TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 21/05/2019 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 UNIVERSAL ISSUES 
UNIVERSAL ISSUES / Se contrata Mossad privado
Un intento de influir en las elecciones usamericanas, empezando por las de una pequeña población
Date of publication at Tlaxcala: 04/03/2019
Original: Private Mossad for hire
Inside an effort to influence American elections, starting with one small-town race

Translations available: Français 

Se contrata Mossad privado
Un intento de influir en las elecciones usamericanas, empezando por las de una pequeña población

Adam Entous
Ronan Farrow


Translated by  S. Seguí

 

Psy-Group ofreció sus avatares para llevar a cabo campañas de influencia, jactándose de que podían plantar las semillas del pensamiento en las personas.


Ilustración: Javier Jaén

Una noche de 2016, cuando un estudiante universitario de veinticinco años llamado Alex Gutiérrez estaba sirviendo mesas en La Piazza Ristorante Italiano, un lujoso restaurante de Tulare, en el Valle de San Joaquín, California, divisó a Yorai Benzeevi, un médico que dirigía el hospital local, sentado en una mesa con Parmod Kumar, miembro de la junta directiva del hospital. Parecían estar con ánimo festivo, bebiendo caras botellas de vino y riendo. La escena irritó a Gutiérrez: he ahí a los jefazos, pensó indignado.

Gutiérrez se había incorporado recientemente a una organización de Tulare llamada Citizens for Hospital Accountability. Este grupo había acusado a Benzeevi de enriquecerse a expensas de un  hospital de escasos recursos, que posteriormente se declaró en bancarrota. (Los abogados de Benzeevi dijeron que todas sus acciones estaban autorizadas mediante el contrato establecido por su compañía con la empresa). Según los documentos presentados al tribunal, el contrato resultó  extremadamente lucrativo para Benzeevi; en un correo electrónico de 2014 dirigido a su contable, estimaba que su negocio en el hospital podría generar nueve millones de dólares en beneficio  anuales, además de su asignación como administrador de doscientos veinticinco mil dólares al mes. (En Tulare, el ingreso medio por familia es de unos 45.000 dólares al año). Esta asociación de ciudadanos elaboró un ambicioso plan para deshacerse de Benzeevi mediante la eliminación de sus aliados de la junta directiva del hospital. A finales de 2016, el grupo estaba presionando para que se celebrase una elección especial para destituir a Kumar; si éste quedaba excluido, la mayoría de la junta podría rescindir el contrato de Benzeevi.

Gutiérrez, estudiante de ciencias políticas, era un líder del Club de Jóvenes Demócratas en el College of the Sequoias, y durante la campaña presidencial de 2016 asistió a un mitin para Bernie Sanders. Gutiérrez creció viendo cómo su padre, un lechero, trabajaba turnos de doce horas, seis días a la semana, y el mensaje de Sanders sobre la avaricia empresarial, la desigualdad de ingresos y los males del sistema de atención de la salud con fines de lucro de los Estados Unidos lo interpeló personalmente. Al ver a Benzeevi y Kumar divirtiéndose en La Piazza, Gutiérrez tuvo una conciencia de la injusticia aún mayor. Pasó la semana entre Navidad y Año Nuevo yendo de puerta en puerta pidiendo a los vecinos que firmaran una petición para una votación de destitución, que al final obtuvo más de 1100 firmas. Luego, pidió a su madre, Senovia, que se presentase como candidata al puesto de Kumar; el grupo de ciudadanos pensó que Senovia, una inmigrante y trabajadora social, sería una candidata atractiva en una comunidad formada por cerca de un sesenta por ciento de hispanos.

 

Alex y Senovia

 

Yorai Benzeevi

Parmod Kumar

La destitución de Kumar sería una clara amenaza para el negocio de administración de hospitales de Benzeevi, y éste consultó a una firma de abogados en Washington, DC, sobre cómo organizar una campaña para salvar el puesto de Kumar. Un asesor de la firma le recomendó consultar con Psy-Group, una empresa privada israelí de inteligencia. El eslogan de Psy-Group era “Dé forma a la realidad” y sus técnicas incluían el uso de complejas identidades falsas para manipular sus objetivos. Psy-Group formaba parte de una nueva ola de empresas de inteligencia privada que reclutaban sus efectivos de entre las filas de los servicios secretos de Israel, y que se describían a sí mismas como “Mossads para particulares”. La más agresiva de estas empresas parecía dispuesta a hacer casi cualquier cosa por sus clientes.

Psy-Group destacaba entre sus rivales porque no solo recogía información, sino que se especializó en la difusión encubierta de mensajes para influir en las creencias y los comportamientos de la gente. Sus agentes aprovechaban las innovaciones tecnológicas y una supervisión gubernamental laxa. “Los medios sociales te permiten llegar a prácticamente cualquier persona y jugar con sus mentes”, afirmaba Uzi Shaya, exoficial de inteligencia israelí. “Puedes hacer lo que quieras; puedes ser quien quieras; es un lugar donde se luchan guerras, se ganan elecciones y se promueve el terror. No hay regulaciones. Es una tierra de nadie.”

Uzi Shaya

En estos últimos años, Psy-Group ha concebido una variedad de operaciones encubiertas complejas. En Ámsterdam, la firma preparó un informe sobre una secta religiosa llamada Iglesia cristiana Brunstad, cuyo líder noruego, señaló Psy-Group, afirmaba haber escrito “un libro más importante que el Nuevo Testamento”. En Gabón, lanzó “Operación Bentley”, una operación destinada a “preservar” a Ali Bongo Ondimba en el poder, mediante la recogida y difusión de información sobre su principal rival político. (No está claro si se llevaron a cabo o no las operaciones de Ámsterdam y Gabón. Un portavoz de Brunstad dijo que era “absolutamente ridículo” que esa iglesia considerara a “cualquier libro” más importante que la Biblia. No se pudo contactar a los representantes de Ondimba para comentar.) En otro proyecto, dirigido a los herederos multimillonarios sudafricanos de una compañía para aclarar la piel, de la época del apartheid, Psy-Group grabó en secreto a familiares de los herederos cuando describían a éstos como avaros y, en un caso, como “mierdosos”. En Nueva York, Psy-Group organizó una campaña en nombre de unos ricos donantes judío-usamericanos destinada a comprometer e intimidar a los activistas universitarios usamericanos que apoyan un movimiento para ejercer presión económica sobre Israel por a su trato contra los palestinos.

