TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı la internacia reto de tradukistoj por la lingva diverso

 23/07/2018 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 UMMA 
UMMA / Solo en un Estado democrático moderno las mujeres pueden alcanzar sus derechos: por qué no hemos participado en el Congreso de Sochi sobre Siria
Date of publication at Tlaxcala: 23/02/2018
Original: لا حقوق للنساء إلا في ظل الدولة الديموقراطية الحديثة
Translations available: English 

Solo en un Estado democrático moderno las mujeres pueden alcanzar sus derechos: por qué no hemos participado en el Congreso de Sochi sobre Siria

Maya al-Rahabi ميّة الرحبي

Translated by  Ana Abarquero

 

Una activista feminista occidental nos sugirió que “como movimiento político feminista que sois, tenéis que ir al Congreso (de diálogo nacional sirio) de Sochi”. Cuando le pregunté por qué, me dijo: “¿qué va a pasar si no hay mujeres? ¿qué pasa si ignoran los derechos de las mujeres en el comunicado final?”.

Creo que las entidades extranjeras que dirigen el régimen sirio se dieron cuenta de esta cuestión, de forma que movilizaron a varias mujeres, aunque creo, no estoy segura, que no superaron a las diez personas presentes en la sala. No obstante, esta cantidad fue suficiente para aplicar la política del régimen de maquillar su imagen con algunas mujeres, para que se diga que es un régimen laico y progresista.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_18018.jpg

Y así, se aconsejó garantizar en el comunicado final una frase de la que llevan veinte años haciendo propaganda: “la representación de las mujeres no debería ser menos del 30% en pos de la igualdad”, y que la llamada comisión constitucional añadiese nombres de algunas mujeres, aunque algunos nombres de esa comisión, hasta donde yo sé, desconocen el significado del término Constitución.

La cuestión más importante e ineludible aquí es ¿hasta dónde llega la relación del feminismo con las cuestiones nacionales? Muchas feministas occidentales creen que la lucha feminista es una lucha mundial que no entiende de fronteras ni de estados. No obstante, las feministas del Tercer Mundo siempre relacionan la lucha feminista con cuestiones relacionadas con la liberación nacional, tal y como expresó Nawal Saadawi al decir: “las mujeres se solidarizaron contra el colonialismo interno y externo, el político, el económico, el religioso, el racista, todos juntos. El colonialismo de la tierra, del cuerpo, de la razón. La liberación contiene tres liberaciones juntas: la tierra, el cuerpo y la razón. No se puede liberar a las mujeres, la mitad de la sociedad, en un contexto de ocupación y de colonialismo”. A lo que yo añadiría: o de opresión.

¿Cómo podemos hoy en día separar las demandas de derechos para la mujer de las demandas de nuestro pueblo de libertad y justicia? ¿Cómo podemos hablar de derechos de la mujer sin tener en cuenta las muertes, el desplazamiento forzoso de poblaciones, las torturas y el maltrato que sufre nuestro pueblo?¿Se puede hablar de derechos de la mujer en un régimen que ha asesinado, con diversos tipos de armas, a alrededor de un millón de sirios y sirias, en su mayoría civiles, y que ha supuesto siete millones de desplazados internos y cinco millones de refugiados, lo que supone la mitad de la población siria? Un régimen que ha saqueado y empobrecido al pueblo a lo largo de décadas, que ha detenido a cientos de miles y en el que decenas de miles han perecido bajo torturas en sus cárceles, tal y como demuestran fuentes documentales. Un régimen que ha empleado todas las formas de tortura, entre ellas la violencia sexual, en todas sus formas, contra las mujeres.

¿Acaso el feminismo busca un derecho abstracto que nada tiene que ver con los Derechos Humanos en general? ¿Pueden las mujeres alcanzar sus derechos bajo un régimen tirano, experto en vincular la tiranía política con la religión patriarcal?

