TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı la internacia reto de tradukistoj por la lingva diverso

 21/11/2017 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 ASIA & OCEANIA 
ASIA & OCEANIA / Eva Golinger malinterpreta la solidaridad: Apoyemos a los tamiles, no al gobierno criminal de Sri Lanka
Date of publication at Tlaxcala: 11/06/2010
Original: Eva Golinger Misinterprets Solidarity: Support Tamils not Sri Lanka’s War Criminal Government

Eva Golinger malinterpreta la solidaridad: Apoyemos a los tamiles, no al gobierno criminal de Sri Lanka

Ron Ridenour

Translated by  Atenea Acevedo

 

Eva Golinger es conocida por su análisis de contrainteligencia al servicio de la revolución pacífica venezolana en contra de la oligarquía local y el imperio estadounidense. Es una destacada autora y una de sus obras más conocidas es El código Chávez: descifrando la intervención de los Estados Unidos en Venezuela. Golinger es abogada, ciudadana estadounidense y venezolana, y amiga personal del presidente Hugo Chávez, quien la ha apodado “la novia de Venezuela”. Escribe frecuentemente en medios izquierdistas de todo el mundo y es editora de la versión inglesa de Correo del Orinoco, el periódico del gobierno venezolano.

El nombre de Eva Golinger se asocia invariablemente con palabras como solidaridad y antiimperialismo. Sin embargo, en fechas recientes y de manera inexplicable se presentó como defensora del gobierno más brutal, racista y genocida de Sri Lanka en un artículo de opinión categóricamente irresponsable, impreso en la versión hispana del diario Correo del Orinoco el 15 de mayo, y en el periódico del gobierno de Caracas,Ciudad CCS, el 21 de mayo. El artículo lleva un sencillo título: “Sri Lanka”. El original de la autora está en español y, en la versión original en inglés del presente texto, traduzco los principales párrafos del artículo a fin de analizar los errores en su contenido y, así, refutar los rumores a los que ha dado pie (las citas que aparecen a continuación en español corresponden textualmente a la versión electrónica de Ciudad CCS,http://www.ciudadccs.org.ve/?p=67633). Mi interés no es otro que el de hacer un llamado a intensificar el apoyo a uno de los grupos étnicos a los que más se ha calumniado y reprimido en el mundo: los tamiles de Sri Lanka.

En el texto de Golinger se lee “[...] en 2005, Sri Lanka celebró elecciones presidenciales por primera vez en casi 30 años. Mahinda Rajapaksa obtuvo una victoria contundente con más de 58% de los votos. Fue reelegido con más de 60% en enero de 2010.

”Rajapaksa, líder budista, es apoyado por una coalición de partidos de izquierda, entre ellos el Partido Comunista. En mayo de 2009, logró finalizar la guerra civil derrotando a la organización armada, los Tigres de Liberación, de Tamil Eelam (LTTE).

”El LTTE tiene vínculos estrechos con la CIA, y Washington negoció un acuerdo con ellos para establecer la base militar en su país, si lograban obtener el poder. Luego de su derrota, el LTTE ha establecido numerosas organizaciones-fachada en diferentes países alrededor del mundo, buscando crear un ‘gobierno en el exilio’ y lograr aislar al actual gobierno de Sri Lanka. La semana pasada, representantes de una de sus fachadas, Canadian Hart, pasaron por Venezuela; se reunieron con funcionarios gubernamentales, buscando respaldo en un intento de debilitar la relación entre los dos gobiernos.

”En lugar de relacionarse con la oposición ilegítima de Sri Lanka, Venezuela debería estrechar la mano a un aliado que sufre también las agresiones imperiales”.
 

Golinger: equivocada en los hechos
 

  1. Mahinda Rajapaksa no es el primer presidente elegido. En 1982, J.R. Jayawardane ganó las primeras elecciones presidenciales al obtener 52,9% de los votos. El Partido Unido Nacional (PUN), prooccidental y propiedad de la burguesía factótum, introdujo una nueva constitución después su aplastante victoria en 1977. Antes de eso, el cargo de Primer Ministro era el de mayor jerarquía y Jayawardane llegó a ocuparlo mientras que el PUN tomaba 80% de los escaños. En 1978, la nueva constitución cambió el nombre del país y lo llamó República Democrática Socialista de Sri Lanka, aunque en él no hubiera nada socialista. La economía en aquel momento, al igual que ahora, era capitalista y de orientación neoliberal, bastante parecida a la chilena después del Golpe en 1973. 

