TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı la internacia reto de tradukistoj por la lingva diverso

 12/12/2017 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 EUROPE 
EUROPE / Andalucía: La relectura del 4D (4 de diciembre de 1977)
Date of publication at Tlaxcala: 24/11/2017
Translations available: Français 

Andalucía: La relectura del 4D (4 de diciembre de 1977)

Isidoro Moreno Navarro

 

Se acerca el 40 aniversario de aquel 4 de diciembre de 1977 en que los andaluces dimos una lección, a nosotros mismos y al mundo, cuando muchos cientos de miles, en todas las capitales de provincia, en muchos pueblos y también en la emigración, salimos a las calles para expresar que Andalucía existía como pueblo. Que no nos resignábamos a ser la tierra más alegre de los hombres más tristes, ni la tierra más rica con los hombres más pobres (como se nos había definido tiempo atrás). Que no nos conformábamos con ser para siempre la proveedora de recursos materiales y humanos para otros lugares del Estado español y de Europa, ni con tener las más altas cifras de paro, emigración y analfabetismo. Ni con que nuestra cultura, degradada, se utilizara para divertimiento. 

Sólo una bandera ondeó en todas partes (menos en algunos edificios oficiales todavía controlados por recalcitrantes franquistas): la verde, blanca y verde que resurgía (para unos pocos) tras cuarenta años de dictadura y aparecía (para muchos por primera vez) como luz de esperanza y paz y como arma pacífica para conquistar el futuro. Fue un día plomizo, pero luminoso para quienes veíamos -en realidad asombrados- las riadas de gentes que con nuestra bandera y con pancartas y eslóganes en su mayoría caseros, que reflejaban las reivindicaciones y anhelos populares, confluían adonde partían las manifestaciones. La alegría se quebró cuando en Málaga fue asesinado Manuel José García Caparrós, en una carga policial que lamentablemente quedó impune. Avanzar, sobre todo en Andalucía, siempre supone dolor y sacrificios.

A partir de ese día, se abrió un tiempo de aceleración en el paso desde el sentimiento andaluz a la conciencia de pertenencia a un pueblo que, además de tener una identidad histórica y una identidad cultural indiscutibles, y a partir de ello, reafirmaba también su identidad política reivindicando instrumentos propios para encarar colectivamente el futuro y la solución de los problemas económicos, sociales y culturales que nos ahogaban (y todavía hoy nos ahogan). Era un tiempo en que se estaba pactando entre las cúpulas de los partidos con más éxito en las elecciones de junio (sin abrir un verdadero proceso constituyente y bajo la mirada atenta de las “fuerzas fácticas”) una Constitución en la que serían reconocidas como “nacionalidades históricas” sólo las que plebiscitaron sus estatutos bajo la legalidad republicana, que formarían una primera división autonómica, mientras Andalucía y todas las “regiones” quedarían en una segunda división. La distinción no era baladí ni sólo nominal, sino que significaba, en un caso, acceso rápido a dotarse de competencias e instituciones político-jurídicas propias y, en el otro, quedarse en una especie de Mancomunidad de Diputaciones. Y los andaluces afirmamos, aquel 4-D, que Andalucía tenía pleno derecho, por su historia, su cultura y su afirmación como sujeto político, a formar parte del restringido club de las “autonomías de primera”. Lo que conquistaríamos en las urnas en el referéndum del 28 de febrero del 80, cuando superando todos los obstáculos y zancadillas, incluida la petición de no votar que hizo el gobierno del Estado, nos incorporamos a la citada primera división prevista solamente para Cataluña, País Vasco y Galicia.

Para qué sirvió, o no sirvió, todo aquello, qué estafas y frustraciones sucedieron luego, es un debate que es imprescindible activar. Pero, previo a ello, hay que salir al paso de la relectura que del 4-D se intenta hacer por parte de instituciones como el Gobierno de la Junta y de partidos como el PSOE que durante más de tres décadas quisieron enterrar esa fecha y ahora la exhuman intentando manipularla. Se nos dice que aquel día los andaluces exigimos “igualdad para todos los ciudadanos y territorios de España”. No es verdad. Lo que exigimos y logramos fue que Andalucía fuera reconocida como parte del primer nivel junto a las otras citadas “nacionalidades”. El 4-D fue un ejercicio de Andalucía por sí y para sí. Que tuviéramos en mente a Murcia, Asturias o Castilla es incierto. Como lo es también que nos preocupara España. Lo que nos preocupaban eran nuestros problemas y por eso reclamábamos el autogobierno necesario para poder acometer su solución.

