TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı la internacia reto de tradukistoj por la lingva diverso

 21/05/2018 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 UMMA 
UMMA / Elecciones parlamentarias libanesas: : los líderes comunitarios mantienen su preponderancia
Date of publication at Tlaxcala: 12/05/2018
Original: الانتخابات النيابية اللبنانية: قبضة زعماء الطوائف المحكمة

Elecciones parlamentarias libanesas: : los líderes comunitarios mantienen su preponderancia

Aljumhuriya الجمهورية

Translated by  Ana Abarquero

 

Es cierto que las elecciones al parlamento libanés que tuvieron lugar el pasado seis de mayo aportan nuevos datos, desde el punto de vista de las cuotas de los bloques políticos, de los escaños, de las alianzas que han dado lugar a esas cuotas y las alianzas que pueden resultar de ellas. Sin embargo, afirmar que no suponen nada nuevo también es, al mismo tiempo, cierto si las analizamos desde otra perspectiva relacionada con la forma en la que las fuerzas políticas gestionan el país, al menos desde el Acuerdo de Taif y quizás, también desde la independencia de Líbano.

Las elecciones, que se han retrasado alrededor de cinco años por en apariencia la falta de acuerdo sobre una ley electoral y en realidad por esperar a ver qué iba a pasar con Siria y la región, han sido testigos del sistema proporcional por primera vez en la historia de Líbano, lo que ha abierto la puerta a fuerzas políticas minoritarias que no podían tener representación en el parlamento bajo la ley anterior. Asimismo, estas elecciones han sido testigo de la presencia de nuevos competidores con fuerzas que tradicionalmente han gobernado Líbano, con la presencia de bloques de la sociedad civil independientes de los líderes de las comunidades religiosas y de los partidos tradicionales, y de cómo han entrado en el terreno para competir por escaños de numerosas circunscripciones.

 

En lo que a resultados se refiere, estas elecciones han venido a afianzar el creciente control de Hezbolá y sus aliados de las articulaciones del poder en Líbano y han reflejado el retroceso del papel y de la presencia del Movimiento del Futuro, el mayor representante de la comunidad suní en el sistema político libanés. En las elecciones de 2009, este partido había alcanzado 33 escaños, mientras que en estos recientes comicios, según los resultados semioficiales declarados por del ministro del interior, Nohad Machnouk, serían de 21 escaños, de forma que numerosos escaños específicos para la comunidad suní se habrían perdido en beneficio de los aliados de Hezbolá en algunas circunscripciones y en especial, la circunscripción primera de Beirut, baluarte histórico de la comunidad suní. Respecto a la alianza entre Hezbolá y Amal, han conseguido todos los escaños específicos para los chiíes en todo el país, salvo un escaño en Biblos. En relación a sus alianzas con otras confesiones y otros bloques, ha alcanzado alrededor del 55% de los escaños del parlamento libanés, es decir, que tienen la mayoría parlamentaria, lo que les capacita para formar gobierno por su cuenta, en caso de que no haya éxito al formar un gobierno de unidad nacional, algo que podría suceder, tal y como insinuó el presidente libanés Michel Aoun.

El Movimiento Patriótico Libre, liderado por Michel Aoun y su yerno Gebran Bassil, es una de las fuerzas políticas que han sufrido un revés en estas elecciones haciendo frente al aumento de representación de las Fuerzas libanesas lideradas por Samir Geagea con el Movimiento Marada manteniendo el liderazgo de Suleiman Frangieh en sus posiciones. De todas formas, este retroceso no amenaza la posición del Movimiento Patriótico Libre en la configuración que gobierna en Líbano a corto plazo, ya que el movimiento es aliado del vencedor Hezbolá. No obstante, sí amenaza su posición, primero dentro del grupo cristiano y después en todo Líbano a largo plazo, lo que quizás pueda obligarlo a tener que rendir cuentas en varias asuntos.

Respecto a los drusos, Walid Jumblat ha mantenido su liderazgo y su bloque ha ganado la mayoría de los escaños drusos, quien se abstuvo de ser candidato a las elecciones, tomando su puesto su hijo Taimur, heredando el escaño para afirmar así el liderazgo familiar. Los miembros y aliados de otras confesiones del partido “jumblático progresista socialista” van a tener también presencia en el parlamento, aprovechándose de las alianzas electorales en listas conjuntas con el partido Amal y Hezbolá, lo que puede significar mucho durante la próxima etapa, a pesar de que estas alianzas son solo electorales y no significan, hasta este momento, que Jumblat cambie su postura respecto a importantes asuntos en los que discrepa con Hezbolá.

