TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 25/09/2018 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 ABYA YALA 
ABYA YALA / Grandes amenazas sobre el proceso de paz en Colombia: llamado
Date of publication at Tlaxcala: 16/01/2018
Original: Grandes menaces sur le processus de paix en Colombie : appel
Translations available: English 

Grandes amenazas sobre el proceso de paz en Colombia: llamado

Various Authors - مؤلفين مختلفين - Auteurs divers- AAVV-d.a.

 

Los abajo firmantes, defensores de derechos humanos, intelectuales, académicos y mujeres de la cultura de distintos lugares del mundo, distintas disciplinas y distintas orientaciones políticas, queremos expresar nuestro apoyo al proceso de paz en Colombia.

Hace un año, el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC-EP firmaron, al cabo de cinco años de difíciles negociaciones, un Acuerdo de Paz destinado a poner término varias décadas de conflicto armado y de violencia política y social. Considerado por observadores internacionales como un modelo político-jurídico de salida del estado de guerra, el acuerdo preveía el desarme de las fuerzas insurgentes y su transformación en movimiento político, la reincorporación de sus combatientes a la vida civil y la implementación de un dispositivo de justicia transicional (la JEP) así como de una serie de reformas políticas, económicas y sociales relacionadas en particular con la política agraria, incluyendo redistribución de la tierra, sustitución de cultivos ilícitos y desarrollo de Zonas de Reserva Campesinas (ZRC).

Un año después, el balance de la implementación del Acuerdo suscita múltiples inquietudes entre partidarios y actores de la paz, colombianos e internacionales. Si bien el número de personas muertas en relación con el conflicto armado disminuyó notablemente entre 2012 (inicio de las conversaciones de paz) y 2016, se multiplican desde la firma del Acuerdo hasta la fecha los asesinatos de defensores de derechos humanos, de líderes sociales y de excombatientes desmovilizados de las FARC. Numerosas regiones abandonadas por la guerrilla en el marco de la desmovilización han sido ocupadas por grupos paramilitares de extrema-derecha. Entre el 24 de noviembre de 2016 y el 31 de octubre de 2017 se han perpetrado 94 homicidios de líderes sociales y defensores de derechos humanos(una persona abatida cada cuatro días), en tanto que 21 excombatientes de las FARC y 11 familiares de excombatientes han sido asesinados.

Por otra parte, disposiciones esenciales del Acuerdo (ayuda a la reincorporación de excombatientes, puesta en libertad de excombatientes en prisión, justicia transicional o JEP, reforma política, reforma rural, Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, que es fundamental para intentar responder al sufrimiento de las víctimas del conflicto) no han podido aun ser implementadas o han sido modificadas unilateralmente por los poderes públicos, cuando no han sido pura y simplemente suprimidas. Así, Jean Arnault, Presidente de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia, señaló el pasado 21 de noviembre las carencias del Estado en materia de reincorporación: no existe hasta la fecha un Plan marco de reincorporación, mientras que varios miles de excombatientes vegetan en los 26 Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR). Frente a las promesas incumplidas, más de la mitad de los 8.000 desmovilizados de las FARC presentes en mayo de 2017 en las zonas de concentración han abandonado los ETCR para buscar lugares más seguros. Algunos de ellos se han vinculado a grupos disidentes que entienden continuarla guerra o bien a la guerrilla del ELN, que desde febrero de2017 se mantiene en un proceso de negociación con el gobierno.

Dos obstáculos mayores: por un lado, el incumplimiento de puntos esenciales del Acuerdo firmado, y, por otro lado, el recrudecimiento de los asesinatos y de otras formas de violencia sociopolítica, comprometen gravemente el éxito de un proceso de paz que tantas esperanzas ha generado en millones de colombianos. Observamos así con inquietud las declaraciones de ciertos responsables del Estado que a pesar de todas las evidencias han podido pretender que los asesinatos de líderes sociales, de defensores de derechos humanos de ex-guerrilleros desmovilizados no tienen “ningún carácter sistemático”, y que los grupos paramilitares “no existen”. Igualmente, la posición abiertamente hostil al Acuerdo de Paz expresada por ciertos candidatos a las próximas elecciones legislativas y presidenciales de 2018, contribuye a reducir las oportunidades de paz y a determinar la perspectiva de un retorno a un estado de guerra que debido a las frustraciones acumuladas en los sectores más vulnerables de la sociedad, podría alcanzar niveles insospechados de violencia. En estos momentos en que se juega el porvenir de la paz en Colombia, llamamos a la comunidad internacional a apoyar los esfuerzos y proteger la vida de todos aquellos que, en Colombia, construyen día tras día la paz a través de sus prácticas sociales, políticas y culturales.

Primeros firmatarios

Étienne Balibar, filósofo (Francia); Judith Butler, filósofa (USA); Michael Lowy, sociólogo (Francia); Eric Fassin, sociólogo (Francia), Geneviève Fraisse, filósofa (Francia); Ann Fergusson, filósofa (USA), Stéphane Douailler, socióloga (Francia); Raul Fornet Betancourt, filósofo (Alemania); Guy Bajoit, sociólogo (Bélgica); Matthieu de Nanteuil, sociólogo (Bélgica); Jean De Munck, sociólogo (Bélgica); Remedios Mataix, Estudios literarios (España); Franz Hinkelammert, filósofo (Costa Rica); Silvia Rivera Cusicanqui, socióloga (Bolivia); Miguel Giusti, filósofo (Perú); Héctor Samour, filósofo (El Salvador); Horacio Cerutti, filósofo (México); Atilio A. Boron, politólogo (Argentina); Claudia Hilb, politóloga (Argentina); Vincent Gabriel Furtado, filósofo (India); Juan Manuel Echavarría, artista (Colombia), Mara Viveros Vigoya, Estudios de Género (Colombia); Rodrigo Uprimny, abogado (Colombia); Leopoldo Múnera Ruiz, politólogo y abogado (Colombia); Óscar Mejía Quintana, politólogo y abogado (Colombia); Gregorio Mesa Cuadros, sociólogo (Colombia); Sergio Ayala, estudiante de doctorado (Colombia); Robert Chaluleau, Gerente de Misión en Colombia (Francia); Marie Estripeaut-Bourjac, Estudios Latinoamericanos (Francia); Alfredo Gómez Muller, filósofo (Francia); Achille Mbembe, historiador y sociólogo (Sudáfrica).

 

►Si desea firmar esta declaración, envíe por favor su nombre, profesión y/o filiación institucional y nacionalidad a soutienpourlapaixcolombie2018@gmail.com

 





Courtesy of Tlaxcala
Source: http://tlaxcala-int.org/article.asp?reference=22489
Publication date of original article: 16/01/2018
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=22491

 

Tags: Paz con justicia socialColombiaAbya Yala
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.