TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı la internacia reto de tradukistoj por la lingva diverso

 21/11/2017 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 UNIVERSAL ISSUES 
UNIVERSAL ISSUES / Un documento firmado por Jacques Foccart demuestra la práctica de los asesinatos selectivos del Estado francés
Date of publication at Tlaxcala: 13/09/2017
Original: Un document signé Jacques Foccart établit la pratique des assassinats ciblés de l’État français
Translations available: English 

Un documento firmado por Jacques Foccart demuestra la práctica de los asesinatos selectivos del Estado francés

Jacques Follorou

Translated by  Yvonne Le Meur

 

Un documento sacado de los archivos del consejero del general De Gaulle muestra cómo, durante la guerra de Argelia, un ingeniero alemán se encontró en la mira de los servicios exteriores.

Sergio Aquindo

A mediados del verano de 1958, cuando un poder gaullista recién salido de su travesía del desierto gracias al golpe de Argel del 13 de mayo se envolvía en el mayor secreto, Francia no desdeñará ningún medio, ni los más ilegales, para librar una guerra que habrá de durar cuatro años más. Mientras ciertas fuerzas francesas recurren a la tortura en suelo argelino, el último gobierno de la IVa República, dirigido por el general de Gaulle, ordena, por su lado, operaciones clandestinas en el resto del mundo contra los que amenazan sus intereses en Argelia. Asesinatos selectivos, atentados, agresiones a modo de advertencias, semejantes prácticas son moneda corriente «a centenares», a decir de Constantin Melnik, coordinador de los servicios de inteligencia de 1959 a 1962.

Considerándose legitimado para actuar, aun cuando se encuentra en infracción flagrante respecto del derecho internacional o doméstico, el Estado francés, tanto en 1958 como en 2015, bajo la presidencia de François Hollande, siempre se ha otorgado esta libertad, fijando de esta manera los límites del control del uso de la fuerza, aun entre las democracias más importantes. El sr. Hollande, levantando un tabú, llegó a confirmarlo oralmente en diversas comunicaciones a finales de 2016. No existía, sin embargo, ningún rastro escrito de aquellas decisiones, al menos hasta el descubrimiento de un documento único en el fondo de archivo de Jacques Foccart, el hombre de los servicios secretos y del trabajo sucio del gaullismo, también conocido como el padre de la "Franciáfrica".

Jacques Foccart en 1968. Photo STF/AFP

Fechado el 1 de agosto de 1958 y anotado de puño y letra de Foccart, este documento no solamente entrega los detalles de una condena a muerte «de un sujeto alemán, (...) cuya acción es muy nefasta para los intereses franceses en Argelia», sino también da las identidades del objetivo y de todos los que han incidido en dar luz verde a su eliminación física. La lectura de este documento permite, por fin, conocer el proceso de autorización que hace intervenir las más altas autoridades del país y plantea, aún sesenta años después, la cuestión de la responsabilidad de un Estado.

«Tratarlo discretamente con tóxico indetectable»

Le Monde ha reconstruido la historia de este hombre y de las razones que llevaron a Francia a querer matarlo. Esta zambullida en la historia permite descubrir un episodio desconocido de la guerra de Argelia: la acción de una red germanófona de apoyo al FLN que organizó la deserción de más de 4.000 legionarios vía Tetuán, Marruecos. Levanta también el velo sobre una guerra secreta que opuso Francia y Alemania del oeste (la RFA), teniendo por telón de fondo el fin del imperio colonial francés, mientras a plena luz del día ambos países unían sus voces para construir una Europa pacífica tras dos conflictos mundiales sangrientos.