Joel Zamel en su juventud australiana

La mayor ambición de Psy-Group era entrar en el mercado electoral de los Estados Unidos. Durante la carrera presidencial de 2016, la compañía hizo una presentación ante los miembros del equipo de campaña de Donald Trump de su capacidad para influir en los resultados. El propietario de Psy-Group, Joel Zamel, incluso le pidió a Newt Gingrich, ex presidente de la Cámara de Representantes, que ofreciera sus servicios a Jared Kushner, el yerno de Trump. El esfuerzo por desarrollar negocios incluía afirmaciones descaradas sobre las habilidades de la compañía para el engaño en línea. Esta afirmación estaba destinada a atraer clientes, pero también atrajo la atención del FBI. Robert Mueller,  asesor especial del Departamento de Justicia, que había estado examinando las actividades de la firma como parte de su investigación sobre la interferencia electoral de Rusia, entre otros asuntos.

Las conversaciones de Psy-Group con Benzeevi, después de las elecciones de 2016, llevaron a la compañía a elaborar un plan para desarrollar más negocios a nivel estatal y local. Ninguna elección era demasiado pequeña. Un documento de la compañía informaba de que los servicios de influencia de Psy-Group cuestan, en promedio, solo 350.000 dólares, es decir, “sólo” 275 dólares por hora. La nueva estrategia requería llegar hasta más de cincuenta personas y grupos, incluido el Comité Nacional Republicano, el Comité Nacional Demócrata y los principales comités de acción política (super PACs). La empresa publicó un provocativo folleto con la imagen de una carpa dorada con una aleta de tiburón fijada a su parte posterior, debajo del lema “La realidad es una cuestión de percepción”. Otro folleto mostraba a un gato que proyectaba una sombra de león y hacía una relación de “honey traps” (cebos) que ofrecía la firma. (En el mundo del espionaje, un honey trap  suele presentar a una atractiva agente que consigue que el objetivo proporcione información).

Psy-Group elaboró una propuesta para Benzeevi, que prometía “una operación coordinada de inteligencia y una campaña de influencia” en Tulare para preservar el puesto de Kumar en la junta del hospital. Los operadores utilizarían identidades falsas para “descubrir y proporcionar informaciones de utilidad” a los miembros de la comunidad que parecían estar liderando la demanda de destitución, y usarían sitios web no atribuidos para montar una “campaña negativa” dirigida al “candidato de la oposición”. Según afirmaba la propuesta, todas estas actividades aparecerían como parte de un supuesto movimiento de base de Tulare. La operación recibió el nombre de Proyecto Mockingjay, en referencia a un ave ficticia de las novelas “Los Juegos del Hambre”, conocida por su capacidad para imitar los sonidos humanos.

El mercado moderno de información privada se remonta a los años setenta, cuando un exfiscal llamado Jules Kroll comenzó a contratar detectives de la policía, agentes del FBI y del Tesoro, y contables forenses para llevar a cabo trabajos de detective en beneficio de empresas, firmas de abogacía y contabilidad y otros clientes. La compañía, bautizada como Kroll, Inc., también reclutó a un pequeño número de antiguos agentes de la Central Intelligence Agency (CIA), pero sin dar publicidad a estas contrataciones por cuanto Kroll sabía que una estrecha asociación con la CIA podría poner en peligro a los agentes que operaban en países donde esta agencia de espionaje era vista con hostilidad.

Gadi Aviran

En la década del 2000, algunas versiones israelíes de la empresa Kroll entraron en el mercado. Estas compañías tenían una ventaja única: pocos países producen más profesionales de inteligencia capacitados y probados en la guerra, en relación con la población, que Israel. El servicio militar en Israel es obligatorio para la mayoría de los ciudadanos, y las principales unidades de inteligencia a menudo identifican a los reclutas más talentosos ya en la escuela secundaria. Estos soldados reciben una capacitación intensiva en una serie de capacidades lingüísticas y técnicas. Después de algunos años de servicio al Gobierno, la mayoría son licenciados, momento en el que muchos terminan sus estudios y entran a formar parte del mercado laboral civil. Gadi Aviran fue uno de los pioneros de la industria privada de inteligencia israelí. “Había una gran cantidad de talentos que salían de las fuerzas armadas todos los años”, dijo Aviran, quien fundó la firma de inteligencia Terrogence. “Todo lo que una empresa como la mía tenía que hacer era pararse en la puerta y decir: 'Pareces interesante'“.

Antes, Aviran fue jefe de un equipo de inteligencia militar israelí, donde supervisaba analistas que analizaban datos extraídos de comunicaciones telefónicas y de Internet en busca de amenazas terroristas. El proceso, según Aviran, era algo así como “mirar el fluir de un río y tratar de ver si pasa algo interesante”. El sistema tenía generalmente éxito en el análisis de los ataques después de que éstos ocurrieran, pero no era tan bueno dando un aviso previo.

Aviran comenzó a discurrir un enfoque más específico. Los espías, los investigadores privados, los criminales e incluso algunos periodistas han usado durante mucho tiempo identidades falsas para engañar a determinadas personas para que proporcionasen información, una práctica conocida de cobertura. Internet hace ahora la cobertura más fácil. Aviran pensó que las personas falsas en línea, conocidas como avatares, podrían usarse para espiar a grupos terroristas y evitar ataques planeados. En 2004, Aviran lanzó Terrogence, la cual se convirtió en la primera compañía israelí importante en demostrar la eficacia de los avatares en el trabajo contra el terrorismo.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_19790.jpg

El éxito de Terrogence dio paso a imitadores, y otros ex oficiales de inteligencia comenzaron a abrir sus propias empresas, muchas de ellas menos contrarias a asumir riesgos que Terrogence. Uno de los más audaces, Black Cube, anunciaba abiertamente sus vínculos con las agencias de espionaje israelíes, incluido el Mossad y la Unidad 8200, el cuerpo de inteligencia y señales del ejército. Black Cube comenzó su andadura con la ayuda de Vincent Tchenguiz, un magnate de bienes raíces inglés nacido en Irán que había invertido en Terrogence. En marzo de 2011, Tchenguiz fue arrestado por una unidad británica de lucha contra el fraude que investigaba sus negocios. Más tarde, la agencia abandonó la investigación y se llegó a un acuerdo pagado. Tchenguiz pidió a Meir Dagan, que  acababa de darse de baja como director del Mossad, cómo podía recurrir a la experiencia de los exoficiales de inteligencia para investigar su rivales de negocios que él creía que alertaban a las autoridades. El mensaje de Dagan a Tchenguiz, un antiguo colega suyo Dagan, decía: “Puedo encontrar un Mossad personal para ti.” (Dagan murió en 2016.) Tchenguiz se convirtió en el primer cliente importante de Black Cube.

