TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı la internacia reto de tradukistoj por la lingva diverso

 12/12/2017 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 EUROPE 
EUROPE / ¿Por qué Tsipras enterró la suspensión de pago y la auditoría de la deuda mucho antes de las elecciones de 2015?
Entrevista con Eric Toussaint
Date of publication at Tlaxcala: 10/10/2016
Original: Pourquoi Alexis Tsipras a enterré la suspension du paiement et l’audit de la dette bien avant les élections de 2015
Entretien avec Éric Toussaint

Translations available: Ελληνικά  English  Português/Galego 

¿Por qué Tsipras enterró la suspensión de pago y la auditoría de la deuda mucho antes de las elecciones de 2015?
Entrevista con Eric Toussaint

Benjamin Lemoine

Translated by  Griselda Piñero
Edited by  Stathis Kouvelakis Στάθης Κουβελάκης استاتیس کوولاکیس

 

Introducción por Stathis Kouvelakis

Un examen profundo de las causas que llevaron a la capitulación del gobierno griego en julio de 2015 y a la firma del tercer memorando permite trazar una de las principales líneas de separación de este periodo, una separación que no es un simple asunto de balance histórico, sino que reviste un carácter directamente político.

Es evidente que semejante desastre no se puede explicar solo en términos de psicología, ni de simples errores, ni de personas -sin que, por supuesto, se borren las enormes responsabilidades personales de aquellos que asumieron un papel dirigente en este proceso-.

El testimonio de Éric Toussaint constituye una importante contribución a esta imperiosa necesidad de reexaminar todo el proceso de forma crítica. El público griego conoció a Toussaint cuando a éste le confiaron la coordinación científica del Comité para la Verdad sobre la Deuda Pública, constituido en abril de 2015 bajo el auspicio de la Presidente del Parlamento griego en ese momento, Zoe Konstantopoulou.

Éric Toussaint tiene en su activo varias decenas de trabajos y de acción militante en torno a las cuestiones de la deuda pública y, antes de Grecia, había contribuido al trabajo de auditoría de la deuda en varios países de América Latina (Ecuador, Paraguay…), de Asia (Timor Occidental), así como en el marco de organismos como la Unión Africana.

Esa rica experiencia internacional le confiere naturalmente una posición privilegiada, no solo para contribuir a la investigación sobre las causas que llevaron a Grecia derecho a las garras de la «deudocracia» europea e internacional, |1| sino también para evaluar las estrategias políticas que eligieron seguir, sobre esta cuestión capital, los protagonistas de la actual tragedia griega.

Y es precisamente en eso por lo que su testimonio se revela tan fundamental. A partir de su posición particular, la de un actor «extranjero» que, sin embargo, se encontró desde el comienzo en la primera línea de la batalla que se desarrolló alrededor de la crisis griega. Toussaint conoció de primera mano la manera en la que Syriza, la fuerza política que, rápidamente, se constituyó en la principal protagonista de los acontecimientos que siguieron, había abordado la cuestión de la deuda.

En el texto que sigue -extracto de una serie de entrevistas que se debe leer integralmente- Toussaint revela la deriva de Alexis Tsipras y de sus próximos precisamente sobre esta cuestión fundamental. Habiendo partido de una posición que reclamaba la anulación de la deuda ilegítima y la realización de una auditoría ciudadana, los dirigentes de Syriza se sumaron a una lógica de soluciones de «consenso», tan irrealizables como ciegas a las enseñanzas de la historia. Su modelo era el acuerdo de Londres de 1953 por el cual, en plena guerra fría, los vencedores de la segunda guerra mundial anularon la mayor parte de la deuda de Alemania, ya que se trataba de reconstruir (y rearmar) Alemania a marcha forzada. Pero esa deriva no se produjo en el momento en que Syriza ganó las elecciones, en enero de 2015, sino mucho antes, y, en forma precisa, al día siguiente de las elecciones que Syriza ganó en la primavera de 2012. Es el momento en que accedió a ser la primera fuerza de oposición y que sus dirigentes se autonomizaron con respecto a las instancias colectivas de su partido y comenzaban a funcionar, de hecho, como «gabinete fantasma» en espera del ejercicio efectivo de las funciones gubernamentales.