Titulada «Ficha relativa a la designación de un objetivo», la nota va directamente dirigida por el Servicio Acción del Sdece (Servicio de documentación exterior y de contraespionaje) a Jacques Foccart, que es, en Matignon, consejero técnico del general de Gaulle —presidente del consejo durante seis meses antes de hacer entrar Francia en la Va República y de instalarse en el Eliseo—. «Schulz-Lesum, sujeto alemán, residente en Tetuán, dice la nota, es el jefe de una organización de deserción de legionarios franceses. (…) Después de una misión de reconocimiento, se ha establecido un contacto comercial con Schulz-Lesum*. Este contacto mantenido por correspondencia debe permitirnos atraer al objetivo a un lugar favorable en Marruecos y tratarlo discretamente con tóxico indetectable de efecto diferido.»

La «ficha relativa a la designación de un objetivo», anotada de puño y letra de Jacques Foccart, que encarga la eliminación del ingeniero alemán Wilhelm Schulz-Lessum. DR

«Recibido el 3 de agosto de 1958, he dado acuerdo de principio», escribe, en un primer momento, Jacques Foccart. En un segundo momento, con la misma tinta azul añade, «acuerdo del admiral Cabanier el 4 de agosto, transmitido inmediatamente al coronel Roussillat», antes de poner su rúbrica, identificable en muchos otros documentos oficiales. Se observa que el ministro de defensa no aparece en el circuito de la decisión. El documento menciona que fue el jefe de estado mayor general del ejército, Paul Ely, quién pidió esta eliminación al Sdece. El admiral Cabanier no es sino el jefe de estado mayor de la Defensa Nacional adscrito al general de Gaulle en la presidencia del consejo. El coronel Robert Roussillat es a la sazón el jefe del Servicio Acción del Sdece, encargado de poner en práctica esta decisión.

Deserciones de legionarios

Según el historiador austríaco Fritz Keller, que es uno de los pocos que mencionan su nombre en los trabajos sobre las redes de apoyo al FLN, el objetivo, Wilhelm Schulz-Lesum* nació en 1896. Según el Sdece, llevaría, en el momento de los hechos, «muchos años en Tetuán». Ingeniero de formación y oficialmente responsable de una sociedad de import-export, actúa, en realidad, por cuenta de las autoridades de Alemania del oeste. Sus contactos con la diplomacia de Bonn en Marruecos son probados y frecuentes.

Un informe transmitido el 31 de octubre de 1957 por el jefe de Informaciones Generales (IG) de Orán al general Salan, comandante de la 10a región militar, define su papel. Esta investigación largo tiempo nutrida por las informaciones de las IG de Sidi Bel Abbès, donde está implantado el cuartel general de la Legión, va dirigida, en copia, al jefe del Sdece. «Resulta que la oficina montada con el fin de favorecer la deserción de los legionarios alemanes existe efectivamente. Tiene por responsable un tal Schulz-Lesum, no identificado, ingeniero en Tetuán, representante de la embajada alemana en Madrid, titular de numerosas condecoraciones honoríficas de la República Federal de Bonn», especifica el informe.

En 1957, los franceses aseguran que el denominado Schulz-Lesum* es el encargado de acoger los legionarios desertores en Tetuán y de dirigirlos hacia Madrid vía Ceuta y Algeciras. A tal fin, les provee de títulos de transporte y de una pieza de identidad, a cambio de comprometerse a devolver la totalidad de los gastos de repatriación. «Resulta que se detectaron contactos entre legionarios alemanes y emisarios del FLN en Saïda [Argelia]. Estos contactos se hacían presuntamente en esta ciudad, en el interior del Café des Sports», añade el informe de las IG de Sidi Bel Abbès.

«Revolucionario de extraordinario prestigio»

El servicio de repatriación de los legionarios desertores fue creado en octubre de 1956 por el Consejo Nacional para la Revolución Argelina (CNRA) y su instalación en Tetuán fue confiada a Abdelhafid Boussouf, alias «Si Mabrouk», exjefe de la wilaya (circunscripción administrativa) V, percibido por el Sdece como un «revolucionario de extraordinario prestigio, más cercano a los combatientes del maquis que al ala burguesa del Frente». En 1953-1954, la Legión comprende 55 % de alemanes, cifra que desciende a 35 % entre 1956 et 1962, según la historiadora Mathilde Von Bulow, autora de una obra sobre la Alemania del oeste en tiempos de la Guerra Fría y de la guerra de Argelia. Más de un tercio tienen menos de 21 años y muchos tienen menos de 18.