    Según las propias cifras del Departamento de Censo y Estadísticas del gobierno (2006/2007), 82% de la población rural vive por debajo de la línea de pobreza del país, mientras que 65% de la población urbana no es capaz de alcanzar el nivel mínimo de ingesta diaria de calorías y proteínas por persona que recomienda el Instituto de Investigaciones Médicas del gobierno. Las cifras oficiales se encuentran en el sitio web del gobierno.

    No puede haber nada supuestamente socialdemócrata en la discriminación de 15% de la población, es decir, de los tamiles, mediante leyes que restringen sus derechos y privilegios, y pretenden legitimar la desigualdad. Tal ha sido el caso desde la independencia de Gran Bretaña, consumada en 1948. Incluso la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos estudia a los tamiles como “grupo marginado”. En 1988 dicha biblioteca publicó el informe Sri Lanka: a Country Study, en el que se lee:

    “Tanto los tamiles moderados como militantes de Sri Lanka han visto las políticas de los sucesivos gobiernos cingaleses en Colombo con sospecha y resentimiento, al menos desde mediados de la década de 1950, cuando se adoptó la política lingüística de “solo en cingalés” (http://countrystudies.us/sri-lanka/71.htm)
  1. Rajapaska ganó las quintas elecciones presidenciales del país y con la mayoría menos contundente de entre todos los presidentes: 50,29%, no 58% como afirma el artículo de Golinger (http://en.wikipedia.org/wiki/Sri_Lankan_presidential_election,_2005)

    Rajapaska es el líder actual del Partido Libertad de Sri Lanka (PLSL), fundado en 1951 para representar a la burguesía cingalesa. En las elecciones de 1960, Sirimavo R.D. Bandaranayake se convirtió en Primera Ministra y fue la primera mujer en ostentar ese cargo en el mundo. El Partido Comunista, simpatizante de Moscú, y el Partido Lanka Sama Samja (PLSS), de orientación trotskista, formaron el “Frente Unido” en coalición con el PLSL en 1970. Ya con tres cargos ministeriales en mano, la “vieja izquierda” traicionó a los jóvenes. Muchos jóvenes cingaleses de izquierda se desilusionaron de la “vieja izquierda” y se rebelaron una vez que el PLSL volvió a tomar el poder. El supuesto gobierno “de izquierda”, con el PC y el PLSS, estigmatizó la revuelta como “un levantamiento guevarista” y reprimió la rebelión asesinando a alrededor de 20.000 jóvenes cingaleses en 1971, la mayoría de ellos de origen rural. Al año siguiente, estos partidos “de izquierda” redactaron la primera constitución republicana en la que se legislaba el cingalés como la única lengua oficial y el budismo como la única religión oficial; los tamiles no son budistas. Esto erosionó el escaso apoyo que la “vieja izquierda” tenía entre los cingaleses izquierdistas y anuló el de todos los tamiles. Desde entonces ni el PC ni el PLSS han conseguido un solo escaño de manera independiente, siempre van en bloque con el partido capitalista, el PLSL. 
                                                                                                                                                             
  2. Rajapaska ganó las elecciones de enero de 2010 con 57,88% de los votos, no 60%, superando así a su ex Jefe del Estado Mayor, Sarath Fonsekla, a cargo de liquidar al LTTE (Tigres de Liberación de Tamil Eelam). El partido de Fonseka, Nuevo Frente Democrático, obtuvo 40,15% de los votos. Desesperados, algunos tamiles votaron por Fonseka a sabiendas de que había sido el principal agente militar responsable de llevar a cabo las órdenes presidenciales de liquidar al LTTE y masacras a decenas de miles de civiles tamiles. La única diferencia entre ambos criminales de guerra consistía en que Fonseka había prometido liberar al resto de los tamiles presos y devolverles sus tierras y bienes. Los tamiles, abatidos, buscaban un poco de alivio (http://en.wikipedia.org/wiki/United_People%27s_Freedom_Alliance).
     
  3. El ególatra presidente no quedó satisfecho con vencer a su ex brazo derecho en las urnas: hizo que lo arrestaran y golpearan el 7 de febrero, poco después de las elecciones, y lo acusó de planear un golpe de Estado, acusación que Fonseka niega. Hubo una nutrida purga de oficiales militares de alto rango y se arrestó al menos a una docena de periodistas cingaleses y tamiles. En los cuatro años de gobierno de Rajapakse por lo menos 23 periodistas críticos de su gobierno han sido asesinados (http://jdsrilanka.blogspot.com/2010/03/attorney-generals-words-about.html). 
     
