TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 11/12/2018 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 EUROPE 
EUROPE / Cómo Marruecos cabildea ante la UE en favor de sus intereses en el Sáhara Occidental
Date of publication at Tlaxcala: 02/12/2018
Original: Exposed: How Morocco lobbies EU for its Western Sahara claim
Translations available: Français 

Cómo Marruecos cabildea ante la UE en favor de sus intereses en el Sáhara Occidental

Nikolaj Nielsen

Translated by  S. Seguí
Edited by  María Piedad Ossaba

 

En unos pocos metros cuadrados de oficina, en el interior de la sede en Bruselas de la firma de cabildeo Hill + Knowlton Strategies, opera una fundación internacional que en realidad defiende los intereses del Estado marroquí.

 

La Fundación EuroMedA, inaugurada el pasado verano, es una creación del eurodiputado socialista GPfrancés Gilles Pargneaux y tiene por objetivo crear un foro para el debate sobre la manera de zanjar las crecientes diferencias entre África y la Unión Europea en temas como la migración y el cambio climático.

“Fue una propuesta personal de mi parte, no tiene nada que ver con Marruecos”, manifestó Pargneaux a nuestro sitio web, EUobserver, el martes 20 de noviembre, agregando que la fundación no está de ninguna manera vinculada a su trabajo como eurodiputado.

Sin embargo, en realidad se enmarca dentro de un esfuerzo más amplio para influir en la próxima votación estratégica del Parlamento Europeo sobre la prolongación del controvertido acuerdo de liberalización comercial entre Marruecos y la Unión Europea.

La eurodiputada liberal francesa Patricia Lalonde, negociadora patricia-lalonde.jpgnegociadora principal del Parlamento Europeo sobre el acuerdo comercial también hace parte de la junta directiva de EuroMedA junto con otros exministros del Estado marroquí y un alto funcionario del Ministerio de Agricultura de este país.

Salaheddine Mezouar, ex ministro de Industria y Asuntos Exteriores de Marruecos que en la actualidad encabeza un grupo de cabildeo con sede en Casablanca que defiende, representa y promueve los intereses de las empresas marroquíes, es presentado como vicepresidente de EuroMedA en el sitio de la fundación.

Y Salaheddine Mezouar, ex ministro marroquí de Industria y Asuntos Exteriores, que dirige  ahora un grupo de presión con sede en Casablanca, que defiende, representa y promueve los intereses de las empresas marroquíes, es presentado como vicepresidente de EuroMedA

Esta fundación no está en el registro de grupos de cabildeo acreditados ante la UE.

La semana pasada, Pargneaux y otros dos eurodiputados de EuroMedA presentaron una enmienda colectiva al proyecto de acuerdo comercial de Patricia Lalonde, con la que se edulcora una disposición sobre el rastreo de las exportaciones agrícolas del Sáhara Occidental a Europa.

El acuerdo comercial es controvertido porque se extiende al disputado territorio de Sahara Occidental, aproximadamente del tamaño del Reino Unido, que fue invadido en 1975 por Marruecos, desencadenando un conflicto brutal con la población  saharaui local que terminó en un inestable alto el fuego en 1991.

Las Naciones Unidas no reconocen al Sáhara Occidental como parte de Marruecos, sin embargo la Unión Europea ha firmado acuerdos comerciales con Rabat para explotar los recursos de este territorio.

No obstante, en 2016 el Tribunal de Justicia de Unión Europea declaró que el acuerdo de comercio agrícola de la UE no puede abarcar el Sahara Occidental. Asimismo, un año más tarde, este Tribunal declaró ilegal el acuerdo de pesca.

Pargneaux admite que el Sáhara Occidental no pertenece a Marruecos, y lo describe como un «no man's land, que no pertenece a nadie».  Al mismo tiempo, elogia a Marruecos por haber invertido dinero y recursos para el desarrollo del territorio.

Desde entonces, la Comisión Europea ha relanzado un nuevo acuerdo de comercio agrícola, conocido como el Acuerdo de Asociación UE-Marruecos, a condición de que primero se obtenga el consentimiento de los saharauis.

Este Acuerdo debe ahora obtener la aprobación del Parlamento Europeo, y está previsto que se vote este asunto en el transcurso del mes de enero. Marruecos quiere que se firme el acuerdo sobre la agricultura porque allana el camino para un pacto mucho más amplio y lucrativo sobre la pesca.

Dramatis personae

La mezcla de personajes de la Fundación EuroMedA, dado el carácter políticamente sensible de la cuestión del Sáhara Occidental, es indicativa de una ofensiva mayor por parte de Marruecos para ejercer influencia directa en la toma de decisiones a nivel europeo.

El vicepresidente de EuroMedA es Salaheddine Mezouar, ex ministro de Asuntos Exteriores y también ministro de Finanzas y de Comercio e Industria de Marruecos. Hasta 2016, supervisó el partido político Rassemblement Nacional des Indépendents (Asociación Nacional de Independientes, RNI), partido fundado por un cuñado del rey Hassan II.