Vincent Tchenguiz

En algunos aspectos, Psy-Group surgió más directamente de Terrogence. En 2008, Aviran contrató a un oficial de inteligencia de las Fuerzas de Defensa de Israel llamado Royi Burstien para que fuera su vicepresidente de desarrollo de negocios. Las redes sociales, como Facebook, cuyos perfiles mostraban fotografías y otra información personal, se estaban popularizando, y los avatares de Terrogence se habían vuelto más sofisticados para evitar la detección. Burstien pidió a Aviran que considerara el uso de los avatares de manera más agresiva y en beneficio de una gama más amplia de clientes comerciales. Aviran se lo tomó con prudencia. Después de menos de un año en Terrogence, Burstien regresó a la inteligencia militar de Israel y se unió a una unidad de élite especializada en operaciones psicológicas.

En los años siguientes, lo que Burstien ambicionaba se estaba cumpliendo en otros lugares. Los servicios de inteligencia de Rusia habían comenzado a utilizar una variedad de herramientas –entre otras la piratería informática, armas cibernéticas, alias en línea y sitios web de difusión de noticias falsas– para llevar a cabo una guerra de información y sembrar la discordia en los países vecinos. A fines de la década del 2000, los rusos apuntaban a Estonia y Georgia. En 2014, a Ucrania. Más tarde ese año, Burstien fundó Psy-Group, que, como Black Cube, usaba avatares para realizar operaciones de recolección de inteligencia. Pero Burstien también ofreció sus avatares con otros fines: campañas de influencia, similares a las montadas por Rusia. Burstien se jactó de que los llamados avatares “profundos” de Psy-Group eran tan convincentes que eran capaces de plantar semillas de ideas en la cabeza de las personas.

Tulare parecía un objetivo poco probable para una campaña de influencia. La ciudad toma su nombre de un lago que, en 1773, fue bautizado por un comandante español como Los Tules, por las cañas de tule que crecían a lo largo de su costa. La ciudad se hizo popular más tarde en una canción, “Ghost of Bardsley Road”, sobre un fantasma sin cabeza que montaba una motocicleta Honda blanca.

Hoy, la ciudad alberga poco más de sesenta mil personas. El condado es líder nacional en producción lechera. En los meses de verano, los vientos secos producen tanto polvo que muchos residentes sufren lo que se conoce como fiebre del valle, una infección por hongos que causa síntomas de gripe. No hace mucho, cuando los incendios forestales asolaban California, los vientos empujaban el humo hacia Tulare, dejando un olor acre en el aire.

Citizens for Hospital Accountability comenzó como una simple página de Facebook. Al principio, los líderes del grupo esperaban que Alex Gutiérrez se postulara para el puesto de Kumar, pero él pensaba presentarse para un puesto en el consejo municipal. Senovia fue la opción de reserva. Había crecido siendo la menor de doce hijos en el estado de Aguascalientes, en el centro de México. Sus padres eran agricultores empobrecidos que cultivaban maíz y frijoles hasta que una sequía los obligó a abandonar sus tierras. Senovia comenzó a trabajar a tiempo completo cuando tenía dieciséis años, y cuando tenía veinticuatro cruzó la frontera en Tijuana para reunirse con su novio, Miguel Gutiérrez, que vivía en Los Ángeles. Se casaron y, dos años después, se mudaron a Tulare, donde Senovia crió a cinco hijos y complementó los ingresos de la familia trabajando a tiempo parcial en el servicio doméstico. A los treinta y cinco años, obtuvo su diploma de secundaria y a continuación asistió a un instituto superior comunitario y logró una licenciatura por la Universidad Estatal de California en Fresno. En 2015, se convirtió en ciudadana usamericana y completó una maestría en servicio social.

Alex dudaba de que su madre aceptase entrar en política, nunca había mostrado mucho interés en hacerlo. “Como inmigrantes, los padres saben lo que está pasando, pero, aparte de votar, realmente no quieren involucrarse”, dijo. Durante las cenas familiares en la casa de tres habitaciones de Senovia, Alex le contó historias sobre la “corrupción y la mala gestión” que, según dijo, estaba dañando el hospital. “Viéndote tan involucrado, lo haré con gusto”, le dijo Senovia.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_19863.jpg

Las campañas por la junta hospitalaria suelen ser asuntos de poca monta. Un ex miembro de la junta directiva de Tulare afirmó que su campaña le había costado solo ciento cincuenta dólares, que usaba para comprar letreros y tarjetas que luego distribuía puerta a puerta. En la votación, que se había fijado para el 11 de julio de 2017, se esperaba que la participación de los votantes fuera de menos de mil quinientas personas. Aún así, Alex decidió tomarse un receso de la universidad y convertirse en el director de campaña de su madre. Sospechaba que la carrera sería amargamente disputada y costosa y calculó que con diez mil dólares se podían cubrir los gastos. Para ayudar, Citizens for Hospital Accountability organizó una recaudación de fondos para el Cinco de Mayo. La invitación mostraba una fotografía de Senovia con un vestido rosa, rodeada por su esposo y cinco hijos, de pie frente a un mural que mostraba las estribaciones de la Sierra Nevada.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_19792.jpg

Yaakov Amidror, un ex asesor de seguridad nacional del primer ministro Benjamin Netanyahu, también se convirtió en asesor de Psy-Group para Butterfly. Antes de aceptar el puesto, dijo Amidror recientemente, habló con Daniel Reisner, abogado externo del Psy-Group, que había asesorado a cinco primeros ministros israelíes, incluido Netanyahu. Amidror recuerda que le preguntó “Danny, ¿es legal?”, y Reisner le respondió que lo era. Si bien los agentes de inteligencia israelíes activos no se supone que espían a los Estados Unidos, Amidror no vio nada inapropiado sobre que exoficiales de inteligencia israelíes realizaran operaciones contra estudiantes universitarios usamericanos. “Si es legal, no veo ningún problema”, dijo Amidror, encogiéndose de hombros. “Si la gente está dispuesta a financiarlo, para mí está bien.”