  4. Cito: “El LTTE tiene vínculos estrechos con la CIA, y Washington negoció un acuerdo con ellos para establecer la base militar en su país…” Esto constituye una acusación indignante y carente de fundamentos. Durante el mes que dediqué a investigar el tema a fines del año pasado no encontré nada que respalde esta afirmación de Golinger. Busco en Google “LTTE+CIA” y no obtengo nada. Al buscar al LTTE y a la CIA y vínculos entre ambos sin comillas tampoco hay nada que ligue a estos grupos. Revisé unos 200 resultados y únicamente encontré una referencia a lo dicho por Golinger, citada por el renombrado escéptico Patrick J. O’Donoghue, editor de noticias del sitio web en ingléswww.VHeadline.com. En una nota del 23 de mayo O’Donoghue señala: “¡No podía creer lo que leí en los balidos de Ciudad Caracas!” No tenemos manera de saber si el LTTE se ha reunido siquiera con la CIA, pero todo es posible en una guerra. Lo que sí podemos saber es que Estados Unidos, su CIA y su Pentágono han respaldado hace tiempo a los genocidas gobiernos cingaleses y, sin duda, al gobierno de Rajapaske, y que incluyeron al LTTE en su lista de organizaciones extranjeras terroristas en 1997. Más adelante volveré a ese punto.
     
  5. Golinger afirma que Canadian Hart es una fachada del LTTE, suposición que niegan varios grupos solidarios con sede en Canadá, quienes reconocen la labor humanitaria de dicha organización. La postura de este colectivo puede leerse, en inglés, aquí: “Venezuela: Eva Golinger’s misinformation endangers exiled Tamils’ fight for freedom” (http://vheadline.com/readnews.asp?id=92565). 
     
  6. Golinger presenta al gobierno capitalista y genocida de Sri Lanka como “aliado” de Venezuela y recomienda a su revolucionario gobierno “estrechar la mano a un aliado que sufre también las agresiones imperiales”. Es para dejar atónito al más pintado o, como escribió O’Donoghue, “resulta increíble”. En lugar de oponerse al imperio yanqui, la posición de Golinger es aliarse con el imperialista Estados Unidos y sus aliados: el sionista Israel, el Reino Unido y otros ex colonialistas europeos, así como la nueva superpotencia y experta en explotar trabajadores: China. (Ver mi artículo “Cuba y el ALBA decepcionaron a los tamiles en Sri Lanka,http://www.rebelion.org/noticia.php?id=95303 y otros en inglés en www.counterpunch.com: “ALBA Let Down Sri Lanka Tamils”, “Equal Rights or Self-Determination” y “The Terrorists: International support for Sri Lanka racist discrimination”, 16, 20 y 25 de noviembre de 2009. La serie completa en cinco partes se encuentra en inglés en http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=9428&lg=en). No hay el más mínimo indicio de que Estados Unidos haya agredido a los gobiernos de Sri Lanka, al contrario.

 


Carlos Latuff


Estados Unidos apoya el genocidio en Sri Lanka

El Océano Índico constituye una vía fluvial clave para el transporte de la mitad de la carga en contenedores del mundo. En sus aguas navegan innumerables buques con productos derivados del petróleo. La cooperación de Sri Lanka es vital para los intereses del imperio estadounidense en el planeta y un Estado tamil independiente complicaría esa cooperación.

Estados Unidos ha armado y financiado a Sri Lanka durante casi toda la guerra (www.cdi.org/PDFs/CSBillCharts.pdf). Al menos desde la década de 1990, Estados Unidos ha brindado entrenamiento militar, financiamiento, facilidades logísticas y venta de armas con valor de millones de dólares cada año. Incluso se instaló una emisora de Voice of America (La Voz de América, radiodifusora oficial del gobierno estadounidense) en la zona noroccidental del país. 

El gobierno de Estados Unidos elogió a Rajapaksa por reiniciar la guerra desde julio de 2006, aunque el cese oficial al fuego se proclamara en 2008. La embajada estadounidense en Colombo hizo las siguientes declaraciones: “Estados Unidos no recomienda que el gobierno de Sri Lanka negocie con el LTTE…” (http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=11769). 

El 26 de mayo de 2002, el Colombo Sunday Times, periódico en inglés, dedicó una nota al pacto militar conjunto entre Sri Lanka y Estados Unidos, acuerdo consolidado poco después de la firma del acuerdo de cese al fuego (http://sundaytimes.lk/020526/index.html).

“El Acuerdo de Adquisición y Apoyo Logístico Mutuo (ACSA) [...] permitirá a Estados Unidos utilizar los puertos, aeropuertos y espacio aéreo de Sri Lanka. Constituye el preludio a la firma del acuerdo programado para julio de este año; los buques de las fuerzas navales estadounidenses han estado solicitando al Puerto de Colombo autorización para cargar combustible y dejar a sus marineros disfrutar de permisos en tierra firme.