En la actualidad, dirige la Confederación General de Empresas de Marruecos (CGEM), un grupo de presión con sede en Casablanca que representa a miles de empresas marroquíes. Su misión prioritaria declarada es “defender en el extranjero los intereses económicos de las empresas marroquíes.”

Uno de los fundadores de EuroMedA es el ex ministro de Salud de Marruecos, Mohamed Cheikh Biadillah, elegido secretario general del Partido Autenticidad y modernidad (PAM), un partido político marroquí calificado de “Partido del Palacio” porque sigue fielmente la línea política de la monarquía de Rabat en relación con el Sáhara Occidental.

MB

En su juventud, Biadillah también formó parte de un movimiento estudiantil marroquí que contribuyó a la creación del Frente Polisario, el brazo político del pueblo saharaui exiliado, muchos de cuyos miembros huyeron a la vecina Argelia. Su propio hermano conserva un papel influyente dentro del Polisario. Pero hoy, Biadillah aboga por el desmantelamiento de la estructura política saharaui, cuya sede de gobierno se encuentra entre los campos de refugiados dispersos por el desierto argelino.

Un segundo miembro fundador de EuroMedA es el director en jefe de Hill + Knowlton Strategies,AB Alain Berger.

Berger manifestó a este sitio web que EuroMedA subarrienda el espacio de oficina  de la firma de consultoría, a pocos metros del Parlamento Europeo.

En 2016, Marruecos pagó a Hill + Knowlton entre € 200,000 y € 300,000 por sus trabajos de cabildeo. En ese momento, Marruecos era uno de sus mayores clientes en Bruselas. Hoy, Berger es el secretario general de EuroMedA.

En el pasado, Pargneaux estuvo asociado con Berger en otros temas, como el medio ambiente. Pargneaux manifestó a EUobserver que fueron las conexiones familiares de los dos con Marruecos algunas de las razones que los aproximaron.

La OCP, una empresa química y minera marroquí de 5 mil millones de euros

EuroMedA también colabora con un think tank creado por el Grupo OCP, un monopolio estatal marroquí de las industrias química y minera con un volumen anual de negocios de  5.000 millones de euros.

La empresa minera generó controversia ya en el pasado por sus actividades de cabildeo en Washington DC, y ahora tiene ya un pie dentro del Parlamento Europeo.

Pargneaux, a través de su fundación, invitó dos veces al citado think tank , OCP Policy Center, a liderar un debate en el Parlamento Europeo destacando la importancia estratégica de mantener buenas relaciones de la UE con Marruecos.

Esas relaciones incluyen el papel de Marruecos en las energías renovables, el control  de la migración , la represión de las células terroristas y la radicalización.

Estos asuntos no solo tienen un eco favorable entre los legisladores  y responsables de la toma de decisiones políticas de la UE, sino que también parecen contribuir a hacer aún más insignificante la suerte de los saharauis en el Sahara Occidental.

Ese número de equilibrismo fue ejercitado, a principios de este año, por la citada Patricia Lalonde, quien forma parte del poderoso comité del Parlamento Europeo sobre comercio internacional.

 “Todavía no tenemos una cuenta bancaria, por lo que aún no tenemos un presupuesto [para la fundación]”, dice Pargneaux, y agrega que espera que algún día financie a las ONG que trabajan con inmigrantes en España, Italia, con las escuelas en Túnez meridional y con proyectos de integración en Marruecos.

“Tenemos fuertes intereses comunes y especialmente con respecto a temas de inmigración y seguridad, como la radicalización y el terrorismo”, dijo Lalonde cuando se le pidió que describiera la importancia de las relaciones entre Marruecos y la UE. “Tenemos que demostrar sobre el terreno que los pueblos del Sáhara Occidental se benefician del acuerdo comercial”, agregó.

Debido a que ella es la eurodiputada líder para el acuerdo comercial, sus opiniones configurarán la posición general del Parlamento Europeo. El acuerdo busca reducir los aranceles para productos como los tomates y los aceites de pescado originarios del territorio en disputa.

Sin embargo, el hecho de que Lalonde sea miembro de la junta directiva de EuroMedA ha planteado dudas sobre su neutralidad como ponente en un expediente de tanta importancia. Aunque no figura en la lista oficial de miembros debido a problemas administrativos, aparentemente, la oficina de Lalonde manifestó a EUobserver que ella también forma parte del intergrupo sobre el Sahara Occidental en el Parlamento.

La rumana Romana-Nicole Manescu, eurodiputada de centro-derecha, y la liberal belga Frédérique Ries, también están en la junta de la Fundación EuroMedA.

El Tribunal y el consentimiento

Por su riqueza pesquera y sus fosfatos, la UE y Marruecos habían estado explotando el territorio ocupado de Sahara Occidental durante décadas hasta que el Tribunal de Justicia Europeo declaró ilegales estas actividades.

El Sáhara Occidental está dividido por un muro defensivo de 2.700 kilómetros, erigido por el ejército marroquí. Algunos saharauis viven en la zona controlada por Marruecos, mientras que otros viven en desolados campos de refugiados en Argelia.