El 22 de abril de 2017, Benzeevi llegó a Tel Aviv. Se registró en el Hotel Dan, frente al paseo marítimo de la ciudad. Al comienzo de su primer día completo en Israel, fue recibido por un correo electrónico de “Bienvenido a casa” de Scott Mortman, un exabogado que manejaba a los clientes usamericanos de Psy-Group. El correo electrónico describía su horario para el día. En el almuerzo, Mortman le haría a Benzeevi una sesión informativa sobre las ofertas del Psy-Group. Luego Benzeevi se reuniría con Burstien, quien lo guiaría a través de la campaña propuesta por la compañía para mantener a Kumar en la junta del hospital. Burstien y Mortman formaban un equipo muy bregado y complementario. “Royi lanzaba su discurso “de policía malo”, luego entraba Scott y le lanzaba su discurso de “policía bueno”, y le aseguraba que lo que estaban haciendo era completamente legal”, afirmó un excolega.

Benzeevi ya había recibido un borrador del plan de batalla de Psy-Group, contenido en un correo electrónico protegido por contraseña y marcado como “Privilegiado y confidencial”. La propuesta garantizaba a Benzeevi que las actividades de Psy-Group estarían “completamente desconectadas” de él y de su empresa de gestión hospitalaria.

Para cerrar el trato, Burstien llamó a Ram Ben-Barak, uno de principales agentes contratados. Desgarbado y carismático, Ben-Barak parecía un actor del casting central del Mossad. Un exempleado de la compañía dijo que a Benzeevi “parecía gustarle la idea de que alguien del Mossad estuviera de su lado”. Antes regresar a California, a Benzeevi se le transmitió el número de una cuenta bancaria a la que podía transferir a Psy-Group la tarifa fijada para la campaña de Tulare: 230.000 dólares. El 8 de mayo, pocos días después de la fiesta del Cinco de Mayo de Senovia, la compañía de Benzeevi envió el primero de los tres pagos, que fueron transmitidos a un banco en Zurich. El proyecto se puso en marcha, y su nombre en clave se cambió de Mockingjay a Katniss, una referencia a Katniss Everdeen, protagonista de las novelas “Los Juegos del Hambre”.

Una elección de la junta hospitalaria en la California central no era exactamente lo que Burstien tenía en mente cuando se propuso establecer a Psy-Group en el mercado electoral de los Estados Unidos. A principios de 2016, cuando la carrera presidencial se estaba calentando, él y Zamel intentaron llegar a jugadores de mucho mayor nivel. Ser contratado por una de las principales campañas parecía al principio una posibilidad remota para una nueva y oscura compañía cuyos servicios sonaban arriesgados, si no ilegales. Los abogados de las firmas de Nueva York y Washington expresaron curiosidad sobre el Psy-Group, pero la mayoría fue demasiado cautelosa para firmar contratos con la compañía. &

La campaña de Trump, sin embargo, ofreció una oportunidad. A principios de 2016, un consultor republicano vinculado al gobierno israelí puso a Psy-Group en contacto con Rick Gates, un alto cargo de la campaña de Trump. Ansioso por conseguir un proyecto potencialmente lucrativo, Burstien elaboró planes para una campaña de inteligencia e influencia a fin de promover a Trump y socavar a sus rivales, primero en las primarias republicanas y luego en las generales. En la propuesta, denominada Proyecto Roma, que fue reportada por primera vez por el Times, el pasado mes de octubre, Psy-Group usó nombres en clave para los candidatos: Trump era Lion y Hillary Clinton era Forest. Psy-Group también contrató a la firma de abogados de Washington Covington & Burling para llevar a cabo un análisis legal de su trabajo. Los exempleados del Psy-Group dijeron que el memorando resultante dio luz verde para comenzar a ofrecer los servicios de la compañía en EE.UU. (Un portavoz de Covington & Burling dijo que la firma no podía revelar sus tareas de asesoramiento a sus clientes).

Zamel a menudo operaba independientemente de Burstien, y no está claro hasta qué punto los dos estaban coordinados, pero ambos vieron la campaña de Trump como un cliente potencial. El apoyo explícito de Trump a Israel y sus puntos de vista de línea dura sobre Irán atrajeron a Zamel, y éste se acercó al círculo íntimo de Trump. A principios de mayo de 2016, envió un correo electrónico a Gingrich, diciendo que podía proporcionar a la campaña de Trump herramientas poderosas que usarían los medios sociales para mejorar las posibilidades de Trump. Zamel sugirió una reunión en Washington para discutir el asunto más a fondo. Gingrich transmitió el correo electrónico a Jared Kushner y preguntó si la campaña estaría interesada. Kushner verificó con algunos miembros del equipo de campaña, entre otros Brad Parscale, quien dirigía las operaciones en red. Según una persona conocedora del intercambio, Parscale le dijo a Kushner que no necesitaba la ayuda de Zamel. (Un empleado de la campaña de 2016 afirmó que no llegaron a utilizar sus servicios.

George Nader

También esa primavera, Zamel fue presentado a George Nader, un libanés-usamericano con conexiones con el líder emiratí Mohammed bin Zayed y otras figuras poderosas del Golfo. Nacido en 1959, Nader doblaba casi la edad de Zamel. Ambos hombres preferían operar entre bambalinas, pero eran consumados operadores de redes que promocionaban sus conexiones con figuras políticas de alto nivel. Algunos consideraban a Nader como un vendedor de influencias, otros dijeron que había estado íntimamente involucrado en negociaciones de alto nivel en Oriente Próximo durante décadas. Martin Indyk, asesor de los presidentes Clinton y Obama sobre asuntos del Oriente Próximo y ahora distinguido miembro del Consejo de Relaciones Exteriores, afirmó: “Solíamos bromear de que George estaba a sueldo de, por lo menos, tres servicios de inteligencia: el sirio, el israelí y el iraní.”