 

A la hora de anunciar los primeros resultados de las elecciones, al día siguiente de su celebración, parecía que se abría una importante brecha en el control de los líderes tradicionales, ya que representantes de la sociedad civil libanesa habían conseguido dos escaños en la segunda circunscripción de Beirut, el primer escaño para la periodista Paula Yacobian y el segundo para la activista Joumana Haddad. Sin embargo, en un recuento tras un error técnico llevó a retirar el escaño a Haddad lo que empujó a activistas libaneses a manifestarse delante del Ministerio del Interior exigiendo un recuento. La misma Joumana Haddad ha anunciado que va a impugnar los resultados electorales por fraude.

La Asociación Libanesa por unas Elecciones Democráticas anunció el lunes siete de mayo que los observadores habían detectado más de 900 irregularidades durante el proceso de votación que iban desde no respetar la jornada de silencio electoral al uso de la violencia directa, pasando por no cumplir con los requisitos de confidencialidad necesarios para un correcto proceso electoral,  falta de equipamiento en los centros de votación para que personas con diversidad funcional pudiesen ejercer su derecho al voto, intimidación y malos tratos por parte de elementos de la seguridad pública y la compra de votos.

En el año 2009, la alianza que cosechó la mayoría parlamentaria fue la del “14 de Marzo”, opositora a Hezbolá y al régimen sirio, con el Movimiento del Futuro en su centro. Sin embargo, esta alianza se fue rompiendo junto con la escalada de poder de Hezbolá y el eje regional asadí e iraní relacionado con él. La realidad es que alcanzar esa mayoría por parte de la “Alianza del 14 de Marzo” no impidió el creciente control del poder de las armas que Hezbolá tiene en Líbano.

Hoy, las Alianzas del 14 de Marzo y del 8 de Marzo son cosa del pasado, porque hay que tener en cuenta que las diferencias sobre importantes asuntos, relacionados con las armas de Hezbolá, su papel en la guerra siria, su posición regional, el efecto que tiene sobre Líbano y su seguridad, y su lugar en la política internacional, no han sido los principales asuntos en la campaña electoral de la mayoría de los rivales de Hezbolá, lo que es un indicador de que Líbano, en general, asume la particularidad de Hezbolá en estas cuestiones y la incapacidad de cualquier actor interno libanés de tratar a fondo este asunto de forma efectiva.

Los momentos que siguieron al anuncio de los primeros resultados han permitido ver con claridad la realidad profunda de los resultados electorales. Los seguidores de Hezbolá se echaron a las calles de Beirut anunciando que las elecciones estaban en manos de su partido y su confesión religiosa, a través de claros lemas que no dejaban lugar a la interpretación, llegando a enarbolar las banderas de Hezbolá y del movimiento Amal sobre la estatua de Rafiq Hariri en Beirut, en una brutal y directa expresión del significado del retroceso del Movimiento del Futuro en Beirut ante Hezbolá y sus aliados.

Este significado se completa con la vuelta a escena de una de las caras más destacadas del control del régimen sirio sobre Líbano, encabezado por el general Yamil Alsayed, uno de los sospechosos del magnicidio de Rafiq Hariri, que hoy es diputado en el parlamento libanés, en un escenario que supone un aumento del poder de Hezbolá y sus armas sobre la vida política libanesa.

Parece que las elecciones libanesas han dado lugar a todos estos nuevos cambios, sin embargo, la vieja constante es el control casi total de los líderes de las distintas confesiones, los príncipes de la guerra y los cabecillas tradicionales que siguen controlando la vida de los libaneses a través de redes clientelistas, la movilización sectaria, el domino de las armas y las alianzas regionales e internacionales. Esto es lo que resuena en la pérdida de fe de la mayoría de los libaneses en su capacidad de cambiar las cosas a través de los instrumentos que su régimen político les concede, de hecho, el índice de participación en estas elecciones ha sido de un 49,2%, menos de la mitad.

Con la llegada de movimientos de la sociedad civil, al menos a un escaño, y su persistencia en el activismo a través de los medios disponibles, quizás haya un brillo de esperanza en el horizonte libanés. Tomarse a la ligera los fraudes, las ilegalidades, el uso de la violencia y el discurso del odio en un ambiente regional e internacional que permite que se cometan genocidios a unos pocos kilómetros de Líbano y a manos de aliados de la nueva mayoría parlamentaria libanesa, puede ser suficiente para acabar con cualquier esperanza a corto plazo.

Seguidores de la activista y escritora Joumana Haddad muestran pancartas durante una manifestación frente al Ministerio del Interior en Beirut (Líbano). Foto EFE/ Nabil Mounzer

 





Courtesy of Tlaxcala
Source: https://tinyurl.com/yarnzjx2
Publication date of original article: 08/05/2018
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=23370

 

Tags: Elecciones legislativas Líbano 2018Líbano 2018
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.