El objetivo, para el FLN, es estructurar un fenómeno de deserciones creciente. El 23 de agosto de 1955, el general Lorillot, predecesor de Salan al mando de la 10a región militar escribe al ministro de la defensa en estos términos para informarle de «el incremento significativo de las deserciones en las unidades de la Legión Extranjera». Pero se muestra a la sazón tranquilizador. Según él, no se debería más que al «fin de las operaciones activas en Indochina», a «la modicidad del sueldo en África del Norte en relación a los sueldos de Extremo Oriente» «a la situación de semi-inactividad (…) que propicia las tentativas de fuga». Sin embargo, estima necesario«seguir muy de cerca las cuestiones de seguridad interna».

No obstante, la inquietud crece rápidamente. El 22 de octubre de 1956, un avión transportando cinco jefes del FLN es interceptado y los franceses encuentran sobre uno de los líderes, Mohamed Boudiaf, un extracto del interrogatorio realizado por las autoridades españolas a un legionario alemán desertor de 23 años, Ludwig Trapp. El documento contiene informaciones valiosas sobre la organización y la seguridad interna de la Legión, los sitios donde está implantada en Argelia. El 14 de diciembre de 1956, el ministro residente en Argelia confirma al secretario de Estado de Asuntos Exteriores que «las injerencias españolas en la rebelión de África del Norte son innegables».

Redes de solidaridad

El mismo 14 de diciembre de 1956, el legionario Manfried Kober, de la 5a compañía del 1er regimiento extranjero de infantería y veinte compañeros, se unen, con armas y equipamientos, a una unidad del FLN. El FLN se hace cargo de ellos durante veintiún días y luego les encamina hacia el sur de Marruecos, por territorio español. Recorren luego en barco el trayecto Ifni-Tétouan. Schulz-Lesum les hace llegar a Tánger, luego a Madrid en avión. Kober es acogido por el cónsul de Alemania en la capital española y este le remite una suma de dinero, un pasaporte y un billete de avión.

En Berlín, Kober es recibido por uno de los pilares de esta red de repatriación, miembro del «Nordafrikanischer Club», un tal Lindemann, que le pide que reembolse los 600 marcos que costó su regreso al país. El semanario Jours de France, en julio de 1957, evoca la existencia de esta red alemana en Berlín. Dirigida por Hans-Peter Rullman, convertido al islam y miembro de un movimiento para la reunificación de Alemania patrocinado por la CDU (Unión Cristiana Demócrata) del canciller Adenauer, se dedica a la compra y a la entrega de armas para la «resistencia argelina». Pero su actividad principal sigue siendo la organización de la deserción de los legionarios alemanes de África del Norte.

Lindemann, que pretende ser responsable de 3.200 deserciones, afirma incluso enviar emisarios que, una vez introducidos en la Legión, adoctrinan a jóvenes reclutas y los incitan a desertar.  Numerosas redes de solidaridad se montan en otros lugares de Alemania, en los medios estudiantiles, católicos, protestantes, comunistas, trotskistas y sindicales. Hans-Jürgen Wischnewski, diputado SPD (Partido social demócrata), es la figura política de este movimiento de apoyo. Adenauer, que no quiere delegar en el partido de la oposición SPD, deja hacer, convencido de que un día Argelia será independiente.

