TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 13/12/2018 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 ABYA YALA 
ABYA YALA / Chile: “Jefe no le pegue más, está embarazada”
Una mujer, la dictadura y un bebé que nunca apareció
Date of publication at Tlaxcala: 11/09/2018

Chile: “Jefe no le pegue más, está embarazada”
Una mujer, la dictadura y un bebé que nunca apareció

Daniel Labbé Yáñez

 

“Se me dijo que había muerto, pero nunca nos entregaron el cuerpo. Tampoco nos dieron un certificado de defunción”, relata ‘Chany’, quien en agosto pasado decidió recurrir a la Justicia para encontrar a los responsables de la detención y torturas que -asegura- terminaron con la vida de una hija en camino que hoy tendría 30 años.

La conmemoración de este 11 de septiembre tiene un amargor más agudo que en otros años. Se realiza tras una seguidilla de otorgamientos de beneficios carcelarios por parte de la Corte Suprema a criminales de lesa humanidad presos en el Penal de Punta Peuco, principalmente el de la libertad condicional.

Esto ha reabierto una herida en las organizaciones de familiares de víctimas de la dictadura cívico-militar, quienes rechazan estos privilegios, básicamente porque quienes se han visto beneficiados no han mostrado una mínima cuota de arrepentimiento por los crímenes cometidos y menos han colaborado con información para el hallazgo de justicia y verdad. Del otro lado, el de los familiares de los agentes represores, se apela a un gesto humanitario para con los privados de libertad que están enfermos o en avanzada edad. Una petición a la que -como era de esperar- se han sumado sectores de la extrema derecha, personificada en sus parlamentarios y ministros de Estado.

A este doloroso debate se ha sumado el infame desprecio justamente del ex ministro de las Culturas del gobierno de Sebastián Piñera, Mauricio Rojas, quien en un libro publicado en 2015 junto al escritor y ahora Canciller Roberto Ampuero, calificó al Museo de la Memoria como un “montaje cuyo propósito, que sin duda logra, es impactar al espectador, dejarlo atónito, impedirle razonar”. Junto a eso, agregó: “Es un uso desvergonzado y mentiroso de una tragedia nacional que a tantos nos tocó tan dura y directamente”.



Acto de desagravio en Museo de la Memoria

 

Este hecho significó un revés para el mandato de Piñera, quien decidió sacarlo del gabinete, pero no sin antes reflotar su idea de crear un Museo de la Democracia para dejar tranquila a la derecha más reaccionaria, frente al masivo apoyo político y social que recibió aquel que recuerda las bestiales violaciones a los Derechos Humanos ocurridas entre 1973 y 1990.

Una idea que ha tomado fuerza y a la cual Politika desea ‘colaborar’ relatando la historia de una persona inocente que, además de ser privada de libertad injustamente, fue torturada mientras estaba embarazada y el bebé que tuvo en su vientre hecho desaparecer hasta el día de hoy. Una historia ocurrida hace ya 30 años, en 1988, y en donde la libertad, la familia y la vida del que está por nacer fueron bestialmente ignorados.

“Creo poder reconocer los rostros de quienes me secuestraron”

Chany, como la conocen sus cercanos, se encontraba en su hogar de la comuna de El Bosque cuando un grupo de agentes de civil irrumpió en su hogar. Era opositora a la dictadura y participaba en el Partido Socialista. “Como me negué a acompañarlos me dijeron que si no lo hacía irían a matar a mi hermana con mis sobrinos, menores de edad, ellos vivían a la vuelta de mi casa”, recuerda. Decidió ir con ellos hasta el domicilio de su hermana, donde se encontró con un gran despliegue de personas que portaban armamento, pistolas y metralletas. Las comenzaron a interrogar a ambas, a preguntarles por la familia Bravo -propietaria de ese inmueble-, específicamente por Patricia Bravo Solís y sus hermanos Edith y Rubén. Patricia era militante de la Juventud Comunista y dirigente social con activa participación en la oposición al régimen de Pinochet.

“Me preguntaban dónde vivían y qué hacían, entre golpes, insultos y amenazas; me decían que ella era terrorista y comunista. Yo conocía a Patricia porque éramos del mismo barrio, pero no sabía donde vivía ahora que la buscaban. Me apuntaban con las metralletas. Estuvimos dentro de la casa de mi hermana por aproximadamente 30 minutos”, relata Chany.

Para entonces Chany, de iniciales S.Z.V, tenía 17 años y 7 meses de embarazo. Su historia es hoy parte de un relato que la mujer decidió en agosto pasado entregar a la Corte de Apelaciones de San Miguel, con el objetivo de que se persiga a los responsables de un episodio que tendría para ella y su bebé en gestación un impensado y dramático desenlace. 

“Me subieron a golpes de puños a un vehículo, era un vehículo blanco, como una furgoneta con tres corridas de asientos. Allí me golpeaban e insultaban, yo tenía siete meses de embarazo. El chofer dijo ‘jefe, no le pegue más, dése cuenta que está embarazada'”, narra Chany. En un momento escuchó que desde atrás del automóvil le susurraron con una voz quejumbrosa: ‘Chany, dile’. Reconoció la voz de un vecino, René Miranda, “el Rana”. “Como volví la cabeza para mirarlos me empezaron a golpear con más violencia. Nunca me vendaron ni esposaron, era difícil que pudiera hacer algo como escapar. El que más me golpeaba era el que le decían ‘jefe’. Creo poder reconocer los rostros de quienes me secuestraron”, sostiene hoy la mujer.

Patricia Bravo Solís fue finalmente detenida junto a su familia pocas horas después por personal de Investigaciones y brutalmente torturada. 

“Se me dijo que había muerto, pero nunca nos entregaron el cuerpo”

Chany describe todo lo vivido como “terrorífico”. Luego de ser liberada decidió llegar hasta la Vicaría de la Solidaridad, consiguiendo que se interpusiera un recurso de amparo en su favor. 

A fines de mayo de 1988 ingresó al Hospital El Pino por complicaciones en su embarazo. “Estas dificultades tenían causa directa con mi detención y la golpiza que había recibido, pues antes era un embarazo normal”, asegura. La ingresaron de urgencia. Antes de parir, estuvo en el recinto hospitalario alrededor de 13 días.

 

Así relata hoy Chany lo que vino después: “El 11 de junio di a luz a mi bebé, que era de sexo femenino. Luego se me dijo que había muerto, pero nunca nos entregaron el cuerpo. Tampoco nos dieron un certificado de defunción. Todo esto a pesar de los múltiples requerimientos que les formulé”.

El abogado Roberto Ávila Toledo, quien patrocina la acción judicial presentada por la mujer, plantea que solo se requiere de “voluntad judicial” para poder llegar a esclarecer los hechos y sancionar a los responsables. “Lo del bebé es muy oscuro y sugerente, no puede quedar en la impunidad, no hay razón que explique la no entrega del cuerpo o al menos el certificado de defunción”, concluye. 





Courtesy of Politika.cl
Source: http://www.politika.cl/2018/09/11/jefe-no-le-pegue-mas-esta-embarazada-una-mujer-la-dictadura-y-un-bebe-que-nunca-aparecio/
Publication date of original article: 11/09/2018
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=24050

 

Tags: Dictadura pinochetistaChileTorturaDesaparaciones forzadasAbya YalaAbya Yala
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.