TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 23/09/2018 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 UMMA 
UMMA / Jordania, en período de transición entre dos sistemas internacionales
Date of publication at Tlaxcala: 30/04/2018
Original: الأردن في مرحلة الانتقال بين نظامين دوليين

Jordania, en período de transición entre dos sistemas internacionales

Safaa Bataineh صفاء بطاينة

Translated by  Ana Abarquero

 

¿Cómo se ve afectado un pequeño país por los cambios regionales e internacionales? Una lectura de la trayectoria de Jordania a este respecto desde los años 80 del pasado siglo.

 

Hilda Hayari - Jordania

En un período de transición global de un orden mundial bipolar a uno multipolar del que vemos en la actualidad sus repercusiones, los países han pasado por cambios que reflejan las diferentes etapas de esta lenta transición, y dado que Jordania es un país pequeño y dependiente, se ve afectado por ella. En la pasada década de los años 70, durante la época del petróleo, Jordania vivía un período de relativa próspera estabilidad dadas las ayudas que venían de los países del Golfo y los empleos de los jordanos en dichos países. Hasta que la situación global y regional comenzó a cambiar, el precio del petróleo cayó, las remesas desde el extranjero disminuyeron y se redujeron las ayudas, lo que afectó de forma directa a las economías vulnerables como la jordana. De esta forma, comenzaron en los años 80  una serie de graves crisis económicas en Jordania que culminaron con una grave crisis que condujo a la caída del precio del dinar al cambio.

Las causas de esa crisis económica no fueron locales, sino que eran el reflejo de factores externos, lo que a Jordania siempre afectaba más que los factores internos. La economía siempre dependía del exterior, sobre todo en el período del petróleo y el fin de la fase de desarrollo local, una década antes. Durante el reinado de Hussein, Jordania desempeñó un papel regional que hacía que cualquier cambio político a nivel regional afectase de forma directa a la política y economía jordana. Desde la causa palestina, a la guerra entre Irán e Iraq, acontecimientos que fueron los que más afectaron a esa crisis económica. En 1982 hubo una iniciativa de EEUU para establecer una autogobierno en Cisjordania vinculado a Jordania, lo que empujó al rey Hussein a financiar proyectos de desarrollo en Cisjordania durante años, como paso previo para recuperar Cisjordania de la OLP. Esto supuso una dura carga para la economía jordana sin que diera los frutos esperados y Yasser Arafat respondió a esta iniciativa con una intifada que terminó con los sueños del monarca jordano sobre Cisjordania, lo que le obligó a romper con las relaciones administrativas y legales con dicha zona en 1988. Esta pérdida fue uno de los factores que condujeron a la crisis económica, además del fin de la guerra de Irán e Iraq, que impactó de forma negativa en el sector de transportes jordano, un sector que en aquel momento era próspero. La huelga de camioneros en la ciudad de Maan tras la subida del precio de los carburantes y el daño que había sufrido su trabajo fueron el preámbulo directo de la protestas populares de abril de 1989. Así como la frustración del aparato estatal burocrático por el fracaso de la política exterior del rey Hussein, dio como resultado una “transición democrática”, la puesta en marcha de las libertades y la vuelta de los partidos políticos.

El aislamiento económico de Jordania a principios de los años 90 del pasado siglo, la sucesivas crisis y el fracaso político regional fueron los factores que obligaron a las autoridades a ofrecer a la sociedad concesiones en lo democrático, para que la sociedad compartiese parte de esas cargas. Sin embargo, “la transición democrática” siguió bajo el control del régimen y sus aparatos burocráticos lo que vació de contenido dicha transición. Es cierto que se recuperó  la actividad parlamentaria, pero en aquella ocasión bajo lo establecido por los servicios de seguridad del estado.

Esa fue el primer giro en el período de transición en Jordania en el que el régimen intentó reformarse a través de medidas democráticas que no se mantuvieron y que terminaron con un parlamento débil y un sistema electoral deficiente, a saber, el sistema de voto único, que vació totalmente las elecciones parlamentarias de su contenido político y contribuyó a la fragmentación social.

Con el fin de este giro, a finales del siglo pasado, comenzó una nuevo período con las promesas de “paz” y “bienestar” en la región. Se prescindió de los burócratas y se entregó la gestión del país a los neoliberales. Esta etapa se basó en la venta y la privatización de las propiedades del estado, tales como instituciones, empresas y tierras, se liberalizaron los precios, se eliminaron las subvenciones, se desmantelaron las instituciones gubernamentales y se crearon organismos paralelos alternativos fuera del control parlamentario, se llevaron acabo reformas en la constitución que representaron un retroceso respecto a los logros democráticos mencionados. Esta etapa se caracterizó por el caos en las ideas políticas y en los proyectos. El sistema económico neoliberal no tuvo éxito a la hora de consolidar un sistema capitalista estable y de desarrollo tecnológico como había sido promovido, sino que se intercalaron crisis económicas y sociales, huelgas, manifestaciones y movimientos de protestas de diferente índole como obreras, regionales y populares, de forma que los organismos del estado se debilitaron y se fragmentaron, al ser incapaces de gestionar los servicios públicos con la anterior eficiencia. Asimismo, las fuerzas políticas y populares se debilitaron y por lo tanto se normalizó el aislamiento político, que reflejaba el fracaso en la gestión de las relaciones exteriores, por un lado, y el deseo internacional de presionar a Jordania  para aprobar proyectos internacionales, por otro. Parece que esta fase está a punto de concluir.

¿Estará la siguiente etapa conducida por los aparatos burocráticos del estado, los de seguridad y los militares , que son los únicos presentes y que han conservado algo de su poder, de su solidez y de su función, a pesar los factores que los han debilitado? Sobre todo porque el orden mundial en conjunto está en constante cambio y parece trasladarse, con un paso bien definido, de una bipolaridad a una multipolaridad.





Courtesy of Tlaxcala
Source: https://tinyurl.com/y7l4ws8v
Publication date of original article: 25/03/2018
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=23294

 

Tags: JordaniaRegímenes árabesPolíticas económicasPrivatizaciones
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.