En junio de 2016, Nader asistía a un foro económico internacional en San Petersburgo, Rusia, cuando Zamel se le acercó y le pidió una reunión. Según un representante de Nader, Zamel le dijo a éste que estaba tratando de recaudar fondos para una campaña de redes sociales de apoyo a Trump, y que pensaba que los contactos de Nader en el Golfo podrían estar interesados en contribuir financieramente. Nader escuchó la petición de Zamel pero, según sus representantes, no se comprometió a nada. (Los representantes de Zamel negaron haber hablado con Nader en San Petersburgo sobre un intento de ayudar a Trump).

Zamel tuvo otra oportunidad de ofrecer sus servicios a principios de agosto de 2016, cuando Erik Prince, fundador de la firma de seguridad Blackwater, ayudó a organizar una reunión en la Torre Trump entre Zamel, Nader y Donald Trump, Jr. (Prince, cuya hermana Betsy DeVos fue luego Secretaria de Educación de Trump, fue un importante donante de éste y tuvo acceso a los miembros de su equipo. En la reunión, Zamel le dijo a Trump, Jr., que apoyaba la campaña de su padre y le habló sobre las operaciones de influencia del Psy-Group. (El abogado de Zamel, Marc Mukasey, minimizó el encuentro e insistió en que Zamel no hizo propuestas formales durante la reunión.)

Burstien dijo que sus conversaciones con la campaña de Trump no dieron fruto, y un representante de Zamel negó que su cliente participara en cualquier actividad relacionada con las elecciones. Pero, según el representante de Nader, poco después de la elección de Trump, Zamel se jactó de que había llevado a cabo una campaña secreta que había influído en su victoria. Zamel accedió a informar a Nader sobre cómo había funcionado la operación, y durante esa conversación, Zamel le mostró a Nader varios informes analíticos, entre ellos uno que describía el papel de los avatares, los robots, las noticias falsas y los sitios web no atribuidos para ayudar a Trump. Zamel le dijo a Nader: “He aquí el trabajo que hicimos para ayudar a la elección de Trump”, según el representante de Nader. Nader le pagó a Zamel más de dos millones de dólares, pero nunca recibió copias de los informes, dijo esa persona.

Un representante de Zamel negó haberle dicho a Nader que él o alguno de sus agentes había intervenido para ayudar a Trump durante las elecciones de 2016. Si Nader sacó esta conclusión, dijo el representante, estaba equivocado. “Es posible que Nader le hubiera pagado a Zamel sin saber cuándo, cómo o por qué se creó el informe, pero quería usarlo para obtener acceso y nuevos negocios”, dijo el representante. “De hecho, utilizó material disponible públicamente para mostrar cómo se usaban las redes sociales, en general, en relación con la campaña”.

La guerra de información es tan antigua como la guerra misma. En “El arte de la guerra”, Sun Tzu afirma que “la guerra se basa en el engaño”. En los tiempos modernos, tanto la inteligencia soviética como su homóloga usamericana utilizaban la desinformación como herramienta de persuasión y como arma para desestabilizar al otro bando. Mucho antes del advenimiento de las redes sociales, Moscú inventó rumores fantásticos de que los científicos del gobierno usamericano habían fabricado el virus del SIDA como un arma biológica. La CIA participó en la publicación de libros clandestinos en la Unión Soviética de autores como Boris Pasternak o Aleksandr Solzhenitsyn, una estratagema que la agencia sabía que enfurecería a los líderes del Kremlin y profundizaría el sentimiento antisoviético entre los círculos disidentes dentro del país.

En 1991, cuando la Unión Soviética colapsó, el gobierno de los Estados Unidos se convenció a sí mismo de que ahora estaba libre de muchos de los desafíos que enfrentó durante la Guerra Fría, y su interés por la guerra de información se desvaneció. Las fuerzas especiales de los militares entraron en el vacío de la guerra de información. “Sabíamos que necesitábamos operar en este espacio”, dijo Austin Branch, un especialista en operaciones psicológicas. “Estábamos en la era de la información y no teníamos una hoja de ruta.” Branch se convirtió en uno de los primeros oficiales de operaciones de información del ejército, a principios de los años noventa. Él y otros especialistas crearon sitios web experimentales dirigidas a lectores de Europa Central y África del Norte. Los sitios fueron diseñados para que parecieran fuentes de noticias independientes; el papel del ejército usamericano en ellos se revelaba solo a los lectores capaces de profundizar en dichos sitios web. “No ocultamos de dónde venían, pero no lo pusimos fácil de encontrar”, dijo un exfuncionario militar especializado en operaciones psicológicas.

Los líderes de Estados Unidos en general se mostraron escépticos acerca de la efectividad de este tipo de operaciones. También les preocupaba que el flujo abierto de información en Internet dificultaría, si no hacía imposible, asegurar que la información errónea difundida por Estados Unidos no tendría inadvertidamente un efecto bumerang y llegara a los usamericanos, en violación de la propia legislación de los EE.UU. El resultado, según el coronel retirado del ejército Mike Lwin, principal asesor militar de los líderes del Pentágono en materia de operaciones de información de 2014 a 2018, fue que en Washington prevalecía un enfoque cauteloso de la guerra de información.

Las agencias militares y de inteligencia rusas, por otro lado, no vieron la guerra de información como un espectáculo secundario, e invirtieron en armas cibernéticas capaces de paralizar infraestructuras críticas, desde servicios públicos hasta bancos, y refinaron el uso de personas falsas y noticias falsas para alimentar la discordia política y étnica en el extranjero. “Subestimamos lo significativo que era”, dijo Lwin, de estas operaciones de influencia en línea. “No lo apreciamos, hasta que lo tuvimos ante nuestros ojos.”