Éric Toussaint no puede ser más claro con respecto a las razones de esa deriva. Como lo señala en esta entrevista: «el núcleo alrededor de Tsipras -no hablo ni del comité político de Syriza, ya que sus miembros fueron excluidos de las decisiones capitales, ni de los miembros del comité central, a los que también se los mantuvo aparte-, con Yanis Dragasakis, el viceprimer ministro actual que tiene un papel clave, tomó en los momentos decisivos la siguiente orientación: Hay que evitar a cualquier precio el enfrentamiento con el gran capital griego, los banqueros griegos y los armadores.» Los intereses de los dos últimos están enlazados, totalmente intrincados. Así mismo, ese núcleo consideraba que había que evitar el enfrentamiento con las instituciones europeas».

Como sabemos, el compromiso de no ruptura con el euro y la UE, a cualquier precio, y la sumisión absoluta al marco fijado por la OTAN, también formaban parte integrante de esa opción.

Éric Toussaint, con el fin de conservar la posibilidad de intervenir de la manera más eficaz posible en su propio campo, o sea el de la deuda pública, y con buen juicio se cuidó de entrar, en ese momento, en el debate sobre el euro. Actualmente, como lo señala en esta entrevista, considera la salida del euro como una etapa necesaria para cualquier país de la periferia europea que quiera revertir las políticas de austeridad y romper las cadenas de la «deudocracia».

Esa relativa distancia con respecto a la confrontación sobre la cuestión del euro, central en la separación en el seno de Syriza en esa época, confiere a su testimonio un peso aún mayor. Demuestra que el abandono de la posición inicial de Syriza «ningún sacrificio por el euro», surgido exactamente en el mismo momento, o sea, al día siguiente de las dobles elecciones de 2012, no era ni un movimiento táctico ni el producto de una simple obsesión europeísta, aunque fuera el caso, sin duda, para una gran parte de los dirigentes y también de los militantes de base de Syriza.

Los juramentos de fidelidad al euro y el rechazo obsesivo a cualquier otro plan alternativo en el caso de que fracasaran las negociaciones no eran más que otra faceta de una elección estratégica de no confrontación, tanto con la burguesía interior como con las clases dominantes de Europa y los mecanismos políticos de dominación, es decir la Unión Europea y sus apéndices (BCE, Fondo de Estabilidad Monetarios, etc.)

Fue precisamente esa elección, que, por supuesto, nunca fue presentada como tal en esa época, la que determinó el marco intangible en el que el gobierno de Syriza evolucionó entre enero y julio de 2015, a excepción del referéndum de julio, el que, en ese marco, no podía constituir más que una última convulsión antes de la capitulación.

El final de esta secuencia es conocido y sus consecuencias sufridas día tras día por el pueblo griego, aunque también por las fuerzas de la «izquierda de la izquierda» en Europa y más allá, a cuyos ojos, Grecia viró, en pocos meses, de ser un faro de esperanza a ser una herida abierta.

Luego de esa derrota histórica, cualquier comienzo nuevo requiere imperativamente que se saquen las conclusiones que se imponen.

A lo largo de estos años, Éric Toussaint se mostró como un participante activo y un sostén fundamental en la lucha del pueblo griego. Ahora, mediante su palabra, prueba que su contribución así como su combate siguen y seguirán hasta que se consiga justicia. |2|

Quinta parte de la entrevista «Genealogía del CADTM y de las políticas contra la deuda»  |3|

Grecia: la ambigüedad de los dirigentes con respecto al orden financiero y a la deuda

Benjamin Lemoine: ¿Cómo logró abrirse camino en Grecia la idea de una auditoría? ¿Cuáles eran vuestros apoyos y cómo habéis podido contactar con los potenciales partidarios de la reivindicación de una auditoría en Grecia?

