TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 23/01/2019 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 EUROPE 
EUROPE / ¡El truco de Macron no funciona!
Date of publication at Tlaxcala: 17/12/2018
Original: L’arnaque de Macron, ça ne marche pas !
Translations available: Português/Galego  English 

¡El truco de Macron no funciona!

Rémy Herrera

Translated by  Red Roja Red Network Rede Vermelha

 

En una breve intervención por televisión el 10 de diciembre a las 8 de la tarde, el Presidente Emmanuel Macron enunció las medidas que según él supuestamente calmarían la cólera popular de los “chalecos amarillos”: 1) la remuneración de los trabajadores que perciben el salario mínimo interprofesional aumentaría “en 100 euros al mes” a partir de enero de 2019; 2) una prima “libre de impuestos o cargas” será pagada a finales de 2018 por “todos aquellos empresarios que puedan hacerlo”; 3) el pago de horas extra será de nuevo exento de impuestos; y 4) la subida de la contribución social generalizada será anulada en 2019 para aquellos jubilados que perciban menos de 2000 euros mensuales.

A pesar de la brevedad y tecnicismo de las decisiones, no les ha hecho falta mucho tiempo a los franceses para calcular lo que iban a ganar en esta operación… De hecho ¡casi nada! El Presidente de la República hizo gala delante de ellos de uno de sus números de actor de teatro para los que su esposa lo viene entrenando desde que tenía 16 años. El operativo de  comunicación de todos modos incluía “un solo de hipocresía” en el mea culpa al que Emmanuel Macron, ordinariamente tan despectivo, no tenía acostumbrados a sus compatriotas. La arrogancia presidencial bajo un tono, ¡pero no así su increíble habilidad para el trile! Entre amenazas de endurecimiento de la represión y compasión miserabilista sobreactuada, el mago Macron sacó de su chistera un ridículo ramo de flores ajadas: cuatro mediditas que hacen pasar a los franceses por pobres mendigos y sirven de pretexto a los medios dominantes para reclamar a coro y a grito pelado la paralización de la movilización de los chalecos amarillos.

Explicaciones.1) La subida de 100 euros de SMI esencialmente vendría de su aumento legal automático (por 25 euros [¡dos “menús con helado para llevar” de McDonalds!]) y, para el resto, una prima de actividad que ya estaba previsto conceder. Hablando claro, esta subida ya estaba presupuestada para el año 2019 y en realidad no significa más que el anticipo en el calendario de unos meses. 2) Muy pocos asalariados se verán agraciados por la otra prima, se le llama “excepcional”, ya que su paga queda a la buena voluntad de la patronal. Solamente las grandes empresas podrán hacerlo, no así las pequeñas y medianas empresas. Al estar exenta de “cargas sociales”, ¡los patrones  que puedan darla tienen incluso más interés en darla que en aumentar los salarios! 3) La exención de impuesto de las horas extra también estaba prevista para 2019. Restablece un dispositivo ya puesto en práctica por el antiguo presidente Nicolas Sarkozy. Lo que hubiera hecho falta era, por el contrario, proponer trabajar menos para compartir el trabajo con los parados y los trabajadores a tiempo parcial o con contratos precarios; y, por supuesto, el abono de los millones de horas extra ya realizadas por los trabajadores y aun sin pagar por los empresarios (y por el Estado). 4) En cuanto al “empujoncito” a los pensionistas, se nos miente una vez más: después de haber visto sus pensiones reducirse desde hace 18 meses – y aun cuando durante la campaña presidencial, Macron había jurado protegerlos – no es solo que los pensionistas no van a ganar nada (lo que se anuncia es la renuncia a una tasa adicional), es que sobre todo que van a perder más poder adquisitivo en la medida en que la revalorización de las pensiones a partir de enero de 2019 (+ 0,3%) no compensará el rimo de la inflación (2,0 % previsto para 2019)

Esta falsa generosidad de un « presidente a la escucha de los franceses » no es al fin más que una profundización disimulada de la lógica de austeridad neoliberal. Los salarios del sector privado siguen sin progresar, las remuneraciones de los funcionarios congeladas, las prestaciones al desempleo continúan siendo recortadas… Porque, en el fondo, ¿quiénes son los “grandes olvidados” del discurso presidencial? ¡Los ricos! La gran patronal y accionistas de la bolsa se frotan las manos: ninguna nueva contribución les será pedida. ¡El impuesto sobre las fortunas ni se toca! ¡Los flujos de dinero público ofrecido como regalo a las transnacionales (mediante el “crédito de impuestos para la competitividad y el empleo” [CICE]), sin la mínima garantía de inversiones productivas ni de creación de empleo, no paran! ¡Y las reformas devastadoras del Estado y sus servicios públicos, de los sistemas de jubilación, de la protección social de los ciudadanos… ni se cuestionan!

Tres días antes de estos anuncios del mago-presidente, el Senado francés había votado un alivio del “exit-tax”, es decir, ese mecanismo de imposición de las plusvalías latentes cuando los contribuyentes más afortunados transfieren su domicilio fiscal fuera de Francia para aprovecharse de una fiscalidad más ventajosa en el extranjero. Y apenas tres días después de este discurso del 10 de diciembre, la dirección del grupo automovilístico Ford hacía firme su decisión de cerrar la fábrica de Blanquefort, en la periferia de Burdeos, y despedir a 850 trabajadores - que sin embargo ya habían aceptado reducciones de salarios los últimos años para, según se les había dicho, “salvar la empresa”. Todo cambió para que nada cambiara.

¿Qué razones había pues para que los chalecos amarillos y todos los trabajadores parasen sus luchas? El día 14, la jornada de acción, de huelgas y manifestaciones, organizada al llamamiento de los sindicatos CGT, FO, FSU y Unión sindical Solidarios (de la que hace parte la SUD [Solidarios Unitarios  Democráticos] por el aumento inmediato de los salarios y de las pensiones y por la defensa de la protección social, reunía a miles de personas en París y en otras grandes ciudades de Francia; comitivas de alumnos de secundaria se les unieron.

Al día siguiente, sábado 15 de diciembre, tuvo lugar el « Acto V » de la movilización de los chalecos amarillos. Fue en el contexto particular de un atentado terrorista acaecido unas horas antes en las calles de Estrasburgo con cinco muertos que impuso un momento de recogimiento en el país (y el aplazamiento de una moción de censura presentado por la izquierda contra el Gobierno en la Asamblea Nacional). El poder macroniano respondió a la quinta movilización del pueblo de los chalecos amarillos como un domador de circo domando fieras: después del azucarillo del lunes por la tarde, golpes de porras y toletes. El despliegue de fuerzas del orden fue impresionante: un policía por manifestante en el conjunto del territorio nacional, dos policías incluso por manifestante en París, donde decenas de estaciones de metro fueron cerradas y se estableció un dispositivo de controles y cacheos en las estaciones y otros lugares públicos desde la víspera. Ciento sesenta y ocho detenciones en la capital y ciento quince en prisión preventiva. Por la tarde, las redes sociales de los chalecos amarillos ya estaban de nuevo invitando al “Acto VI”, el sábado 22 de diciembre, para “preparar la cena de Nochebuena en París” y “la victoria del pueblo”.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_19557.jpg

 

Gezienus Bruining, Países Bajos





Courtesy of Red Roja
Source: http://tlaxcala-int.org/article.asp?reference=25005&enligne=aff
Publication date of original article: 15/12/2018
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=25006

 

Tags: Chalecos amarillosMacroníaDulce Francia
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.