“En correspondencia a las facilidades ofrecidas, Sri Lanka recibirá asistencia militar por parte de Estados Unidos, incluido un incremento en equipos y mecanismos de entrenamiento. Este último incluirá ejercicios conjuntos con las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y se concentrará en técnicas antiterrorismo y actividades relacionadas. El acuerdo se definirá a partir del uso de los puertos, aeropuertos y espacio de Sri Lanka que se considerarán como gastos de alquiler y se convertirán en equipos militares”.

Christina Rocca, Subsecretaria de Estado estadounidense, fue la oficial clave de enlace con el gobierno de Sri Lanka (había sido oficial de la CIA antes de empezar a trabajar con el Departamento de Estado). El acuerdo ACSA no se firmó hasta que Rajapaksa llegó al poder y quien estampó su rúbrica el 5 de marzo de 2007 fue Gotabhaya Rajapaksa, ciudadano estadounidense, Ministro de Defensa y hermano del presidente Rajapaksa (el hermano menor de ambos, también ministro, es igualmente ciudadano estadounidense) (www.colombopage.com/archive_07/March5132506JV.html).   

George W. Bush estaba particularmente complacido con el terrorismo de Estado en Sri Lanka. En 2006 alentó al gobierno a reanudar la guerra civil, misma que financió con $2.9 millones de dólares. El Pentágono proporcionó entrenamiento para atacar a los insurgentes, radares marítimos, patrullas de buques de guerra y aviones estadounidenses. No fue más que la continuación de la “Operación Estilo Equilibrado” que echa mano de instructores de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos desde 1996. 

Al final del primer período de gobierno de Bush, Estados Unidos se vio obligado a recortar su apoyo, ya que estaba empantanado en Afganistán e Irak. Ese hecho, aunado a la negativa opinión pública, organizada por la Diáspora, en cuanto al terrorismo de Estado y la discriminación sistemática de los tamiles, impulsó al Congreso a llamar la atención a las violaciones de derechos humanos, no solo por parte del LTTE, sino posiblemente por fuerzas paramilitares vinculadas al gobierno de Sri Lanka. Miles de tamiles bloquearon carreteras en Canadá, acamparon afuera del parlamento británico durante meses y algunos incluso se quitaron la vida frente a oficinas de gobierno al tiempo que los tamiles indios organizaban huelgas totales. No obstante, en 2008 Estados Unidos otorgó $1.45 millones de dólares en financiamiento y entrenamiento militar al gobierno de Sri Lanka como parte de una ayuda que alcanzaba la cifra de $7.4 millones. Estados Unidos hizo ruido acerca de una ‘crisis humanitaria’ cuando el ejército de Sri Lanka estaba por terminar la guerra, pero nunca emprendió acciones efectivas para que la guerra llegara a su fin ni para condenar al ejército o al gobierno.

Aun después de que reputados observadores internacionales y algunos representantes de medios masivos, sobre todo en el Reino Unido y Francia, empezaran a exponer al gobierno de Sri Lanka y a denunciar las sistemáticas atrocidades cometidas por su ejército en contra de la población civil tamil y la captura de combatientes del LTTE, Estados Unidos siguió respaldando al gobierno esrilanqués, hecho que contradice lo escrito por Eva Golinger. A mediados de abril de 2010 las fuerzas militares estadounidenses y esrilanquesas realizaron ejercicios militares en los mares del este (Trincomalee) por primera vez en 25 años. 

En palabras del Teniente Coronel Larry Smith, agregado militar estadounidense: “El ejercicio conjunto ayudó a miembros de ambas fuerzas a intercambiar conocimientos sobre buenas prácticas y métodos para atender complejos desafíos de orden humanitario”.

Dijo, además: “Estados Unidos y Sri Lanka tienen una larga tradición de colaboración. Esperamos que esta alianza pueda profundizarse” (http://jdsrilanka.blogspot.com/2010/04/us-sri-lankan-militaries-in-joint.html).

El documentalista John Pilger compara el genocidio en Sri Lanka con los actos de Israel

“El gobierno de Sri Lanka ha aprendido una vieja lección gracias a, sospecho, un moderno maestro: Israel. Para perpetrar una masacre, debes asegurarte de que la pornografía permanezca oculta o, en el mejor de los casos, hacerla ilícita. Prohíbes el paso de personas extranjeras y sus cámaras a pueblos tamiles como Mulliavaikal, recientemente bombardeado por el ejército esrilanqués, y mientes al decir que las 75 personas muertas en el hospital no son sino resultado del deliberado ataque de un bombardero suicida tamil”, artículo titulado Distant Voices, Desperate Lives, en New Statesman, 13 de mayo de 2009.