Éric Toussaint: El CADTM actuó tanto en el ámbito europeo como en la propia Grecia. Con el fin de intentar crear un movimiento unitario europeo anti austeridad que reuniera a las fuerzas sociales y políticas, el CADTM convocó una reunión europea en Bruselas el 29 de septiembre de 2010 con ocasión de una manifestación europea convocada por la Confederación Europea de Sindicatos (CES). |4|

Anteriormente, a comienzos de julio de 2010, a iniciativa de Moisis Litsis, de Sonia y Yorgos Mitralias se había creado en Atenas el Comité contra la deuda, miembro del CADTM internacional. |5| Yorgos Mitralias tradujo el manual de auditoría ciudadana editado por el CADTM internacional. Una edición en griego apareció en 2011 publicada por la editorial Alexandria.

La posición del CADTM comenzó a ser conocida en Grecia a partir de 2010. Varias entrevistas fueron publicadas en la prensa griega. Por ejemplo, la revista griega Epikaira publicó una larga entrevista que me hizo Leonidas Vatikiotis, periodista y militante político de extrema izquierda muy activo. |6| En ella expliqué las causas de la explosión de la deuda pública griega y en qué la experiencia de Ecuador podría ser una fuente de inspiración para Grecia en la concepción de una auditoría y de una suspensión del pago de la deuda. Como conclusión a la pregunta ¿Qué debe hacer Grecia?, respondí: «Se debería constituir rápidamente una comisión de auditoría con personalidades prestigiosas y experimentadas. Mi consejo es categórico: ¡abrid los libros de la contabilidad! Debéis examinar todos los contratos del Estado con total transparencia y en presencia de la sociedad civil —desde los más importantes, como por ejemplo los correspondientes a los recientes juegos olímpicos, hasta los menores— y descubrid qué parte de la deuda es fruto de la corrupción, y por consecuencia es ilegal y odiosa, según la jerga internacional, y denunciadla». |7|

Por su lado, el economista Costas Lapavitsas, |8| en varios artículos profusamente difundidos en Grecia, defendía también activamente la necesidad de crear una comisión de auditoría. En uno de ellos, afirmaba: «La Comisión internacional de auditoría podría tener el papel de catalizador contribuyendo a la transparencia de la investigación. Esa comisión internacional, compuesta por expertos de la auditoría de las finanzas públicas, de economistas, de sindicalistas, de representantes de los movimientos sociales, deberá ser totalmente independiente de los partidos políticos. Se deberá respaldar en las numerosas organizaciones que permitirán movilizar a amplios sectores sociales. Es así como comenzará a ser una realidad la participación popular necesaria frente a la cuestión de la deuda». |9|

El 9 de enero de 2011, el tercer diario de mayor tiraje (en ese momento), Ethnos tis Kyriakis, me entrevistó y tituló: «No es normal reembolsar las deudas que son ilegítimas. Los pueblos de Europa tienen también el derecho de controlar a sus acreedores». |10|El diario explica que «el trabajo del Comité en Ecuador fue recientemente mencionado en el Parlamento griego por la diputada Sofía Sakofara».

Efectivamente, en diciembre de 2010, la diputada Sofía Sakofara había intervenido en el Parlamento griego para afirmar que una Comisión de auditoría de la deuda, inspirada por lo que había pasado en Ecuador, era necesaria. El Parlamento, en ese entonces dominado por el PASOK y Nueva Democracia, no tenía ningún interés en investigar la deuda, y esa propuesta fue, por lo tanto, rechazada. Sin embargo, el combate fue librado en otros terrenos, fuera de los profesionales de la política. En marzo de 2011, fue lanzado el comité griego para la auditoría de la deuda (ELE), resultante de los grandes esfuerzos de convergencia entre personas que apenas o nada se conocían algunas semanas antes. El proceso de creación fue catalizado por la amplitud de la crisis en Grecia. Para lanzar ese comité, Costas Lapavitsas difundió un llamamiento internacional apoyado por el CADTM, que tuvo gran resonancia.

Costas Lapavitsas me consultó sobre el contenido del llamamiento internacional de sostén a la constitución del comité, y yo hice algunas enmiendas. Después de eso, comenzamos a buscar apoyos entre las personalidades susceptibles de ayudarnos a aumentar el eco y la credibilidad de esa iniciativa. Me encargué de recoger un máximo de firmas de personalidades internacionales a favor de la instauración del comité de auditoría. Conocía desde hacía años a varias como Noam Chomsky (Estados Unidos) con el que estuve en contacto sobre el tema de la deuda desde 1998, Jean Ziegler (Suiza), en ese momento relator especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación, Tariq Ali (Reino Unido), así como a numerosos economistas.