Ahora, en el contexto del “problema catalán” (en realidad, de la quiebra de la organización territorial del Estado y el cuestionamiento del Régimen del 78), quieren reinterpretar el 4-D para hacer creer a quienes no lo vivieron que se trató poco menos que de una movilización españolista. Que ni una bandera rojigualda estuviera presente es ya un dato. Pero el principal es que solo había una exigencia: autogobierno andaluz.

Afirmar otra cosa es falsear la realidad.

Dibujos de Juan Kalvellido, Tlaxcala

Sobre la manifestación del 40 aniversario del 4-D

Es preocupante, y doloroso, que a dos semanas del 40 aniversario del 4-D organizaciones como el PCE-Andalucía (y parece que también IU) y luego Podemos-Andalucía anuncien que se retiran de la plataforma organizadora de la manifestación del domingo 3 en Málaga. Respeto, como no podría ser de otra manera, aunque no comparto las explicaciones que están dando para ello. Entre los motivos que se aducen no está (o al menos no se señala) que cuestionen el lema del Manifiesto: “Soberanía para construir nuestro futuro (o “para defender nuestro derechos”, que es lo mismo). Si fuera así, deberían decirlo con claridad. Más parece que existan motivos de discrepancias internas o de estrategias electorales. Y por más que haya podido haber, sobre todo en las redes, extralimitaciones y palabras que yo también pienso que sobran (sobre todo si proceden de líderes), me parece inadecuado señalar al SAT como responsable de la retirada de esos partidos. La plataforma en modo alguno se reduce al SAT, ni antes ni ahora. Otra cosa es que esa organización se esté visibilizando más que otras porque está promoviendo más actos preparatorios. ¿Vamos a reñirle por ello? Y si se piensa que, en ocasiones, alguien va más allá de la reivindicación soberanista (del derecho del pueblo andaluz a decidir por sí mismo sobre qué instrumentos dotarse para enfrentar nuestros problemas), ello debería plantearse en la plataforma para que todos nos atengamos al denominador común (si es que este realmente lo es), que es la Soberanía de Andalucía.

Yo invitaría a Podemos, a IU, al SAT y a todas las demás organizaciones políticas y sociales, grandes o pequeñas, que afirman estar contra el Régimen Psoísta y por una Andalucía Soberana a que, al menos por un día, pongamos entre paréntesis las diferencias para que en este 40 aniversario de aquel inolvidable 4-D vayamos juntos en la manifestación en Málaga del día 3. Para que se enteren Susana Díaz, sus mamporreros y los medios “de información” del Reino de España que no somos tan pocos ni tan mal avenidos como ellos quisieran los que aspiramos y estamos dispuestos a luchar por una Andalucía Libre (aunque, legítimamente, podamos tener distintos puntos de vista sobre en qué debería concretarse el ejercicio de la soberanía cuando lo hagamos posible).

No es lo mismo visibilizar la defensa de Andalucía como Pueblo-Nación juntos (incluso si algunos se empeñaran, no revueltos) que protagonizando cada organización un acto o actito por su cuenta. La eficacia política y simbólica de lo uno y de lo otro no es la misma. Esto lo sabemos todos. ¡Se trata de defender a Andalucía! Nadie debería utilizar su nombre, o la sangre de Caparrós, o la memoria de Carlos Cano, para intereses de partido o de grupo.

Tengamos, tod@s, la cordura y generosidad que el momento en que vivimos nos exige.

IMN, 20-11-2017

 

Algunos eventos entorno al 4D

Málaga, 3 de diciembre. A las 17 h. Esquina Alameda de Colón-Puente Tetuán

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_17480.jpg

 

 





Courtesy of Portal de Andalucía
Source: http://portaldeandalucia.net/opinion/columnas/la-relectura-del-4d/
Publication date of original article: 20/11/2017
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=22105

 

Tags: #4DDía nacional de AndalucíaSoberanismo andaluzEstado español
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.