TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 06/07/2020 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 UMMA 
UMMA / Llamamiento de los pueblos, organizaciones, movimientos y redes militantes del norte de África y Medio Oriente/región árabe por la cancelación de la deuda y el abandono de los acuerdos de «libre comercio»
Date of publication at Tlaxcala: 31/05/2020
Original: عريضة للتوقيع : نداء الشعوب والمنظمات والحركات والشبكات المناضلة بمنطقة شمال افريقيا والشرق الأوسط/المنطقة العربية من أجل الغاء المديونية واسقاط اتفاقيات التبادل الحر
Translations available: Français  English  Deutsch  Ελληνικά  Català  Türkçe  Português/Galego 

Llamamiento de los pueblos, organizaciones, movimientos y redes militantes del norte de África y Medio Oriente/región árabe por la cancelación de la deuda y el abandono de los acuerdos de «libre comercio»

Various Authors - Div. Auteurs -Versch. Autoren -Muhtelif Yazarlar-مؤلفون مُتنوِّعون - نویسندگان مختلف

 

Para hacer frente a la pandemia de Coronavirus y sus graves consecuencias es necesario romper con las herramientas de dominación imperialista sobre nuestros pueblos: la deuda y los acuerdos de «libre comercio».

Las poblaciones del Norte de África y de Oriente Medio/región árabe se enfrentan a una terrible experiencia con respecto a esta crisis sanitaria mundial causada por la pandemia del coronavirus. Esta última ha revelado el alcance del daño del capitalismo a la humanidad y la naturaleza. Las clases dominantes intentan garantizar las ganancias de las grandes compañías y bancos a expensas de las y los asalariados y pequeños productores que se encuentran en primera línea para garantizar la producción, arriesgando sus vidas en las peores condiciones de explotación. Los imperativos del confinamiento aumentan su sufrimiento en ausencia de una salud pública destruida por décadas de políticas neoliberales. Principalmente son las mujeres las que llevan la peor parte de esta situación excepcional, ya sea en el trabajo o en el hogar.

Durante más de cuarenta años se han acumulado las experiencias de luchas populares contra las políticas de neocolonialismo, dependencia e intercambio desigual que nos imponen los centros imperialistas de toma de decisiones, con la complicidad de los gobiernos y los regímenes políticos de nuestros países. Ganaron impulso con el proceso revolucionario que comenzó su primera fase a finales de 2010 - principios de 2011 con la revolución en Túnez, Egipto, Yemen, Libia y Siria, y su segunda fase a finales de 2018/principios de 2019 con las revoluciones en Sudán, Argelia, Líbano e Irak. Las masas expresaron en las calles y en las plazas sus aspiraciones a liberarse de la opresión y el despotismo, y exigieron libertad y justicia social.

Nosotras y nosotros, organizaciones, movimientos y redes de lucha representando a los diferentes estratos populares: trabajadores, mujeres, jóvenes, nacionalidades y minorías oprimidas, mantenemos las demandas de este proceso revolucionario y nos esforzamos por lograrlas. No permitiremos que la pandemia del coronavirus sea utilizada para consolidar la contrarrevolución y poner fin a nuestras aspiraciones democráticas. Tampoco aceptaremos la continuación de las medidas de austeridad neoliberal que generalizan la pobreza y el desempleo y establecen un marco general de desigualdad social. Más que nunca, y de manera muy urgente, el contexto actual subraya la necesidad de intensificar la solidaridad y la reflexión colectiva para sentar las bases de una sociedad alternativa de libertad, dignidad y justicia social, valores que nuestros pueblos reclaman desde hace mucho tiempo.

 Movilicémonos para cancelar la deuda pública

El endeudamiento público constituye un sistema de saqueo de nuestra riqueza y de esclavización de nuestros pueblos por el imperialismo mundial. El servicio de la deuda absorbe anualmente los presupuestos sociales de nuestros países. El gasto en salud pública está muy por debajo de los mínimos establecidos por la Organización Mundial de la Salud. Es necesario dejar de pagar la deuda pública para liberar la liquidez necesaria para hacer frente a la epidemia de coronavirus y al empeoramiento de la crisis social y económica. Asimismo, todas las formas de privatización de los servicios públicos deben ser detenidas. Se debe dar prioridad al desarrollo de un sector de salud pública que garantice servicios médicos gratuitos y de calidad.