Cuando Estados Unidos no quiere ser visto en la línea de fuego de una guerra, envía a sus vicarios. Y lo cierto es que Israel es su principal socio en este crimen de guerra. Sri Lanka suspendió sus relaciones diplomáticas con Israel en 1970 en protesta por su continua expansión ilegal en territorio palestino, y las reanudó en mayo de 2000. A pesar de la supuesta ruptura diplomática, Israel continuó teniendo operaciones dentro de Sri Lanka desde una oficina de intereses ubicada en la embajada estadounidense. Por debajo del agua, uno tras otro los regímenes de Sri Lanka recibían felices a los asesores militares israelíes, a una unidad especial de comandos que llegó a colaborar con la policía y a agentes de contrainteligencia del Mossad que buscaban abrir la brecha entre musulmanes, hindúes, moros [1] y tamiles. Israel envió a Sri Lanka 16 de sus caza supersónicos Kfir, algunas embarcaciones Dvora de ataque naval rápido y equipos electrónicos de vigilancia y control por imágenes, además de asesores y técnicos. Personal israelí participó en los ataques militares contra unidades tamiles y sus pilotos volaron aviones de ataque. Los Tigres derribaron un Kfir. Justo antes de que terminara la guerra, el Primer MinistroWickremanayake se encontraba en Israel a fin de consolidar acuerdos aún más jugosos con los traficantes de armamento israelí (www.dailymailnews.com/dmsp0204/dm44.html,http://niqnaq.wordpress.com/2009/05/10/wayne-madsen-on-israel-and-sri-lanka/,http://adamite.wordpress.com/2009/06/05/sri-lanka-israels-dirty-secrets/). 


Libertad de prensa
Sri Lanka confisca un alijo de armas terroristas...
Carlos Latuff


 

Los crímenes de guerra del gobierno de Sri Lanka
 

Golinger incluso desconoce las múltiples pruebas de horrendos crímenes de guerra cometidos por Mahinda Rajpakse, el presidente al que defiende, en contra de la minoría tamil. Este pueblo reclama con todo derecho su liberación porque ha sido sometido a políticas sistemáticas de discriminación, opresión y genocidio (Ibid: “Equal Rights or Self-Determination”).

El primer presidente de Sri Lanka, J.R. Jayewardene, manifestó la esencia de dicho genocidio en entrevista con el Daily Telegraph el 11 de julio de 1983: “De verdad, si acabo con los tamiles matándolos de hambre, los cingaleses estarán felices”.

En mayo de 2009, Rajapakse hizo trasladar a toda la población civil que sobrevivió a sus disparos a campos de concentración que él mismo denominó “aldeas de bienestar”, muy parecidas a las “aldeas estratégicas” ideadas por los yanquis en Vietnam a partir de 1962. En flagrante violación a las normas internacionales acordadas por las Naciones Unidas, entre 280.000 y 500.000 personas fueron internadas de manera forzada en esos campos. Hoy, un año después, quedan 100.000. En todo el país quedan apenas dos millones de tamiles; casi un millón ha huido de Sri Lanka en los últimos 30 años.

Incluso Ban Ki-moon, candidato favorito de Estados Unidos para el cargo que hoy ocupa como Secretario General de la ONU, se mostró contrariado al visitar brevemente uno de los campos poco después de terminada la guerra: “He viajado alrededor del mundo y visitado lugares parecidos, pero sin duda este es, por mucho, el cuadro más atroz que he presenciado [...] Simpatizo plenamente con todas las personas desplazadas”.

Varias organizaciones reconocidas internacionalmente que se dedican a documentar crímenes de guerra y unos cuantos periodistas de medios masivos han entrevistado a personas desplazadas dentro del país, tomado o mirado fotografías, videos, imágenes satelitales tomadas de manera subrepticia durante la guerra, y han leído comunicados electrónicos y documentos de muy diversas fuentes. Algunos observadores han conseguido visitar uno o dos campos.

Una de esas organizaciones, el Grupo Internacional para la Crisis (ICG), publicó un informe sobre el tema el pasado 17 de mayo, titulado Crímenes de guerra en Sri Lanka, del cual cito textualmente:

“Las fuerzas de seguridad de Sri Lanka y el LTTE violaron continuamente el derecho internacional humanitario durante los últimos cinco meses de la guerra civil que se prolongó 30 años [...] Las violaciones empeoraron entre enero de 2009 hasta la declaración de victoria del gobierno en mayo [de ese año]. Las pruebas recopiladas por el Grupo Internacional para la Crisis (ICG) indican que en esos meses se asesinó a decenas de miles de civiles tamil, hombres, mujeres, niños y ancianos, muchos más fueron lesionados y cientos de miles padecieron la falta de alimentos y atención médica adecuada, lo que causó más muertes.