Tetuán, centro de tránsito

El FLN ha confiado a Abdelkader Chanegriha la coordinación de cuatro brigadas especiales, encargadas de hacer pasar la frontera. Los desertores alemanes usan dos vías principales de exfiltración hasta Nador, hacia el sur, luego hacia el oeste, siguiendo el itinerario El Aricha, Berguent, Oujda, a pie, luego de Nador a Tetuán en taxi. Una segunda oficina existe en Mascara. El trayecto de los legionarios es, en este caso Dublineau, Tlemcen, Oujda, luego de Nador a Tétouan. «En Nador, el gobernador civil de este centro se haría cargo de ellos y luego serían dirigidos hacia Tetuán donde Schulz-Lesum se encargaría de su repatriación a Alemania», concluye el informe de los IG de Sidi Bel Abbès. El centro de tránsito de legionarios desertores a Tetuán se ubica en el barrio de Málaga, a unos cien metros del cine Victoria.

La base de Nador, situada junto al mar, al extremo este del ex Marruecos español, a apenas 100 kilómetros de la frontera argelino-marroquí, es la sede del estado mayor rebelde del Comité de Liberación del Maghreb árabe, pero también la placa giratoria del tráfico de armas y el centro de reagrupación de los argelinos y marroquíes que van a combatir al maquis de Argelia. «Existen talleres en Nador donde especialistas (a veces antiguos legionarios) fabrican granadas y minas, según la inteligencia militar. Una fábrica de granadas y de minas se habría montado recientemente en Tetuán, en el cruce de la antigua carretera de Ceuta con la nueva, bajo la dirección de dos ingenieros alemanes.»

Contactado en Argelia por Le Monde, Mohammed Lemkami, ex-miembro de la inteligencia del FLN, se acuerda de las actividades de estos alemanes de Tetuán, especialmente de Winfried Müller, que llegó a ser oficial del Ejército de Liberación Nacional (ELN) bajo el nombre de Si Mustapha Müller, cuyo nombre permanecerá en los anales de la repatriación de los legionarios. Su bachillerato en el bolsillo en 1954, Lemkami accede a un puesto de institutor en su pueblo natal de Khemis, a 45 kilómetros de Tlemcen. Muchacho para todo del FLN, poco a poco participa en misiones de transporte de armas a la frontera argelino-marroquí y escolta a jefes del ELN antes de integrar el Ministerio del Armamento y de Enlaces Generales (MELG, el servicio de inteligencia del FLN), creado en 1957 por Boussouf.

«Fueron eficaces»

“Los contactos con los legionarios se hacían en el interior del país y los inició el FLN, recuerda. A veces, en un solo día, apenas una decena de ellos desertaban, a veces nadie. Unos legionarios venían con sus armas. Nos informaban acerca de las actividades de la Legión, que era la más temida dentro del ejército francés. Les hacíamos pasar la frontera y los llevábamos a una granja en Tetuán. Es ahí donde la organización de Si Mustapha Müller tomaba el relevo para repatriarlos. Fueron eficaces, porque había muchos alemanes y austríacos en la Legión”.

Mohammed Lemkami actúa también a la sazón en el seno del contraespionaje del MALG. «En 1957, interceptamos dos hombres del Sdece en la frontera marroquí, recuerda. Se hacían pasar por legionarios desertores. Si no contestaban a nuestras preguntas, morían, entonces nos dijeron todo lo que sabían sobre el Sdece en Marruecos y en Argelia. Nos dieron los nombres de los marroquíes y de los argelinos que trabajaban para ellos.» La inteligencia es una prioridad del FLN. El Sdece señala, el 29 de agosto de 1958, que un legionario artificiero que había participado en la colocación de minas y de la red eléctrica de la región de Port- Say «habría desertado y habría entregado todos los planos de la red».

Wilhelm Schulz-Lesum es condecorado en 1957 por el presidente alemán Theodor Heuss con la cruz federal del mérito por sus actividades. El 2 de abril de 1958, la presidencia austríaca le honra también por su papel en el retorno de legionarios austríacos, que negocia con el embajador de Austria en Madrid. Desde el 7 de febrero la presidencia del Consejo es informada por el Sdece de «el posicionamiento austríaco [que] corre el riesgo de verse influenciado por el espíritu anticolonialista de determinados sectores socialistas. En estas condiciones, es oportuno prever ya sea la abstención de Austria o su alineación con la actitud de los Estados Unidos». Karl Blecha, futuro ministro del Interior austríaco, entonces presidente de la Unión de estudiantes socialistas, viaja, en 1958, a África del norte para reunirse con miembros del FLN.

