TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı la internacia reto de tradukistoj por la lingva diverso

 18/10/2017 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 EDITORIALS & OP-EDS 
EDITORIALS & OP-EDS / Túnez: 6 años después de una cuasi-revolución, un interregno sin fin a la vista
Date of publication at Tlaxcala: 14/01/2017
Original: Tunisie: 6 ans après une quasi-révolution, un interrègne qui n’en finit pas
Translations available: Deutsch  Italiano  English  Ελληνικά 

Túnez: 6 años después de una cuasi-revolución, un interregno sin fin a la vista

Fausto Giudice Фаусто Джудиче فاوستو جيوديشي

Translated by  María Piedad Ossaba

 

6 años no son nada cuando se tiene 90 años. Pero cuando se tiene entre 20 y 30, es largo. Hace seis años, el pueblo tunecino dejó escapar a un dictador de baja estofa, que la embajada usamericana había arreglado que fuese evacuado hacia un exilio dorado a la sombra de las torres de perforación saudíes. Lo que los medios de comunicación europeos se apresuraron a bautizar estúpidamente « revolución de jazmín» (expresión que jamás se les pasó por la mente a los tunecinos ni pensaron utilizar) rápidamente emanó un perfume de putrefacción. Los politiqueros retomaron las riendas  y prepararon una salida en el más puro espíritu del Gatopardo: « Cambiaremos todo para que no cambie nada ».

graffiti-sfax

El resultado es abrumador: Túnez es controlado por una coalición de pícaros todos como uña y mugre que se compartieron las migajas del pastel rancio y dejaron caer muy poco entre las manos de la plebe. Los verdugos y sus víctimas de ayer realizaron un compromiso histórico, distribuyéndose cargos y prebendas. Las esperanzas que se habían despertado en los días de diciembre de 2010-enero de 2011 – « Pan, Libertad, Dignidad nacional» – resultaron locas. Se instalaron la decepción, la depresión, la desesperación. Un tunecino se suicida cada día. Millares de otros tomaron el camino del suicidio glorioso, entre Libia y Siria. Los más razonables y los mejor equipados se organizan una emigración legal para los estudios o por « negocios », los astutos van al comedero de subvenciones: ¡hay tanta gente rica que nos desea lo mejor! Fundaciones alemanas, suecas, suizas, US, japonesas, qataríes, austríacas, y un gran etcétera: en la actualidad, al menos 50.000 tunecin@s reciben un salario de una fundación, ONG u OMG (organización muy gubernamental) extranjera. Por algunos millones de Euros, « se » llegó a pacificar una buena parte del ala marchante de la juventud que había hecho – o seguido sobre facebook – esta famosa cuasi- revolución. El poder está allí donde se encuentran las cajas fuertes y no en los ministerios ni en la calle.

Zygmunt Bauman, el gran polaco que acaba de morir a los  91 años – un año más que Béji Caïd Essebsi, el actual presidente tunecino – tenía la costumbre de decir que el gran problema de nuestro tiempo era la disociación entre el poder y la política: el poder es mundial, la « bulitika » sigue intentando sobrevivir dentro de las fronteras nacionales, que ya nadie respeta. Vivimos pues, en Túnez como en otros lugares, y quizá aún más que en  otras partes, en el interregno, término utilizado por Antonio Gramsci, quien lo había tomado del historiador romano Tito Livio hablando del desconcierto de los romanos tras la muerte de su rey Rómulo. La gran mayoría de ellos solo habían conocido en su vida su reino y no tenía pues ninguna idea de quien podría sustituirlo. Gramsci, al hablar del período entre la revolución rusa de 1917 y la toma del poder por Mussolini en 1921, escribió: «  La crisis consiste precisamente en el hecho de que el viejo mundo se muere, y el nuevo tarda en aparecer. Durante este interregno se observan los fenómenos mórbidos más variados ».

Los amos del interregno son los « donantes»: mientras que los de abajo miran al cielo, los de arriba miran a los fondos. El país vive a crédito y el nudo corredizo lo estrangula, lenta pero inexorablemente. Los gobiernos que se sucedieron desde 2011 pidieron prestados para pagar la deuda de la dictadura, luego prestaron de nuevo para reembolsar la deuda de la deuda y así sucesivamente, en un círculo vicioso infernal que parece interminable. Actuaron no solamente en contra de la moral más elemental pero, lo que es peor, del sentido común: la deuda que heredaron era a la vez odiosa, ilegítima, insoportable e incluso ilegal. Por lo tanto las deudas que han contraído para poder reembolsarla lo son igualmente. Un buen musulmán quizás paga sus deudas, pero solamente un idiota paga las de otros. Un idiota o un perverso.

Resultado: Túnez tiene actualmente unos cincuenta mil millones de dinares de deudas aproximadamente, lo que representa unos veinte mil millones de euros y más de 5 de los 32 mil millones del presupuesto de 2017 están destinados al servicio de la deuda. Este presupuesto ha sido objeto de tres a cuatro meses de polémicas y chanchullos para finalmente ser votado en un consenso conmovedor. Se basa en una previsión de que el precio del barril de petróleo este año será de 50$ (el curso actual ya pasó de los 52) y que la tasa de cambio del dinar será de 2,25 por 1 $ US (el $ ya está en 2,28 DT). En resumen, un gran sinsentido.

Las sindicalistas calmaron sus reivindicaciones salariales y el buen pueblo se aprieta el cinturón y rechina los dientes. No es el final de sus penas: el gobierno tendrá finalmente que cumplir todas las condiciones del Banco Mundial: privatización de los 3 bancos públicos (para el Banco central, ya está hecho, ahora es independiente, según el modelo de la Reserva federal US y del BCE), del seguro de enfermedad, la seguridad social, las empresas públicas de energía y agua, y, last but not least (por ultimo pero no menos importante), la derogación de las subvenciones a los productos de primera necesidad y al combustible. El único posible aspecto positivo de la aplicación de estas condiciones podría ser una reducción del consumo de azúcar refinada en polvo, producto que los tunecinos son los campeones mundiales de consumo: 36 kg por persona al año, es decir, 100 gramos por día. Hay que suavizar la amargura de la vida. En resumen, no echemos más sal en la herida. Los cuadros siguientes dicen más que los largos discursos. Agradezco a los compañeros de la asociación RAID-ATTAC-CADTM por habérmelos transmitido. 

 

 





Courtesy of Tlaxcala
Source: https://bastayekfi.wordpress.com/2017/01/13/tunisie-6-ans-pres-une-quasi-revolution-un-interregne-qui-nen-finit-pas/
Publication date of original article: 13/01/2017
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=19678

 

Tags: Túnez14 de EneroInterregnoDeuda odiosa
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.