“Estas pruebas también aportan razones sólidas para creer que las fuerzas de seguridad de Sri Lanka cometieron crímenes de guerra, y los posibles responsables serían los altos mandos gubernamentales y militares”.

Veamos un revelador ejemplo de las pruebas:

El 25 de agosto de 2009, en el noticiario de Channel 4 (Reino Unido) se transmitieron secuencias sin editar, con duración de un minuto, en las que se veía a soldados del gobierno de Sri Lanka ejecutar con total indiferencia a ocho hombres tamiles desnudos, atados y con los ojos vendados; se cree que eran combatientes del LTTE. Según todo acuerdo internacional, el acto constituye un crimen de guerra. El gobierno de Rajapaska negó la autenticidad de las imágenes, aparentemente tomadas por un soldado esrilanqués y entregadas a Channel 4 gracias al grupo de periodistas cingaleses y tamiles exiliados denominado Periodistas por la Democracia en Sri Lanka. Sin embargo, especialistas forenses de reputación internacional han validado la autenticidad del material visual (http://jdsrilanka.blogspot.com/2009/12/sri-lankan-execution-video-not-fake.html,

http://jdsrilanka.blogspot.com/2010/01/experts-strongly-suggest-that-video-is.html
http://www.channel4.com/news/articles/politics/international_politics/sri+lanka+option/3652687)

En un reciente noticiero de Channel 4 el corresponsal Jonathan Miller comentó que dos testigos presenciales hablaban del asesinato sistemático de todos los combatientes del LTTE que se habían rendido o habían sido atrapados. Uno de los testigos es un comandante del ejército: “Sin duda, la orden habría sido matarlos a todos, acabar con ellos”. Un soldado esrilanqués de primera línea le dio a Miller: “Sí, nuestro comandante nos ordenó matarlos a todos. Los matamos a todos”.

Incluso el General Fonseka, a cargo de derrotar al LTTE, habló de tener órdenes del Secretario de Defensa de matar a los líderes sin hacerlos prisioneros: “Hay que matar a todos los cabecillas del LTTE” (http://www.defenceforum.in/forum/showthread.php/7399-Lanka-Army-killed-surrendering-LTTE-militants-Ex-General)

Volvamos al informe sobre crímenes de guerra elaborado por el Grupo Internacional para la Crisis:

“A partir de fines de enero [de 2009], el gobierno y las fuerzas de seguridad alentaron a cientos de miles de civiles a trasladarse a zonas de fuego prohibido, áreas aun más reducidas y así declaradas por el gobierno, y después los sometieron a ataques constantes y cada vez más intensos de artillería, morteros y otras armas. Esta situación se prolongó hasta mayo a pesar de que tanto el gobierno como las fuerzas de seguridad conocían la cantidad y ubicación de la población civil, así como la magnitud del número de víctimas civiles.

“Las fuerzas de seguridad bombardearon hospitales y centros médicos provisionales (muchos de ellos desbordantes de enfermos y heridos) en múltiples ocasiones, aun cuando conocían la función y la ubicación precisa de estos lugares. Durante esos incidentes, el personal médico, las Naciones Unidas, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y otras entidades informaron repetidamente al gobierno y a las fuerzas de seguridad de los bombardeos, pero éstos continuaron a lo largo del mes de mayo...”

Según el ICG, entre los cargos que deben investigarse se encuentra “el reclutamiento de menores por parte del LTTE y la ejecución, a manos de las fuerzas de seguridad, de quienes habían entregado sus armas y trataban de rendirse”.

Poco después de este informe, Amnistía Internacional publicó su informe sobre tortura en 111 países. Entre ellos, Amnistía Internacional condena “la politización de la justicia” por parte del gobierno de Sri Lanka. Además, critica a la ONU “por no haber intervenido [...] hacia el final del año; a pesar de las pruebas acumuladas de crímenes de guerra y otras violaciones, nadie fue llevado ante la justicia. Cuesta trabajo imaginar un fracaso más rotundo cuando lo que habría de hacerse es pedir cuentas a quienes violan los derechos humanos”, afirmó Claudio Cordone, Secretario General de Amnistía Internacional (http://jdsrilanka.blogspot.com/2010/05/amnestys-report-condemns-politicisation.html,http://thereport.amnesty.org/regions/asia-pacifichttp://www.youtube.com/watch?v=b9vb-ORJCgg). 