Maquillar las operaciones

Reimar Holzinger, un socialista austríaco nacido en 1921, que conoció a Si Mustapha Müller en 1955, se transforma en su alter ego y se ocupa de la exfiltración de los desertores austríacos. Se hace también cargo de los húngaros que se han integrado en la Legión después de los acontecimientos de Budapest de 1956. Bruno Kreisky, entonces ministro de Asuntos exteriores austríaco, sostiene el gobierno argelino en el exilio y la red Holzinger. «Cuando un austríaco desertaba, el servicio de repatriación contactaba la embajada de Austria en Madrid y esta se encargaba de organizar la travesía en barco de Barcelona a Génova y de ahí a Austria», relató Holzinger al historiador Fritz Keller.

Es en este contexto que el Servicio Acción del Sdece intentará poner en marcha la orden de eliminar a Wilhelm Schulz-Lesum. Para maquillar este tipo de operación—Francia ya era criticada en el seno de la ONU por su política argelina—, el Sdece hace creer que un grupo misterioso llamado La Mano Roja opera de manera autónoma y lleva a cabo en solitario acciones contra los apoyos activos del FLN. Como muchas operaciones se perpetran en Alemania del oeste, se trata también de no herir la susceptibilidad del aliado alemán. Según un veterano del 11r regimiento de paracaidistas, brazo armado del Sdece, la estrategia de acercamiento mencionada en la nota de Foccart en relación a Schulz-Lesum era la especialidad de un grupo de agentes del Sdece liderado por Jean-Pierre Lenoir, experto en la persecución de traficantes de armas y muy activo en España.

El papel de tapadera jugado por La Mano Roja no logró engañar a las autoridades alemanas que llevaban, por su lado, un doble juego. En su Historia de los servicios secretos alemanes (Nouveau monde, 2009), Michael Mueller y Erich Schmidt-Eenboom indican que le BND, equivalente alemán del Sdece, disponía de un despacho en la sede de los servicios franceses en Paris y que ayudaba a perseguir las redes de apoyo al FLN, incluso en territorio alemán.

Cuando Alemania equipaba el FLN

Sin embargo, a finales de los años 1950, para atraerse el favor de países árabes recién liberados del yugo colonial, la RFA envía también agentes del BND a formar servicios de seguridad en Siria, Sudán y Egiptopaíses en los que la inteligencia alemana dialoga con el FLN y su gobierno provisional. La RFA consideraba favorablemente la repatriación de legionarios alemanes, considerando que su presencia en esta fuerza colonial francesa atentaba contra su soberanía y contra su imagen. En 1958, un agente experimentado del BND, Richard Christmann, él también ex-legionario, se traslada incluso a Sidi Bel Abbès para dar cuenta de las actividades de la red.

Las amenazas del Sdece no quedaron sin efecto. El BND parece haber avisado a Wilhelm Schulz-Lesum del peligro. Cuando la sentencia a muerte es dictada contra él, el 4 de agosto de 1958, en la intimidad del despacho de Foccart, el hombre ya se está encaminando a Madrid. El Sdece anota, además, el 4 de junio de 1958, que los desertores ya son acogidos en Tetuán, por otro alemán, Otto Berger, también agente consular de la República Federal Alemana.

Tetuán, tierra de espías y punto de observación regional en el corazón del imperio colonial francés, que se está debilitando, interesa ahora todos los servicios secretos extranjeros. Según el historiador Kader Benamara, que trabajó con M. Keller en las redes de solidaridad austríacos a favor del FLN, «Si Mustapha Müller habría sido contactado por la CIA para conocer el papel del Partido Comunista en el seno de la rebelión argelina». El FLN estaba, según la inteligencia militar francesa, equipado con«aparatos portátiles de fabricación americana» proporcionados por Alemania.

