TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 13/11/2019 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 CULTURE & COMMUNICATION 
CULTURE & COMMUNICATION / El sueño envenenado: bajo el péplum, la propaganda
Date of publication at Tlaxcala: 13/10/2019
Original: De sable et de feu : sous le péplum, la propagande
Translations available: Italiano  English 

El sueño envenenado: bajo el péplum, la propaganda

Rosa Llorens

Translated by  Cristina Santoro
Edited by  Fausto Giudice Фаусто Джудиче فاوستو جيوديشي

 

El sueño envenenado (De sable et de feu en francés), de Souheïl ben Barka, es un objeto sorprendente: film de coproducción marroquí-italiana con gran presupuesto (la mayor inversión de la historia del cine marroquí), cuenta la historia de un Catalán, oficial de la Corona de España, Domingo Badia, encargado, hacia 1800, de ganarse la confianza del anglófilo Sultán Mulay Sulaymán, bajo el seudónimo de Ali Bey, con el objetivo de fomentar en secreto una rebelión de las tribus, y remplazarlo por un sultán favorable a los intereses españoles. ¿Por qué este interés por un catalán desconocido más allá de Catalunya (en Barcelona, hay una calle llamada Ali Bey)? Detrás del film espectacular, se presiente una empresa de propaganda, aunque pueda parecer, en un comienzo, nebulosa.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_21101.jpg

Domingo Badia tiene muchas ventajas a su favor: este espía era también un sabio, matemático y astrónomo, y un políglota, hablante en particular de árabe, que adoptaba fácilmente las vestimentas y las maneras árabes-musulmanas. Se piensa, por supuesto, en un Lawrence de Arabia catalán-marroquí, que llevaba aún más lejos el mimetismo orientalizante, ya que, bajo el nombre de Ali Bey el-Abbassi, se hacía pasar por un príncipe sirio exilado. Por otra parte, está encarnado por un actor español (Rodolfo Sancho) quien, con la ayuda de vestimentas suntuosas, le da toda la prestancia requerida. Es así que Badia atraviesa veinte años de historia muy agitados, de 1798 a 1818 (se puede también asistir al 2 de Mayo, inmortalizado por el cuadro de Goya), siempre poseído por el sueño de convertirse en sultán, y hasta también en califa.

A ese trazo épico, se le agrega un aspecto novelesco: en Londres, se enamora de Lady Hester Stanhope, sobrina de Pitt, ella también presa por un sueño orientalista, el de convertirse en Reina de Palmira.

Todo eso junto parece muy rocambolesco, pero, como se insiste en lo créditos, todos estos hechos y personajes existieron. Sin embargo, el film podría ser solo un péplum sin interés hoy.  Pero ¿por qué Mohamed VI se habría involucrado tanto en esta película? (además del financiamiento aportado por Marruecos, el Rey puso el ejército a disposición del director: se necesitaron 30 000 extras, especialmente para las fantasías y batallas); por otra parte, Souheil ben Barka no oculta ser «amigo del Rey»: « Tenemos la fortuna de tener un rey que se interesa mucho por el cine y por todas las artes, mucho más que su padre », dice en una entrevista para Africultures.

La primera respuesta se encuentra en el retrato que el film hace del Sultán Moulay Sulaymán: es un sabio, rodeado de la veneración de sus cercanos y de sus súbditos, benévolo y político refinado a la vez; Ali Bey como un hijo, pero, cuando se le enfatiza que no se sabe nada de él, responde que el misterioso príncipe está bajo vigilancia, y que pretende tomar ventaja de ello para beneficiar a Marruecos. En ese momento, el filme se enfrenta a una contradicción: nos pide nuestra empatía al mismo tiempo por el Sultán y por el que se sirve de su confianza para intentar derrocarlo. El film no se detiene en el análisis de la personalidad de los héroes, y se contenta asociando a dos  personajes en un mismo programa modernizador : lucha contra las supersticiones, gracias a la ciencia europea (siempre el golpe del eclipse, ¡ya previsto por Tintín!), supresión de la esclavitud y reconocimiento de la igualdad de la mujer….A ese nivel, el film ya perdió mucho de su credibilidad: se parece demasiado a la sempiterna «oda a la tolerancia», halagada por los medios en relación a todos los filmes que adoptan el punto de vista europeo. Sobre todo que, a la vez, (¿nacionalismo marroquí obliga?), el Sultán no oculta su proyecto de Reconquista de Andalucía (¿por quién conduce ese filme? ¿Querrá apoyar la propaganda anti musulmana de la derecha?).

Pero el film no se contenta con dar una imagen idealizada (por Sulaymán interpuestp) de Mohamed VI y de su padre (el siniestro Hassan II). Ya que está construido a partir de dos polos: el islam tolerante en Marruecos, el Islam fanático en Siria. Ya es tiempo de hablar de Lady Stanhope, alias Meleki, que se convirtió al islam y forjó un pequeño reinado en Siria, y se tornó jefa de una tribu druze, del lado de Palmira: elle aspira solo a castigos y masacres, e incita a sus guerreros a exterminar a las tribus infieles vecinas, y a traerle un máximo de cabezas cortadas. La alusión a Dáesh parece evidente, ¿Lady Stanhope aparece como una pasionaria yihadista. ¿Pero, es realmente ese el blanco al cual se apunta?

Lady Stanhope y sus guerreros sanguinarios representan solos el polo sirio: se tiene la impresión de que Siria de comienzos del siglo XIX es nada más que un montón de tribus bárbaras (como la Camboya de Apocalypse now, donde el hombre blanco Kurtz no tiene ningún problema para hacerse obedecer y para ser venerado por una tribu). Además, los drusos, entre los cuales ella se instaló, son una rama chiita del Islam, como los alauitas, grupo de pertenencia de Bashar al-Ásad, que es hoy sostenido por los dursas sirios.

Lady Stanhope parece prefigurar con sus excesos la caricatura que ofrecen los medios de Bachar el-Assad, «el-tirano-sanguinario-que-intoxica-con-gas-y-bombardea-a-su-pueblo». Por otra parte, El sueño envenenado se estrena al mismo tiempo que Sama, un pseudodocumental inglés sobre la batalla de Alepo, presentado como una masacre gratuita perpetrada por Bashar al-Ásad, mientras que el Este de la ciudad estaba ocupada por los yihadistas que habían tomado a la población como rehén (impidiéndole utilizar los corredores humanitarios abiertos por las tropas sirio-rusas); pero, el pensamiento único simula olvidar que Siria está siempre en estado de guerra, y que luchar no es un acto sanguinario para ese país, sino la única manera de liberarse. Así, El sueño envenenado podría aportar su grano (de arena) a la propaganda occidental contra Siria.

 





Courtesy of Tlaxcala
Source: http://tlaxcala-int.org/article.asp?reference=27196
Publication date of original article: 13/10/2019
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=27197

 

Tags: El sueño envenenadoSouheil Ben BarkaCine marroquíSiria-MarruecosMarruecos-España
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.