TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı la internacia reto de tradukistoj por la lingva diverso

 19/06/2018 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 AFRICA 
AFRICA / Sí existe un feminismo saharaui
Date of publication at Tlaxcala: 09/03/2018
Translations available: Italiano 

Sí existe un feminismo saharaui

Lehdía Mohamed Dafa لهدية محمد دافة

 

Mañana es el futuro, y yo lo veo con optimismo.

Hace unos años cuestioné la existencia de un feminismo saharaui. He expresado en más de una ocasión que los cambios y logros que se consiguieron en la situación de la mujer saharaui durante los primeros años revolucionarios de combate por la liberación y la independencia se han ido destiñendo gradualmente de forma injustificable, hasta llegar a la situación actual. He manifestado además que organizaciones como la Unión Nacional de Mujeres Saharauis (UNMS) y la representación de la mujer en instituciones como el Parlamento o el Secretariado Nacional son meras correas de transmisión de la política monolítica del Frente Polisario o una fachada colorista, en ningún caso activas representantes o portavoces de los derechos inalienables de la mujer saharaui en su lucha por la igualdad y por la mejora de las condiciones de vida, en el marco de la exigencia del cumplimiento de las resoluciones de Naciones Unidas.

Mis argumentos se basan en la evidencia. En estos 40 años aquella organización integrada en el Frente y esta elite de mujeres, que han ostentado cargos de segundo nivel, han sido incapaces de incorporar en sus agendas y programas de acción ni un solo proyecto político, legislativo o social que tenga como objetivo conseguir la plena igualdad, al menos jurídica, para las mujeres. Consecuencia de ello es que actualmente somos una de las raras excepciones que no tiene un código de familia o un estatuto de derechos civiles similar al menos al de otros países del mundo árabe musulmán.



Tasnim Baghdadi

Y sin embargo, y aunque no exista ninguna organización que puede ser calificada como feminista todavía, hoy si se puede decir con orgullo que existe un feminismo saharaui. En los últimos años, y especialmente a lo largo del año 2017, en las redes sociales han ido apareciendo un conjunto de perfiles de mujeres saharauis, jóvenes, libres, rebeldes, que con distintas sensibilidades y planteamientos han ido dejando un reguero de comentarios y declaraciones inequívocamente feministas. Han ido constituyendo grupos e intercambiando información hasta lograr crear un espacio de encuentro y debate, independiente y plural, donde coincidir con otras mujeres valientes, que ya nunca aceptarán la sumisión y que, con altibajos, muestran día a día su firme compromiso en la lucha por la igualdad, por las oportunidades y por mayores cotas de poder para las mujeres.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_18106.jpg

Jóvenes mujeres como: Mena Souilem, Lehdía Albarbuchi, Najla Mohamed, Emgaili Jatri, Minetu Errer, Hurria Salama, Tfarrah, Aichatu, Asria Mohamed, entre otras, y páginas como “Desmaquillando tabúes” (en español) “Hacia una conciencia feminista iluminadora” (en árabe: نحو وعي نسوي مستنير) o las recientemente celebradas primeras jornadas de “Feminismos Saharauis” en Zaragoza, son ejemplos punteros de un movimiento que ha salido a la palestra y está deconstruyendo el manido discurso oficial, que a lo largo de estos años había monopolizado y exportado una imagen idílica de la mujer saharaui, que nada tiene que ver con la cruda y dura realidad. 

  

Estas jóvenes activistas son un ejemplo de valentía, conocimientos, experiencias y sentido común. Reivindican a diario que nuestra lucha por la igualdad no puede quedar subordinada ni esperar a la consecución de la independencia y la soberanía nacional. Sin miedos ni complejos, han puesto el acento en que los derechos que reivindicamos, no son un lujo, ni meros caprichos, son derechos humanos universales, necesarios para vivir con dignidad. La chispa se ha encendido y serán cada vez más las mujeres saharauis que exijan una legislación que impida la discriminación de la mujer, que ponga negro sobre blanco nuestros derechos que hoy permanecen en el limbo y que garantice su protección y libre ejercicio. Las mujeres saharauis nunca han hecho del victimismo su bandera de lucha, pero muchas ya están cansadas de seguir en la cárcel dorada de un relato épico y heroico, que ya es historia. Hoy tienen problemas acuciantes como la falta de autonomía económica, el matrimonio temprano como única salida vital, la dependencia de la autoridad masculina, la ausencia de un marco legal que regule el derecho al divorcio, la tutela de los hijos, la definición de la mayoría de edad, la edad mínima para contraer matrimonio, la herencia, la continuidad de una educación básica, secundaria y universitaria sin presiones para el abandono escolar, un marco legal y medios que permitan acceder a una salud sexual y reproductiva saludables.

Somos conscientes de que nuestra lucha no es fácil como no lo ha sido ninguna lucha feminista en el mundo. No podemos eludir que somos parte de un conflicto complejo donde la mayoría de las mujeres, que sacrifican su vida a la supervivencia y cuidado de su prole y de los ancianos, no han oído siquiera la palabra feminismo. Pero también sabemos que nuestra sociedad en el exilio, en los territorios ocupados y en la diáspora está sufriendo una acelerada y profunda transformación que podemos aprovechar como una ventana de oportunidad para seguir avanzando hacia un cambio a favor de nuestros derechos,  de la igualdad y de mejores condiciones de vida. Nuestra lucha no debería perder de perspectiva dos ejes fundamentales. El primero es la educación mas completa posible de las niñas como el pilar básico y garantía de su capacidad para adueñarse de su vida y decisiones, para ampliar el horizonte de sus oportunidades y para desarrollar sus propias ideas. Y, en segundo lugar, mantener un firme e irrenunciable compromiso con la paz y la solución negociada de un conflicto político del cual somos las principales víctimas. Apoyadas en la Resolución 1325 de Naciones Unidas debemos construirnos y reconocernos como sujeto político y exigir la participación directa y activa, desde una perspectiva de género, en todos los procesos de negociación o en cualquier tipo de iniciativa para la paz, la seguridad y el desarrollo de la región.

Nuestra lucha por la igualdad de la mujer es la mejor inversión en la construcción de una sociedad saharaui democrática, moderna y más justa; que, en definitiva, sólo será posible con la plena y activa integración de sus mujeres en todos los ámbitos de la vida social, económica y política.





Courtesy of Democracia Saharaui
Source: http://lehdiamohameddafa.blogspot.com/2018/03/si-existe-un-feminismo-saharaui.html
Publication date of original article: 07/03/2018
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=22937

 

Tags: Feministas saharauisMujeres saharauisRASDFrente PolisarioSahara occidental ocupadoOcupación marroquí
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.