La elección de 2016 cambió el panorama. En EE.UU., los investigadores llegaron a la conclusión de que operativos rusos habían llevado a cabo un plan para promover a su candidato preferido y avivar las divisiones dentro de la sociedad norteamericana. Altos funcionarios israelíes, al igual que sus homólogos usamericanos, habían dudado de la efectividad de las campañas de influencia. La operación de Rusia en Estados Unidos convenció a Tamir Pardo, ex director del Mossad, y a otros en Israel de que ellos también habían malinterpretado la amenaza. “Fue la mayor victoria rusa de la historia. Sin disparar una bala, dividieron por la mitad la sociedad usamericana”, dijo Pardo. “Esto es un arma. Deberíamos encontrar una manera de controlarla, porque es una bomba de relojería. De lo contrario, la democracia está ante serios problemas.”

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_19862.jpg

Tamir Pardo

Algunos de los antiguos colegas de Pardo adoptaron un enfoque más mercenario. Rusia había mostrado al mundo que la guerra de la información funcionaba, y vieron en ello una oportunidad de negocio. A principios de 2017, cuando Trump asumió el cargo, el interés en los servicios que ofrece Psy-Group pareció aumentar. Un bufete de abogados, dijo un exempleado, pidió a Psy-Group que “regresen y nos digan lo que están haciendo, porque vemos esta capacidad para afectar decisiones de las que no teníamos plena conciencia.” Otro exempleado del Psy-Group lo puso en estas palabras: “La campaña de Trump ganó de esta manera. Si el puto presidente lo hacía, ¿por qué no nosotros?”

Para capitalizar este nuevo interés, Burstien comenzó a presentarse en Washington con un nuevo PowerPoint al que algunos empleados del Psy-Group le pusieron por título “Si lo hubiéramos hecho nosotros”, y que parecía similar al que vio Nader titulado “Campaña presidencial de 2016 de Donald Trump. Un análisis”, la presentación describía el papel de los sitios web, los avatares y los robots para influir en el resultado de la elección. En un caso que ponía de relieve el PowerPoint, avatares pro-Trump entraron en una página de Facebook de los partidarios de Bernie Sanders y la inundaron con enlaces a artículos anti-Hillary de sitios web que habían publicado noticias falsas, creando así un ambiente hostil para los miembros reales de grupo. “Los partidarios de Bernie abandonaron nuestra página en masa, deprimidos y disgustados por ese veneno”, dijo el administrador del grupo. Como parte de la presentación, Burstien señaló que los agentes rusos habían sido atrapados entrometiéndose en asuntos de EE.UU. Psy-Group, les dijo a sus clientes, era “más cuidadoso”.

La campaña postelectoral de Psy-Group en el mercado de los Estados Unidos incluyó un cóctel de recepción el 1 de marzo de 2017, en el Old Ebbitt Grill, cerca de la Casa Blanca, “en celebración de nuestra nueva oficina de la capital.” Al día siguiente, un artículo en Politico mencionó brevemente la reunión y describió a Psy-Group como una empresa multinacional con “oficinas en Londres, Hong Kong y Chipre”. No se mencionaba Israel; Burstien pensó que sería mejor para los negocios bajar el perfil de Israel.

De hecho, esta recepción fue parte de la campaña de Psy-Group para moldear las percepciones sobre sí misma. La imagen que proyectó fue en su mayor parte brumosa La “nueva oficina de la capital” consistía en un escritorio en un despachito compartido de WeWork.com en el octavo piso de un edificio al otro lado de la calle de la Casa Blanca.

En junio de 2017, cosas extrañas comenzaron a suceder en Tulare. Aparecieron una serie de sitios web de mal agüero: Tularespeaks.com, Tulareleaks.com y Draintulareswamp.com. Los sitios dirigían a los visitantes a artículos que difamaban a Senovia Gutiérrez y sus aliados en la pelea por la junta de gobierno del hospital.

Tony Maldonado, un reportero de Valley Voice, el periódico local, vio los sitios y pensó: ¿Qué mierda es esto? Tony sabía que los residentes estaban encendidos con el tema de la elección de la junta hospitalaria, pero estas tácticas truculentas, pensó, estaban “completamente fuera de lugar.”

“Es posible ver cosas así en una gran ciudad o a nivel nacional”, dijo Maldonado. “Pero verlo en una pequeña ciudad, en relación con la junta de gobierno del hospital de Tulare era una locura”. Los nombres de dominio parecían evocar los temas de la campaña presidencial de 2016. A Trump le gustaba usar la frase “drain the swamp” (drenar la charca), para regocijo de sus bases antiestablishment. La dirección de Tulareleaks.com era similar a DCleaks.com, un sitio supuestamente creado por oficiales de inteligencia rusos para publicar correos electrónicos pirateados con el objetivo de influir en la carrera de 2016. Junto con los sitios web, las personas en línea que decían ser residentes locales pero que nadie en la ciudad reconocía, comenzaron a publicar comentarios en las redes sociales. Algunos de los mensajes sugerían que Senovia aceptó sobornos. Otros señalaban su origen mexicano y su acento, y cuestionaban que fuera ciudadana usamericana.

Psy-Group también realizó operaciones “off-line”, nombre con el que la compañía a veces denominaba actividades clandestinas en el terreno, según un exempleado de la misma. A primera hora de la tarde del 9 de junio, una mujer de cabello rubio corto llamó a la puerta principal de Senovia y le dijo al hijo mayor de Senovia, Richard, que salió a abrir, que ella apoyaba la campaña de su madre. La mujer le entregó a Richard un sobre que decía “Para la Sra. Sanovia”, con su nombre mal escrito. Richard se dio cuenta de que había un hombre parado al otro lado de la calle, junto a un todoterreno Yukon Denali tomando fotografías con un teleobjetivo. Más tarde esa noche, el todoterreno regresó a la calle de Senovia y el hombre tomó más fotografías.

Algunas de las fotografías pronto aparecieron en Draintulareswamp.com, bajo el título “¿Quién está manejando a Senovia?” El artículo adjunto decía: “Esta publicación está dirigida a un miembro de nuestra comunidad en particular. El público debería vigilar de cerca a Martha Senovia. La semana pasada, un carro negro muy caro se vio estacionado frente a la casa de la señora Senovia, junto a otros autos no identificados.” El sitio web utilizaba el apodo de Senovia, Martha. Las fotografías parecían preparadas para que pareciera que Senovia había aceptado un soborno. (El sobre contenía un certificado de regalo de Tommy Hilfiger de 30 dólares.) Más tarde, Valley Voice publicó un artículo bajo el título “Sospechosa política en Tulare a medida que se acerca la destitución”. Más tarde, un exempleado de Psy-Group declaró que la compañía no estaba ocupada en “inteligencia seria” sino en “manejos turbios”.