Algunos dirigentes de países del ALBA pueden tener la impresión de que cuando el mundo occidental (Amnistía Internacional, el ICG, Channel 4) protesta por violaciones de derechos humanos esto es un reflejo del doble discurso del imperialismo blanco o de las ONG imperialistas. A veces es así, pero definitivamente no es el caso de Sri Lanka. Ninguno de los gobiernos occidentales en el CDH quiso condenar a Sri Lanka, se limitaron a condenar al LTTE y a solicitar a Sri Lanka que considerara su propio comportamiento durante la guerra.

No pido que me crean únicamente a mí o a las personas que trabajan en Amnistía Internacional y el IGC, sino que también tomen en cuenta las conclusiones de personalidades de reconocimiento internacional e impecable perfil solidario, como Francois Houtart que, entre otras cosas, se desempeña como profesor honorario en la Universidad de La Habana. Presidió un tribunal de 11 jueces que investigó los cargos por crímenes de guerra imputados al gobierno de Sri Lanka y su ejército, es decir, el Tribunal Permanente de los Pueblos sobre Sri Lanka (PPT), celebrado en Dublín en enero pasado. Entre los muchos defensores del tribunal y sus conclusiones se encuentra el asesor principal del presidente Daniel Ortega, Miguel D’Escoto. Irónicamente, Nicaragua es uno de los países miembros del ALBA que alabó al gobierno de Sri Lanka y votó en favor de su resolución en el CDH. Las conclusiones del PPT se aproximan a las acusaciones de las organizaciones arriba citadas: Sri Lanka cometió “crímenes de guerra” y “crímenes en contra la humanidad”. Dichas conclusiones se encuentran en las páginas 14 y 15 del veredicto, que consta de más de 50 páginas.

5. Sobre la evaluación de los hechos

“Resumiendo los hechos establecidos ante este Tribunal mediante informes de ONG, testimonios de las víctimas, relatos de testigos presenciales, testimonios de especialistas e informes periodísticos, podemos distinguir tres diferentes tipos de violaciones a los derechos humanos perpetradas por el gobierno de Sri Lanka entre 2002 (inicio del acuerdo de cese al fuego) a la fecha:

• Desapariciones forzadas de tamiles considerados estratégicas;
• Crímenes cometidos en el reinicio de la guerra (2006-2009), particularmente en sus últimos meses
• Bombardeo de objetivos civiles, como hospitales, escuelas y otros blancos no militares;
• Bombardeo de ‘zonas de seguridad’ o ‘zonas de fuego prohibido’ así proclamadas por el gobierno;
• Denegación de alimentos, agua y centros de atención médica en zonas de guerra;
• Uso de armamento pesado, armas prohibidas y ataques aéreos;
• Uso de la comida y los medicamentos como armas de guerra;
• Maltrato, torturas y ejecuciones de combatientes, oficiales y seguidores del LTTE entregados o capturados;
• Tortura;
• Sometimiento de las mujeres a violaciones y otras formas de violencia sexual;
• Deportaciones y traslados forzosos de personas y familias;
• Profanación de cadáveres;
• Violaciones de derechos humanos en los campamentos de personas desplazadas dentro del país durante y después del final de la guerra:
• Asesinato de ciudadanos tamiles y seguidores del LTTE;
• Desapariciones forzadas;
• Violaciones sexuales;
• Desnutrición, y
• Falta de suministros médicos”
(http://transcurrents.com/tc/2010/01/full_text_verdict_of_the_perma.html,http://www.pptsrilanka.org/index.php?option=com_content&view=article&id=109&catid=30&Itemid=36)


Conclusiones


Exhorto a los países del ALBA que son miembros del Consejo de Derechos Humanos (CDH), es decir, Cuba,


No mires para otro lado, paremos el genocidio en Sri Lanka

Bolivia y Nicaragua, junto a sus hermanas y hermanos venezolanos, a reconocer el error cometido al promulgar la resolución elaborada por Sri Lanka, presentada ante el CDH y adoptada por mayoría el 27 de mayo de 2009, denominada Resolución S-11/1, “Asistencia a Sri Lanka en la promoción y la protección de los derechos humanos” (http://www.ohchr.org/EN/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?NewsID=9105&LangID=E).   

Esta autocomplaciente resolución solo condena los actos terroristas del LTTE, al tiempo que alaba al gobierno esrilanqués y apoya, naturalmente, su derecho a la soberanía. Estos países del ALBA, al igual que la mayoría de los miembros del Movimiento de los No Alineados presentes en el CDH, decepcionaron a todo el pueblo tamil, particularmente a las personas desplazadas dentro del país. Mi apreciación es compartida por el Tribunal de los Pueblos en el párrafo 5.5:

“El Tribunal subraya la responsabilidad de los Estados miembro de las Naciones Unidas que no han cumplido con la obligación moral de buscar justicia para las violaciones de los derechos humanos cometidas durante el último período de la guerra. Tras repetidas peticiones y a pesar de las atroces condiciones en que viven los tamiles, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas no establecieron una comisión independiente para investigar a las personas responsables de las atrocidades cometidas debido a la presión política ejercida por ciertos miembros”.

