaganda extranjera, que fue enviada a los políticos laboristas británicos, por ejemplo.

"No hacíamos un torpe periodismo de hurra", dice Grossman y presenta un artículo de 1962 con un mapa del mundo lleno de esvásticas. "Este mapa fue nuestro gran golpe. Muestra cada país en el que estaba un embajador de Alemania Occidental con un pasado nazi en ese momento. Se ha reimpreso en 20 países". Incluso en el SPIEGEL.

Otro mapa mostrando todos los lugares en Alemania occidental donde había un comandante militar con pasado nazi

http://www.ericwalberg.com/images/stories/democratic-german-report.png

Grossman también escribió sobre temas de EE.UU. para otros medios de comunicación.

Algunos superiores criticaron su polémica bastante débil."Me distanciaba de clichés y nunca escribía sobre un país "lleno de miseria o de drogadictos". He hecho hincapié en que los Estados Unidos tienen un alto nivel de vida en promedio, pero también profundos conflictos sociales."

A Grossman le molestaban a menudo las frases huecas en los medios de la RDA. "¿Por qué no escribir honestamente sobre los problemas?" El abismo entre la realidad y las proclamaciones de éxito había dañado gravemente el vínculo con el pueblo: "No han aprendido realmente a ganarse a la gente".

"¿El capitalismo es realmente peor?"

Grossman sintió esto cada vez más en sus conferencias sobre los EE.UU., que dio durante años delante de soldados, trabajadores o estudiantes. Con el tiempo, las preguntas de la audiencia cambiaron - menos sobre los indios, más sobre la economía. "El interés principal llegó a ser la siguiente pregunta: ¿El capitalismo es realmente peor? ¿Realmente estamos mejor aquí?" Le respondí: "Si las cosas cambian, podrá beber toda la cola que quiera e irse a San Francisco". Pero puede que no tenga un trabajo. Pero al acercarse el final, me di cuenta: "Eso no es lo que querían oír".

Poco después de la caída del Muro de Berlín, un cartel publicitario gigante de cola iluminó su apartamento. No fue hasta 1991 que Grossman fue a Berlín Occidental por primera vez a insistencia de su familia a un supermercado Aldi detrás de la antigua frontera. La segunda visita lo llevó al Kurfürstendamm. La tormenta de neón nocturna le recordó a Manhattan antes de su fuga.

Cuando supo que ya no estaba amenazado con ser procesado, visitó a sus viejos amigos comunistas en los Estados Unidos. Lo llamaron Steve. Pronto volvió a sonar familiar.

Y la caída del Muro le trajo otra ventaja: Victor Grossman recuperó el 11 de marzo, su antiguo cumpleaños.

https://www.gutes-lesen.de/wp-content/uploads/2018/09/CrossingTitelVoll-e1538434556633.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

   http://tlaxcala-int.org/upload/gal_21690.jpg





Courtesy of Tlaxcala
Source: https://www.spiegel.de/geschichte/erst-harvard-dann-karl-marx-universitaet-der-amerikaner-der-die-ddr-liebte-a-bad43259-a80c-4eac-82e7-743e0cc65760
Publication date of original article: 02/10/2020
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=29747

 

Tags: República Democrática AlemanaComunistas usamericanos en la RDAAlemania, pálida madre
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.