Otros artículos en Draintulareswamp.com se preguntaban si Senovia estaba capacitada para administrar las finanzas, y publicaron registros que mostraban que se había declarado en bancarrota en 2003. (Los registros de bancarrota eran auténticos.) “Fue horrible: publicaron cosas que no podíamos creer, y lo estaban sacando muy rápido “, dijo Deanne Martin-Soares, una de las fundadoras de Citizens for Hospital Accountability. “No podíamos rastrear nada. No sabíamos de dónde venía.” En Facebook, Alex Gutiérrez respondió a las tácticas de difamación y escribió: “¡El descaro de su campaña para fabricar y divulgar esta basura habla mucho de su desesperación y del temor que tenían!”

El 15 de junio, se distribuyeron puerta a puerta volantes de campaña que ridiculizaban a Senovia por tener “cero experiencia” y que dirigían a los residentes que “quisieran pruebas de ello” a visitar Tularespeaks.com. El pequeño empresario que imprimió y distribuyó los folletos dijo que un desconocido que había usado el nombre de Francesco Manoletti, que parece ser una persona inventada, le había pagado el servicio en efectivo. (En otra operación del Psy-Group, se usó un nombre similar, Francesco Gianelli, para contratar consultores).

Parmod Kumar había contratado a su propio consultor político, un veterano de las campañas de California llamado Michael McKinney, para luchar contra la destitución. Cuando empezaron a difundirse los rumores de que Kumar o Benzeevi estaban detrás de los ataques a Senovia, McKinney intentó, sin éxito, descubrir quién había creado los sitios web. “Las elecciones de destitución tienen que ver con el grado de ira de los votantes”, dijo McKinney. “Para ganar una de ellas, debes mantener al electorado lo suficientemente enojado como para ir votar; para detener una revocación, tienes que suavizar la ira de los votantes.” Los ataques, según McKinney, tuvieron el efecto contrario: motivaron a los partidarios de Senovia a participar en el día de las elecciones. Cuando McKinney le preguntó a Kumar sobre los sitios web, Kumar dijo que no sabía de dónde venían. McKinney dijo que él también se enfrentó a Benzeevi, instándole a decirle a quienquiera que estaba orquestando la campaña que la parase. Benzeevi dejó de responder a las llamadas de McKinney después de eso. “Realmente no lastimó a Senovia”, dijo McKinney. “Parecía que estaba siendo acosada y esto le dolió a Kumar. Fue contraproducente “.

En la víspera de la elección, la casa de Alex ardió y éste perdió casi todo, incluido su último lote de volantes de campaña. Tenía la sospecha de que el incendio podía haber estado relacionado con las elecciones, pero los miembros del departamento de bomberos le dijeron que no vieron señales de juego sucio. Un excargo de Psy-Group me dijo: “Nunca inicié ningún fuego real en ningún proyecto”.

Burstien esperaba que el trabajo del Psy-Group en Tulare ayudaría a la empresa a conseguir otras campañas pequeñas, pero eso resultó ser demasiado optimista. Les dijo a sus colegas que estaba a punto de finalizar varios acuerdos, pero los nuevos clientes abandonaron y, en febrero de 2018, Burstien descubrió que no podía pagar la nómina.

Los problemas financieros de Psy-Group coincidieron con una repentina inspección por parte del FBI, quien se había interesado en George Nader por ayudar a organizar una reunión secreta en las Seychelles antes de la inauguración de Trump, con el objetivo de crear un canal no oficial con Vladimir Putin. En enero de 2018, los agentes del FBI detuvieron a Nader, un ciudadano usamericano, en el Aeropuerto Internacional Dulles, en Washington DC, y le entregaron una citación de un gran jurado. Nader aceptó colaborar y les dijo a los agentes del FBI sobre sus diversos tratos relacionados con la campaña de Trump, incluidas sus conversaciones con Zamel. (A Nader se le ha otorgado inmunidad a cambio de declarar con sinceridad, según uno de sus representantes. “Alguien que tiene este tipo de inmunidad no tiene ningún incentivo para mentir”, afirmó el representante.)

Al mes siguiente, agentes del FBI presentaron a Zamel una citación de un gran jurado. Los agentes también rastrearon a Burstien en el área de San Francisco, donde se encontraba en viaje de negocios. Burstien regresó a su habitación de hotel y encontró una nota debajo de su puerta informándole que el FBI quería verlo para interrogarlo. Burstien les dijo a sus amigos que estaba “en shock”. El FBI también visitó la autodenominada Oficina del Departamento de Educación de Psy-Group, en WeWork.com, e incautó una computadora portátil que había sido escondida en un cajón del escritorio, donde había estado funcionando continuamente.

El FBI interrogó a algunos de los empleados de Burstien sobre las actividades del Psy-Group. En las entrevistas, los agentes actuaron a partir del supuesto de que “no hay humo sin fuego”, dijo un exempleado de la compañía. “Había mucho humo”, reconoció el empleado, y “tuvimos que demostrarles que era humo y no fuego.” Empleados del Psy-Group remitieron el FBI a las cartas que habían recibido de los bufetes de abogados, dando fe de la legalidad de sus actividades y comunicándole a la compañía que no era necesario registrarse como agente extranjero. “El FBI parecía realmente sorprendido de que esta mierda no fuera ilegal”, dijo un exempleado de Psy-Group.

En una entrevista, Burstien dijo que estaba cómodo con la forma en que había operado Psy-Group, pero creía que era necesario introducir cambios para proteger al ciudadano medio. “Vengo del lado del influenciador que realmente entiende cómo podemos hacer uso de las plataformas en línea”, dijo. “Es necesario que haya más regulación, y depende de los legisladores de todos y cada uno de los países. ¿Qué han hecho los legisladores de los Estados Unidos desde que se enteraron, hace más de dos años, del potencial de estas nuevas capacidades? Ellos tienen el poder de mover la aguja de A a B. No se ha hecho nada sustancial, que yo sepa.”