La sentencia del Tribunal de Justicia Europeo ha complicado las negociaciones comerciales porque significa que la Comisión Europea debe obtener primero el consentimiento del pueblo saharaui antes de llegar a un acuerdo con Rabat.

Como parte de esa tarea, la Comisión afirma haber consultado a unas 112 organizaciones en Marruecos. “Entre esas [112] organizaciones figuraba nuestra propia organización, de modo que, por supuesto, se encendió de inmediato una luz roja dado que no participamos en el ejercicio de consulta”, afirma Sara Eyckmans de Western Sahara Resource Watch (Observatorio de Recursos del Sáhara Occidental), una ONG con sede en el Reino Unido. .

Eyckmans dice que la Comisión, en realidad, solo habló con 18 grupos, entre ellos la  empresa minera mayor de Marruecos, el Grupo OCP.

Y Lalonde en persona condujo un pequeño grupo de eurodiputados a Marruecos para realizar un ejercicio similar en septiembre. Pero ahí las cosas se pusieron feas cuando la policía marroquí maltrató a unos activistas saharauis por haber hablado con una de l@s eurodiputad@s, la finlandesa verde Heidi Hautala.

“Todo esto sucedió mientras la delegación del Parlamento Europeo disfrutaba de una suntuosa comida ofrecida por las autoridades locales marroquíes”, escribió Hautala en un artículo de opinión de EUobserver..

Para enturbiar aún más las aguas, desde entonces los servicios legales del Parlamento Europeo han puesto en duda si se obtuvo realmente el consentimiento de los saharauis.

Otro objeto de controversia, las conversaciones comerciales de la Comisión Europea con Marruecos se limitan a la parte del Sáhara Occidental bajo control marroquí, excluyendo a un tercio del territorio. Lo cual significa que si el acuerdo comercial se lleva a cabo, la reducción de los aranceles no se aplicará a las zonas liberadas del Sáhara Occidental.

 “Sería como si la UE negociara un acuerdo comercial con Nueva Zelanda para Australia y solo lo aplicara a Tasmania”, según el Observatorio de Recursos del Sáhara Occidental.

Enmiendas hostiles

Mientras tanto, las cuatro comisiones del Parlamento Europeo que trabajan en el informe de diciembre también están sintiendo la presión marroquí.

El mes pasado, el embajador de Marruecos en Austria, Lotfi Bouchaara, emitió una advertencia a los eurodiputados que forman parte de la comisión de agricoltura del Parlamento. Dichos eurodiputados debían votar el documento de posición que se incorpora en la votación del pacto comercial.

En una carta, vista por EUobserver, Bouchaara describía decenas de sus enmiendas, presentadas por todos los grupos políticos, como “hostiles” y con motivaciones políticas. Y advertía que la relación entre la UE y Marruecos estaba en riesgo de deteriorarse, sugiriendo que está en juego la lucha de Rabat contra el terrorismo, los flujos migratorios y los problemas de seguridad en beneficio de la UE.

La amenaza de Bouchaara podría haber dado sus frutos.

La semana pasada, la comision votó a favor de prorrogar el acuerdo comercial sobre la agricultura, independientemente de la cuestión del Sáhara Occidental, lo que plantea dudas sobre el objetivo declarado del Parlamento Europeo de defender los derechos humanos de las minorías en todo el mundo.

El eurodiputado austriaco ecologista Thomas Waitz, miembro de la Comisión de Agricultura, dijo que ahora parece cada vez más probable que el informe final de diciembre también sea favorable a Marruecos.

Waitz afirmó que aceptar permitir que los agricultores marroquíes en el territorio en disputa vendan sus productos en Europa establecería las bases para acuerdos posteriores mucho mayores y más lucrativos sobre la pesca.

 “Hay un gran interés de los buques de arrastre y las empresas francesas y españolas por obtener estos derechos de pesca. Ya hay acuerdos en trámite entre Marruecos y dichas empresas francesas y españolas sobre la pesca de arrastre en estos caladeros”, afirmó.

Lo que significa que Marruecos podría volver a recibir en el futuro millones de fondos de la UE cada año a cambio de permitir que los pesqueros europeos faenen en una costa que no pertenece a Marruecos.

ACTUALIZACIONES

1-Este artículo se actualizó a las 16:55 del 23 de noviembre de 2018 para agregar un comentario de la oficina de la eurodiputada Lalonde de que también es miembro del intergrupo del parlamento del Sáhara Occidental.

2-El 29 de noviembre, Patricia Lalonde anunció que dimitía del consejo de administración de la Fundación EuroMedA.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_19401.jpg

 





Courtesy of Tlaxcala
Source: https://euobserver.com/investigations/143426
Publication date of original article: 23/11/2018
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=24795

 

Tags: Hill+Knwolton StrategiesFundación EuroMedACabildeo majzenianoLobby marroquí BruselasPatricia LalondeGilles PargneauxSlaheddine MezzouarSahara occidental ocupadoOcupación marroquíAcuerdos UE-MarruecosDerechos pueblo saharaui
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.