«Desviación titista»

El propio Müller había desertado la Wehrmacht durante la segunda guerra mundial para unirse al Ejército Rojo, en el seno del cual jugó por poco tiempo el papel de propagandista para difundir el comunismo entre los soldados alemanes. Excluido de una escuela de cuadros comunistas en 1950 por «desviación titista», intenta en vano entrar en la Legión extranjera, el 2 de febrero en Landau, Alemania. Luego se afinca en Paris, en 1953, donde llega a ser jefe de protocolo de un diplomático sudamericano cuya esposa nunca sabrá que bajo su cama tenía escondidos lotes de granadas destinados a los amigos del FLN. Localizado por los servicios franceses, en 1956 huye a Marruecos, donde traba estrechas relaciones con los representantes consulares y diplomáticos de la República Federal Alemana.

Los soviéticos, aliados cercanos al FLN, también estaban presentes en Tetuán y no perdieron el contacto con Müller. Un telegrama del 26 de mayo de 1959 del consulado general de Francia en Tetuán a su ministro en Paris informa lacónicamente de que «servicio comercial ruso habría alquilado despachos por intermedio de M. García Rivera, venta de productos agrícolas». Se pone precio a la cabeza de Müller —50.000 marcos—, pero es más difícil de alcanzar que Schulz-Lesum. Escapa de un explosivo escondido en un libro enviado del Cairo que le espera en la oficina de correos de Tetuán. Cuatro guardaespaldas le siguen en permanencia y su casa de Tetuán es protegida contra los agentes de La Main Rouge por perros.

La venganza ha quedado sin efecto

Como muchas operaciones encargadas al Sdece en aquella época, que finalmente se abortaron o se abandonaron, la que tomó por objetivo a Wilhelm Schulz-Lesum no parece haberse llevado a cabo. Trás investigar en Argelia, Marruecos, Alemania y Austria, Le Monde da finalmente con su paradero en junio de 1965, en Madrid, donde el ingeniero de 69 años ha vuelto a sus primeros centros de interés. El 1 de junio de 1965, deposita una patente técnica de un extintor de incendios. Ha vuelto a la vida normal. La venganza francesa ha decaído.

Tres años antes, en efecto, el 15 de septiembre de 1962, Si Mustapha Müller anunció el fin de las actividades del servicio de repatriación de legionarios desertores «en razón del restablecimiento de la independencia de Argelia y teniendo en cuenta el acuerdo franco-argelino de Evian». Entre los 4.111 legionarios desertores repatriados por la red constan 2.783 alemanes, 489 españoles, 447 italianos, 137 húngaros, 87 yugoslavos, 41 belgas, 35 suizos, 31 austríacos, 16 escandinavos, 19 holandeses, 7 luxemburgueses, 3 griegos, 9 británicos, 2 americanos, 3 latinoamericanos, 1 coreano y 1 búlgaro.

Wilhelm Schulz-Lesum vuelve a ser uno de los actores anónimos de una aventura colectiva caída en el olvido, resumida en abril 1961 por el periódico usamericano de Frankfurt The Overseas Weekly bajo un título evocador:«El servicio que robó una brigada entera de la Legión extranjera sin disparar un solo tiro».

*Su nombre exacto era Wilhelm Schulze-Lessum [Nota de Tlaxcala]

 





Courtesy of Tlaxcala
Source: http://minu.me/eb09
Publication date of original article: 05/09/2017
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=21507

 

Tags: Jacques Foccart SDECE Asesinatos selectivosWilhelm Schulze-Lessum Winfried Müller Si MustaphaGuerra de ArgeliaGuerra suciaContrainsurgenciaArgeliaFranciaAlemaniaAustria
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.