¿Habéis obtenido fácilmente los apoyos?

En mi búsqueda de firmas, sufrí solo un rechazo, el del economista estadounidense James Galbraith. Debatíamos desde hacía varios años en las conferencias sobre la globalización financiera, donde nos habíamos encontrado. Más tarde, recibí una parte de la explicación de ese rechazo. James Galbraith, como el mismo lo confirmó en un libro publicado en 2016, había apoyado a Georges Papandreu, el primer ministro que introdujo el primer memorando en mayo de 2010. James Galbraith criticaba ese memorando pero aceptaba la narración mentirosa de Papandreu a propósito de la crisis, como lo indica la introducción que escribió para su libro Welcome to the Poisoned Chalice. The destruction of Greece and the future of Europe, publicado en 2016. |11|

La segunda razón que llevó a James Galbraith a no firmar ese llamamiento fue el consejo que le dio Yanis Varoufakis. Este explicó públicamente en 2011 por qué se había negado a firmar el llamamiento para la creación de la comisión de auditoría. Declaró que Galbraith lo había contactado para preguntarle si se debía firmar ese llamamiento y que él le recomendó que no lo firmara. Ese rechazo de Varoufakis permite comprender mejor su actitud distante con respecto al Comité para la verdad sobre la deuda griega cuando fue ministro de Finanzas en el primer gobierno de Alexis Tsipras en 2015. |12|

En una larga carta pública publicada en la primavera de 2011, Yanis Varoufakis justificó su rechazo a apoyar la creación del comité ciudadano de auditoría (ELE). Declaró que si Grecia suspendía el pago de la deuda, debería salir de la zona euro y se encontraría de golpe en la edad neolítica (¡sic!). Varoufakis explicaba, además, que las personas que habían tomado esa iniciativa eran muy simpáticas y bien intencionadas y que, en principio, el era favorable a una auditoría pero que, en las circunstancias en las que se encontraba Grecia, no era oportuna. |13|

El documental Debtocracy, difundido a partir de abril 2011, permitió que la propuesta de auditora ciudadana de la deuda y la necesidad de la anulación de su parte ilegítima y odiosa |14| tuvieran una gran repercusión. Aris Chatzistefanou y Katerina Kitidi, que realizaron ese documental con la colaboración de Leonidas Vatikiotis, me asociaron de forma activa al contenido desde comienzos de febrero de 2011, y aceptaron mi propuesta de filmar una parte del documental en Dakar con ocasión del Foro Social Mundial, que se celebró del 6 al 11 de febrero de 2011. La película se terminó en un tiempo record y comenzó a circular por Internet. En Grecia, fue descargada por más de un millón y medio de personas durante 6 semanas de la primavera de 2011. Para una población de 10 millones, era una proporción importante, teniendo en cuenta, además, que ninguna cadena de TV la difundió en ese momento.

La conferencia internacional de apoyo a la auditoría ciudadana de la deuda griega que se celebró en Atenas en mayo de 2011 tuvo indudablemente un gran éxito, con la asistencia de cerca de 3.000 personas durante los tres días que duró el evento. El CADTM formaba parte del grupo de organizaciones que había convocado esta reunión. Durante esta conferencia, coordiné el primer panel de discusión en el que participaron especialmente Nadia Valavani, |15| que luego sería viceministra de Finanzas del primer gobierno de Tsipras, y Leonidas Vatikiotis. El CADTM había contribuido, con los organizadores griegos y otros movimientos no griegos, a convencer a un número significativo de organizaciones de Europa de que apoyaran la conferencia y adoptaran colectivamente una declaración que conservara su total vigencia.

Leer más

 





Courtesy of CADTM
Source: http://www.cadtm.org/Pourquoi-Alexis-Tsipras-a-enterre
Publication date of original article: 03/10/2016
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=19101

 

Tags: Deuda odiosadeuda pública griegaComisión verdad deudaAuditoria deudaTsiprasBánkstersEurodictaduraUEropa
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.