La demanda de cancelación de la deuda externa siempre ha sido una de las demandas populares en nuestra región desde la crisis de la deuda y los programas de ajuste estructural que siguieron a principios de la década de 1980. Se organizaron campañas en Túnez y Egipto para la cancelación de deudas odiosas contraídas por dictadores que fueron derrocados por las revoluciones. Surgieron iniciativas, dentro del reciente movimiento de protesta popular en el Líbano, exigiendo la suspensión del pago de la deuda y el establecimiento de un programa de reformas sociales, alimentarias y de protección social para la población. En el contexto de la crisis del coronavirus, los llamamientos a la suspensión del pago de la deuda pública de los países del Sur se han multiplicado en todo el mundo. Por lo tanto, debemos continuar movilizándonos a nivel regional para imponer una moratoria unilateral y soberana sobre el pago de la deuda en nuestros países amenazados por una catástrofe humanitaria debido a la ausencia de condiciones para enfrentar la epidemia del coronavirus. Debe también establecerse un control popular de los fondos que serán liberados por la suspensión de pagos, y que deben asignarse como prioridad a las necesidades de salud y al apoyo de los estratos sociales más afectados por la crisis del coronavirus. La moratoria sobre los reembolsos debe ir acompañada del establecimiento de un mecanismo de auditoría de la deuda pública que permita a la mayoría de la ciudadanía participar en la identificación de las partes ilegítimas, odiosas e ilegales de estas deudas, que deben ser repudiadas. Los recursos liberados se destinarán a la implementación de medidas económicas, sociales y medioambientales que se basen en las necesidades fundamentales de la clase obrera, de las y los pequeños productores y de las capas marginadas en general.

La anulación de la deuda pública conducirá inevitablemente a la necesidad de romper con el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Estas dos instituciones siempre han apoyado a los regímenes dictatoriales en nuestra región, se han alineado con las principales potencias imperialistas y el Estado sionista de Israel para frenar el proceso revolucionario, y han seguido agravando el endeudamiento y adaptando nuestras economías para servir a las multinacionales y a la gran especulación financiera en todo el mundo. La emancipación de nuestros pueblos del despotismo será incompleta sin esta ruptura con los centros imperialistas de toma de decisiones.

 Y las deudas privadas ilegítimas

El pago de la deuda pública se hace a costa del deterioro de las condiciones sociales de la mayoría de las clases populares y trabajadoras y de la debilidad de sus ingresos anuales. Esto a su vez les obliga a pedir préstamos a bancos, instituciones de crédito para la adquisición de vivienda, instituciones de crédito al consumo y microcrédito a tasas de interés elevadas. En el contexto de la crisis económica exacerbada por el estallido de la pandemia del coronavirus, el desempleo aumentará y las dificultades de estos estratos para cubrir sus costos de subsistencia, salud y educación van a aumentar. El endeudamiento de las y los pequeños productores, igual que el de las y los pequeños agricultores, que están pasando por un grave proceso de empobrecimiento que amenaza su propia existencia, se exacerbará. De ahí la necesidad de solicitar la suspensión del pago de estas deudas privadas, organizar una campaña popular para investigar todas las formas de expolio y las condiciones injustas impuestas por las instituciones del sector financiero, y examinar los fundamentos de la ilegitimidad e ilegalidad de estos préstamos para exigir su anulación.

 Nacionalización/socialización del sector bancario

Seguir leyendo





Courtesy of CADTM
Source: https://cutt.ly/8yLrYrW
Publication date of original article: 26/05/2020
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=29037

 

Tags: Deuda odiosaAcuerdos de libre comercioMagreb/MachrekMovimientos socialesCrisis del coronavirusRevueltas lógicas
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.