TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı la internacia reto de tradukistoj por la lingva diverso

 23/07/2018 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 UMMA 
UMMA / Siria: La legitimidad de reclutar ocupantes
Date of publication at Tlaxcala: 04/05/2018
Original: شرعية استقدام المحتلين

Siria: La legitimidad de reclutar ocupantes

Salameh Kaileh سلامة كيلة

Translated by  Ana Abarquero

 

Rusia insiste que su presencia en Siria es legítima, porque ha acudido a petición del régimen sirio, al que también considera legítimo. A pesar de que solicitar una intervención externa, mientras la lucha es con el pueblo, sea de todos modos ilegítima, la situación es más evidente en Siria. ¿Se puede hablar de legitimidad del régimen después de plantarle cara a una revolución que incluyó a la mayor parte de las regiones de Siria y con un gran parte del pueblo implicado? ¿Acaso la revolución no es lo que rompe la legitimidad del régimen? Por consiguiente, ¿acaso hay alguna decisión o ley promulgada por el régimen que sea legítima?

 

Putin y Asad, por Emad Hayyay

La revolución se rebeló contra el régimen y acabó con su legitimidad. Eso es lo que ha sucedido en Siria, por lo tanto, ya no hay legitimidad posible que nos permita analizar la intervención, así que toda intervención se convierte en una ocupación. ¿Cuándo tuvo lugar dicha intervención? Solo después de que el régimen empezase a derrumbarse, es decir, cuando estaba a punto de ser derrocado, algo que los iraníes han repetido una y otra vez al declarar que fueron ellos quienes evitaron la caída del régimen sirio, y así lo repitieron también los rusos al declarar lo mismo. Por lo tanto, “la invitación” a intervenir apareció cuando el régimen se desplomaba y perdía su capacidad de gobernar.

Hasta finales del año 2012, estaba claro que el conflicto todavía era una cuestión  interna, puesto que el movimiento popular pacífico y el militar fueron los que hicieron retroceder a las fuerzas del régimen y les hicieron reconocer que la situación requería una solución política, como pidió Faruq Asharaa a finales de 2012, quien afirmó que el conflicto sufría tal virulencia, que ni el régimen ni la oposición podían zanjarlo. Por eso, había que recurrir a una solución política. Por aquel entonces, el conflicto era entre el pueblo y el régimen, quien era incapaz de solucionarlo y parecía que estaba a punto de ser derrocado, o que se veía obligado a hallar una solución política que constituyese un período de transición, en medio de este “equilibrio de fuerzas” por un lado y la sensación de incapacidad del régimen por resolver la situación por otro. Lo que significa que al régimen no le queda ya legitimidad alguna con la que argumentar. En otro artículo, de quien os escribe estas líneas, apuntaba que Irán fue quien le insufló fuerza e impuso la permanencia de Bashar al Asad (quien quería irse, como afirmó Irán). Es decir, que la intervención iraní fue lo que permitió que el régimen continuase, y no su legitimidad interna.

Mientras Irán era incapaz de proteger al régimen sirio, intervino Rusia, siendo esta quién evitó la caída del régimen, como ella afirmó. Fue Irán quien la invitó al sentir que su posición se debilitaba. Previa a la intervención rusa, vino la firma de un acuerdo entre al Asad, quien fue llevado a Rusia, y Putin. Un acuerdo que en realidad era un instrumento de ocupación, que estipulaba la presencia en Siria de bases militares rusas durante 49 años, con posibilidad de renovación por otros 25 años. Así que Rusia vino como potencia ocupante y no solo como un apoyo al régimen sirio. Eso es lo que el presidente ruso, Vladimir Putin, afirmó al confirmar una presencia militar, estable y a largo plazo en Siria.

No he querido hacer referencia a la legitimidad que el régimen tomó por la fuerza, ni a la imposición de que el poder fuese heredado de padres a hijos, ya que “su legitimidad” vino dada por la situación de “estabilidad” que encontró en Siria años anteriores, antes de convertirse en una mafia de gobernantes que saquearon al pueblo, imponiendo una revolución. Sin embargo, las elecciones de 2014 mostraron que la mayor parte de Siria estaba fuera del control del régimen y que no hubo una participación de más del 10% de la población. Por lo tanto, ¿cómo se puede afirmar la legitimidad de un régimen que no ha sido elegido y que ha hecho frente a una revolución popular amplísima?

Lo que los rusos repiten es solo para justificar su ocupación de Siria, aferrados a “una legitimidad excesivamente formal”, mientras son los únicos que creen que su presencia es la única que es legítima, que el instrumento de ocupación que firmó el régimen es legítimo y que solo ellos son los que pueden permanecer en Siria.

Rusia ocupa Siria, sin que haya en su presencia atisbo de legitimidad, y ahora Siria es objeto de múltiples ocupaciones.

 





Courtesy of Tlaxcala
Source: https://tinyurl.com/y6twoxpf
Publication date of original article: 03/05/2018
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=23320

 

Tags: Rusia en SiriaGuerra de SiriaBashar El AsadPutinIrán
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.