Ram Ben-Barak, quien ayudó a cortejar a Benzeevi en nombre de Psy-Group, dijo que decidió abandonar la compañía luego de conocer el alcance de sus operaciones en Tulare, a las que se opuso. Ben-Barak dijo que lamenta su decisión de trabajar con la firma. “Cuando dejas el gobierno y dejas el Mossad, no sabes cómo funciona el mundo real”, dijo. “Cometí un error”. Ben-Barak, que ahora se está postulando para un escaño en el parlamento de Israel, dijo que cree que se necesitan nuevas regulaciones para detener la proliferación de avatares y de información falsa. “Este es el desafío de nuestro tiempo”, dijo. “Todo es falso. Es increíble.”

Gadi Aviran, el fundador de Terrogence, dijo que “nunca soñó” que el negocio de personas falsas, que ayudó a establecer, se volvería tan potente. “Para entender dónde estamos, tenemos que entender por dónde empezamos”, dijo. “Lo que comenzó como una causa noble terminó como noticias falsas. Lo que tienes hoy es un mercado inundado, con gente que es, fundamentalmente, capaz de cualquier cosa.”

En Tulare, la prueba de la estrategia del Psy-Group llegó la noche del 11 de julio de 2017. La elección de la junta de gobierno del hospital arrojó un resultado escandaloso, pero no para el cliente del Psy-Group. Hubo más de mil votos emitidos y solo ciento noventa y cinco personas votaron a favor de que Kumar mantuviera su puesto. Senovia Gutiérrez ganó con el setenta y cinco por ciento de los votos. A fin de cuentas, los sitios web que atacaban a Senovia atrajeron poca atención en la comunidad. “Fue como si organizaran un concierto y nadie se presentara”, dijo un experto en seguridad informática después de revisar los datos de seguimiento de los sitios, que fueron retirados después de la elección.

Después de la victoria de Senovia, a Benzeevi le rescindieron el contrato. Larry Blitz, un especialista en cambios hospitalarios, se convirtió en director general interino, y descubrió que los registros financieros del hospital estaban completamente desorganizados, con “entradas que indicaban métodos artificiales para equilibrar los libros”. Finalmente, dijo Blitz, su equipo se dio cuenta de que las cuentas contenían un “agujero tan grande como el cañón del Colorado.” El hospital tenía una deuda de más de treinta y seis millones de dólares, y tuvo que cerrar por casi un año. (Volvió a abrir sus puertas en octubre de 2018.) Una mañana, el jefe de finanzas de Blitz encontró a la policía cargando computadoras y teléfonos. El fiscal de distrito local había emitido más de cuarenta órdenes de registro como parte de una investigación de fraude, una de las investigaciones más grandes de este tipo en la historia del condado de Tulare. Benzeevi y su equipo legal se negaron a responder a preguntas sobre el Psy-Group. Al principio, Kumar dijo que no estaba al tanto de la campaña secreta y que quería ayudar con esta historia. Más tarde, dejó de devolver las llamadas.

Según un exempleado de la compañía, Zamel decidió cerrar Psy-Group en febrero de 2018, justo cuando el equipo de Mueller comenzaba a interrogar a los empleados. Pero su desaparición no ha eliminado el apetito por muchos de los servicios que proporcionaba. Algunos de los antiguos empleados de Psy-Group se han entrevistado con Black Cube para hablar de oportunidades laborales. Black Cube ha sido criticado por algunos de sus trabajos recientes, entre otros para el productor Harvey Weinstein, pero no hay indicios de que la notoriedad haya afectado al negocio; una persona familiarizada con las operaciones de la compañía se jactó de que había un gran interés por parte de una variedad de empresas. Recientemente, Efraim Halevy, quien fue director del Mossad desde 1998 hasta 2002, se unió al consejo asesor de Black Cube. Uzi Arad, un veterano del Mossad y exasesor de seguridad nacional de Netanyahu, dijo que estaba avergonzado de ver a algunos de sus antiguos colegas convertirse en “mercenarios de alquiler”, y agregó: “Es muy inmoral, y deberían saberlo.”

El año pasado, Black Cube se mudó a uno de los vecindarios más caros de Tel Aviv, donde ahora ocupa una elegante oficina que ocupa un piso completo en la Bank Discount Tower. No hay indicación alguna a la entrada y la puerta está pintada de negro. Las puertas son controladas mediante lectores de huellas digitales. Una parte de la oficina está decorada con objetos relacionados con el espionaje, incluida una vieja máquina de encriptación.

Algunos veteranos del Psy-Group expresaron su pesar por el cierre de la firma. “Si la compañía aún estuviera abierta, toda esta supuesta prensa negativa nos hubiera traído muchos clientes”, dijo uno. A pesar de vergonzosos errores que han expuesto algunas de las operaciones de Psy-Group y Black Cube al escrutinio público, un ex alto empleado de inteligencia israelí dijo que la demanda global de “Mossads para particulares” está creciendo y que el mercado de operaciones de influencia se está expandiendo hacia nuevas áreas comerciales . En particular, el exempleado cita el enorme mercado potencial del uso de avatares para influir en los precios de los bienes inmuebles, creando la ilusión de que los licitadores están ofreciendo más dinero por una propiedad, por ejemplo, o difundiendo rumores sobre la presencia de sustancias químicas tóxicos para asustar a la competencia. “Desde el  punto de vista del mercado libre, da miedo”, dijo un exempleado de Psy-Group, y agregó que la lista de posibles aplicaciones para avatares era “interminable”. Otro veterano de la inteligencia privada israelí advirtió: “Estamos observando la punta del iceberg en lo que se refiere a dónde puede llegar esto.”

 Este artículo apareció en la edición impresa de los números de 18 y 25 de febrero de 2019, con el título “Deception, Inc.”

 

 





Courtesy of Tlaxcala
Source: https://www.newyorker.com/magazine/2019/02/18/private-mossad-for-hire
Publication date of original article: 16/02/2019
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=25502

 

Tags: Espías israelíesCyberguerraMossadPsy-GroupTerrogenceBlack CubeIsrael/USAOperaciones psicológicasBDSCreación de avataresHasbaraDesinformación
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.