A todas luces, el PPT llegó a la conclusión opuesta a la que llegó Golinger. Estados Unidos no es un actor de “agresión” contra el gobierno de Sri Lanka; este es un caso en el que un criminal de guerra respalda a otro. El tribunal “destaca la actuación de la Unión Europea al socavar el acuerdo de alto al fuego en 2002. A pesar de ser concientes de las perjudiciales consecuencias para un proceso de paz en ciernes, la UE decidió, bajo presión de Estados Unidos y el Reino Unido, incluir al Movimiento de Resistencia Tamil (que incluye al LTTE), en la lista de organizaciones terroristas en 2006. Esta decisión permitió al gobierno esrilanqués romper el acuerdo de cese al fuego y reanudar las operaciones militares que acabaron en las violaciones masivas arriba citadas. También apunta a la plena responsabilidad de los gobiernos que, bajo la batuta de Estados Unidos, llevan a cabo la supuesta “guerra mundial contra el terrorismo” al dar su refrendo político a la conducta del gobierno de Sri Lanka y sus fuerzas armadas en una guerra principalmente dirigida contra el pueblo tamil”. 

Como activistas solidarios, defendemos el derecho a resistir y la necesidad de llevar a cabo una lucha armada cuando los medios pacíficos fracasan en el intento de inducir a gobiernos opresores a participar en procesos cuyo objetivo sea la justicia y la igualdad. Tal es el caso de los tamiles en Sri Lanka y, sin duda, el del pueblo palestino.

Veo que la mayoría de los movimientos armados comete atrocidades e incluso actos terroristas. La lucha por la liberación en Cuba fue la excepción a la regla. Afortunadamente, solo duró poco más de dos años. La lucha armada por la liberación de la opresión cingalesa contra otro grupo originario duró 25 años y, al final, el LTTE recurrió claramente a actos de desesperación y terrorismo. Otros valientes y loables grupos en pro de la liberación, la igualdad y la justicia, como las FARC colombianas y el FPLP palestino también han incurrido en actos terroristas. El CNA de Sudáfrica fue brutal en su lucha por la liberación. 

(Me pregunto cómo actuaría yo en esas circunstancias...)

Los activistas auténticamente solidarios no tenemos alternativa: debemos que apoyar al pueblo tamil, un pueblo que hoy se encuentra desorganizado y en el que se están gestando diversas tendencias. Sin embargo, el diálogo con ellos y no otra cosa es a lo que han de destinarse nuestros esfuerzos solidarios alrededor del mundo. Una de las tendencias es el nuevo Gobierno Provisional de la Transición de Tamil Eelam (TGTE), constituido recientemente en Filadelfia. Su coordinador, Visuvanathan Rudrakumaran, es abogado y vive en Estados Unidos. En febrero pasado presentó una demanda en la Corte Suprema de ese país para invalidar fragmentos de la Ley Patriótica y permitir a la gente aportar “apoyo material o recursos” a grupos armados que luchan por su liberación. Los defensores de Tamil Eelam en Estados Unidos se han vinculado con Humanitarian Law Project, una organización en favor de los derechos humanos, y a la par que partidarios de la abatida LTTE y el PKK (rebeldes kurdos en Turquía) buscan legitimar los derechos de las minorías oprimidas a luchar por la liberación y, de ser necesario, hacerlo por la vía armada cuando los medios pacíficos resultan imposibles. Ver el sitio web de TGTE: http://govtamileelam.org/gov/.

Lo que me motiva a estar del lado de quienes luchan contra la opresión y por la liberación no es sino una ética fundamentalmente solidaria y el entender la necesidad de los que sufren. La razón principal por la que tantos millones de personas han respetado y amado al Che Guevara se encuentra en su postura moral. Respaldar cualquier gobierno corrupto, capitalista y genocida, así sea en apoyo a la “soberanía” no es congruente con la postura moral del Che ni con nuestra postura moral colectiva.

[1] Los moros son el tercer grupo étnico en importancia en Sri Lanka, con un 8% de la población total del país (unos 2 millones en 2005). Profesan predominantemente la fe islámica. Descienden de mercaderes árabes que se establecieron en Sri Lanka entre los siglos VIII y XV. Hablan la lengua tamil con influencias del árabe.





Courtesy of RONRIDENOUR.COM
Source: http://www.ronridenour.com/articles/2010/0601--rr.htm
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=163

 

Tags: Sri LankaTamilesCrímenes de guerraAsia
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.