TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı la internacia reto de tradukistoj por la lingva diverso

 23/10/2017 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 EUROPE 
EUROPE / Homenaje a Catalunya
Date of publication at Tlaxcala: 02/10/2017
Original: Omaggio alla Catalogna

Homenaje a Catalunya

Franco 'Bifo' Berardi

Translated by  Toni Navarro

 

 "El tiempo de la vida es muy corto (…) Si vivimos, vivimos para hollar cabezas de reyes" (Shakespeare)

No soy ciudadano de Bolonia como dice mi carné de identidad (la identidad miente, la identidad no existe, ¿cómo puede un carné certificar la inexistencia de la identidad?).
Estos años he sido ciudadano de Barcelona, una ciudad donde tengo muchos amigos, donde imparto clases periódicamente, donde he visto las exposiciones más interesantes de los últimos años y donde las librerías exhiben mis libros en sus escaparates (mientras que en la Feltrinelli de Bolonia los esconden).
Mi condición física no me permite estar en Barcelona este domingo, 1 de octubre. Debo curarme un asma sofocante y mi médico está en Bolonia, por lo que tuve que volver.

En los últimos meses me he estado preguntando qué haría el 1-O si estuviese inscrito en el censo electoral de Barcelona.
Lo pensé y repensé, decidí que el 1-O me abstendría. Ni sí, ni no. Por supuesto, no votaría por el centralismo monárquico de Rajoy y de Undargarín. Pero todas las banderas me hacen vomitar, como dice [Santiago] López Petit, por lo que no me entusiasma el independentismo catalán. La unidad del pueblo no es para mí.
"Me abstengo", decidí. "No voto ni sí, ni no."

Pero esta última semana he cambiado de idea. Si las piernas me aguantasen y no tuviera apnea, iría a Barcelona y votaría por la independencia. Odio la nación y odio el pueblo, dos conceptos producidos por la ignorancia de los románticos cuya función ha sido y todavía es empujar a la gente a masacrarse por el interés de quienes detentan el poder financiero.
Pero ahora, como ha dicho Ada Colau, el problema ya no es la independencia nacional: el problema es defender la libertad contra el franquismo.
¿A los españoles les gusta el rey? ¿Les gusta el franquismo?
Que se queden con ellos y se vayan a la mierda; los catalanes tomamos otro camino.

He leído todos los periódicos españoles, he pasado unos días en Barcelona, he conocido a un dirigente de Podemos, un amigo artista, un par de profesores de la Universidad de Barcelona, dos activistas autonomistas, la coordinadora del Plan de Estudios Internacional, una periodista noruega, otra vasca y mucha gente más. Con todos he hablado del 1-O: de lo que significa y de lo que puede acontecer.

Es todo bastante confuso. Unos me dicen, con total acierto, que los independentistas catalanes están guiados por una centro-derecha neoliberal que usa el sentimiento independentista para consolidar su poder. Me han dicho que el independentismo es una especie de "leghismo" [fenómeno político italiano] contra el Sur, que exclama con orgullo: "Yo trabajo y pago mis impuestos mientras en Sevilla están tomando el sol y bailando flamenco".

Por otro lado, mi amigo de Podemos me ha explicado con gran sutileza que Rajoy está usando esta situación para recuperar consenso e impedir la victoria electoral de una posible coalición futura Podemos-PSOE.
Y que la burguesía independentista está buscando la confrontación para poder presentarse como víctima y reforzar su consenso electoral.
Un análisis irrebatible, y aun así...

Aun así, ¿cómo tolerar la agresión en curso? En Huelva y otros lugares las masas nacionalistas despiden con banderas a los camiones militares que se dirigen a Cataluña gritando "¡A por ellos!", dadle lo suyo a los catalanes.
Hay tropas de ocupación situadas en los parques y en el puerto, en un escalofriante resurgir de 1939.
En mi memoria resuena la letra de una vieja canción republicana:

"El ejército del Ebro
Rumba la rumba la rumba-mba
Esta noche el rio pasó
Ay Carmela... Ay Carmela..."

¿Un peligroso exceso de memoria? Puede, pero es mejor no olvidar demasiado; es mejor no olvidar cómo nació el fascismo en Europa, cómo la guerra civil española fue el inicio de la guerra civil europea, que prendió en 1939, después de que Barcelona fuese doblegada por la Falange de Franco y los militantes anarquistas y trotskistas fueran ajusticiados (primero por los estalinistas, después por la Falange).
Ahora prohíben acercarse a los edificios públicos que pudieran ser utilizados para votar. Nadie puede estar a menos de cien metros de los colegios o de las oficinas municipales. Es una provocación extrema, y con razón Trapero, el 'major' de los Mossos d'Esquadra (la policía catalana), ha respondido que no se puede seguir esa orden porque provocaría disturbios.

Rajoy quiere aplastar el movimiento independentista, pero aunque las tropas logren dispersar a la multitud que reclama su derecho a voto... ¿Qué sucederá después?
Esta pregunta está llena de implicaciones. La agresión franquista en Barcelona puede suponer el inicio de una guerra civil europea, que lleva tiempo preparándose a causa del desfalco financiero, la traición de la izquierda y el empobrecimiento de los trabajadores.
Pero también puede suceder otra cosa.

El independentismo ha aprovechado la energía generada por la movilización de los ciudadanos, pero ahora la dinámica del movimiento social puede coger fuerza de la lucha anti-franquista. Podemos está vacilante con razón, porque percibe la ambigüedad de este movimiento, pero ahora es el momento de decirlo claramente: transformemos la guerra civil soberanista en un movimiento por la autonomía social.

En los próximos meses, Francia tendrá que escoger entre sufrir la agresión nacional-liberal de Macron o sublevarse en las calles. Las calles, y no las elecciones (con una abstención del 56%), decidirán la historia de Francia.

De Francia vendrá la energía para derrocar la dictadura financiera. Barcelona puede ser el inicio de un despertar de la autonomía social. Como decía aquel: "Hic Rhodus, hic salta".

El terreno no lo escogimos nosotros. Es resbaladizo y sinuoso. Pero por ahora no hay otro, y quizás sea una buena ocasión para pisotear a los reyes.





Courtesy of Bifo Scepsi/Facebook
Source: https://www.facebook.com/bifo.scepsi/posts/1494966930592357
Publication date of original article: 29/09/2017
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=21683

 

Tags: 1-OReferéndum independencia catalana Cataluña/CatalunyaEstado españolIzquierdas españolasMovimientos sociales
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.