La situación de las mujeres bajo este régimen, que se dice laico, que prohíbe dar licencia a cualquier organización feminista que demande los derechos de la mujer,no ha sido diferente de su situación bajo cualquier régimen religioso opresor.A lo largo deunos 50 años la situación no ha cambiado, con cientos de leyes discriminatorias hacia la mujer, a excepción de dos pequeños cambios en la ley de custodia que aumentaron la edad de custodia de los hijos, pero sin conceder ningún derecho de custodia a la madre, y dos pequeños cambios, poco importantes, en dos artículos del Código Penal relacionados con los crímenes de honor y con la pena por violación. La Constitución de 2012 consagra el derecho de las comunidades religiosas a tener sus propias leyes en el Estatuto Personal, leyes que siguen siendo discriminatorias hacia la mujer, que hacen distinciones entre mujeres en un mismo país.

Por no hablar de la situación de la mujer en centros de toma de decisiones, como mero adorno ineficaz y sin influencia, como el de vicepresidenta de la República, o ministra de un ministerio no soberano, o de impotentes diputadas en el Parlamento, que incluso apoyan por consenso que Siria mantenga reservas a la Convención sobre la Eliminación de toda forma de  Discriminación contra la Mujer (CEDAW por sus siglas en inglés). Votan contra sí mismas y contra sus intereses, aunque no creo que conociesen esta Convención o las reservas antes de la votación, ni creo que pudiesen expresar su desacuerdo, o sus propias reservas, aunque estuviesen familiarizadas con ella. Además de las vejaciones, las detenciones y las torturas por parte del régimen de miles de mujeres opositoras incluso antes de la revolución.

En definitiva, cualquier ciudadano, hombre o mujer, no puede alcanzar sus derechos bajo un régimen autoritario que, además, no valora la ley, ni su pueblo escoge a sus representantes. Un régimen en el que los poderes legislativos, ejecutivos y judiciales carecen de competencias claras. Un régimen en el que el pueblo vive bajo el control total de los aparatos de seguridad, hasta el punto de que pueden arruinarle la vida sin tener que rendir cuentas.

¿Cómo pueden las mujeres alcanzar sus derechos en un régimen así?

Además, el régimen que Sochi nos insta a aceptar es un régimen criminal contra su pueblo, sin precedentes en la historia contemporánea. ¿Se puede esperar de un régimen criminal como éste que conceda a las personas sus derechos, por el simple hecho de pedirlos?

La lucha feminista no se puede separar de la lucha democrática, y las mujeres no pueden alcanzar sus derechos lejos de un estado democrático moderno basado en la igualdad entre la ciudadanía, sin discriminación por razón de sexo, etnia, religión, lugar geográfico o cualquier otro motivo. Un estado neutral con todas las personas, un estado de derecho que iguala a hombres y mujeres, y criminaliza cualquier discriminación contra la mujer, con la garantía de una Constitución que asegura que los derechos de la mujer son fundamentales para erradicar todo tipo de discriminación, en la esfera política, legal, económica, social y cultural, y que garantiza que la participación de las mujeres sea efectiva en todos los centros de toma de decisiones.

Por ello, hemos declarado en el movimiento político feminista que estamos en contra del Congreso de Sochi y todo lo que de él se derive, porque representa la renovación del régimen sirio y la imposición de soluciones que se ajustan a sus deseos y a los de Rusia, un país que apoya al régimen sirio en los bombardeos y asesinato de nuestro pueblo. Solo alcanzaremos nuestros derechos si vinculamos nuestra lucha con las demandas de la revolución de nuestro pueblo: dignidad, libertad y justicia.

Quiero decirle aquí a mi amiga feminista occidental que si deseáis defender nuestra casusa feminista, tenéis que defender la lucha justa de nuestro pueblo y vincular la lucha feminista mundial con la lucha general por cambiar los cimientos de un régimen patriarcal y machista, que se basa en el control y en el uso de la fuerza. Un régimen que invierte las riquezas de las poblaciones vulnerables, a las que mantiene bajo el gobierno de unos regímenes autoritarios subordinados que azuzan los conflictos entre ellos y gestionan guerras indirectas en su territorio.

 La humanidad, la civilización y los Derechos Humanos son una unidad indivisible.

 





Courtesy of Tlaxcala
Source: http://goo.gl/XhWdZC
Publication date of original article: 01/02/2018
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=22791

 

Tags: Cngreso de Sochi sobre SiriaMovimiento político de las mujeres siriasGuerra de SiriaFeministas sirias
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.