TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 06/07/2020 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 EUROPE 
EUROPE / La Izquierda y Europa: ¿Qué podemos aprender del chantaje al gobierno de Syriza?
Date of publication at Tlaxcala: 24/08/2015
Original: Die Linke und Europa: Welche Lehren ziehen wir aus der Erpressung der Syriza-Regierung?
Translations available: Français  English 

La Izquierda y Europa: ¿Qué podemos aprender del chantaje al gobierno de Syriza?

Oskar Lafontaine

Translated by  Carmela Negrete
Edited by  María Piedad Ossaba

 

Muchas personas en Europa recibieron como una noticia alentadora la elección de Alexis Tsipras como primer ministro de Grecia. Cuando el presidente de Syriza, tras semanas de agotadoras negociaciones firmó el diktat de los recortes presupuestarios, la decepción fue asimismo muy grande. Sería injusto y arrogante señalar a Alexis Tsipras y a Syriza con el dedo acusador de la moral. Mucho mejor sería reflexionar dentro de la izquierda europea bajo qué condiciones es posible hoy en Europa hacer una política democrática y social, es decir, de izquierda.

Hemos aprendido una cosa: mientras el Banco Central Europeo, supuestamente independiente y apolítico, se permita cerrar el grifo del dinero a un gobierno de izquierda, será imposible realizar una política orientada por principios democráticos y sociales. El ex banquero de inversión Mario Draghi no es ni independiente ni apolítico. Trabajaba para Goldman Sachs, cuando este banco de Wall Street asesoró a Grecia en el falseamiento de los balances de su contabilidad. Así fue como se hizo posible la entrada de Grecia en el euro.

En los últimos meses hubo muchos debates para saber si la dracma debería ser introducida de nuevo.

Esto no sirve para nada y es una base errónea reducir el debate sobre este tema. No sólo en Grecia, sino en todo el sur de Europa, el desempleo juvenil es insostenible y cada uno de los países que forma parte de la zona euro están siendo desindustrializados. Una Europa en que la juventud no tiene futuro está en peligro de descomposición y de ser víctima de fuerzas nacionalistas de extrema derecha que han recuperado de la fuerza.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_11327.jpg
Harm Bengen, Alemania

El retorno al sistema monetario europeo

La pregunta, por consiguiente, no puede ser para nosotros: “¿dracma o euro?”, sino que la izquierda debe decidir, si a pesar del desarrollo social catastrófico se sitúa a favor de una permanencia en el euro, o si por el contrario se pronuncia en favor de una reconversión graduada hacia un sistema monetario europeo más flexible. Yo estoy a favor de un retorno al sistema europeo de monedas que toma en cuenta las experiencias adquiridas con este sistema monetario y cuya construcción beneficia a todos los países que forman parte del mismo.

El sistema monetario europeo funcionó durante varios años no sin dificultad, pero mejor que la moneda única. A pesar de las inevitables tensiones posibilitó una y otra vez compromisos, que ayudaron a compensar los diferentes desarrollos económicos. Y ello porque los bancos centrales de los países miembros estaban obligados –por desgracia solamente por un corto periodo de tiempo– a estabilizar tipos de cambio de los socios en el seno del Sistema Monetario Europeo. En la zona euro sólo los trabajadores y los jubilados españoles, griegos o irlandeses cargan el peso de la devaluación interna a causa de la disminución de salarios, los recortes de las jubilaciones y los aumentos de impuestos.

Contrariamente al euro, el Sistema monetario europeo requería, y de eso se trata, de una cooperación progresiva de los pueblos de Europa. A través de revaluaciones y devaluaciones regulares se evitó una desnivelación de las economías europeas demasiado fuerte. Es cierto que la dominancia del Banco Federal Alemán fue un gran problema, pero mucho más pequeño que la actual tutela  paternalista de la economía alemana y del gobierno de Merkel-Schäuble-Gabriel sobre los europeos. Es sólo cuestión de tiempo hasta que un gobierno, por ejemplo, el de Italia reconozca que no puede asistir sin hacer nada a la desindustrialización progresiva de su país.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_11328.jpg
Los partidos enfrentando a Merkel
SPD: Primero tengo que preguntarles a mis padres
Los Verdes: De todas maneras conmigo no quiere jugar
La Izquierda: ¿y si nos unimos y la golpeamos entre todos?

Harm Bengen, Alemania

Una descentralización necesaria

En este sentido, especialmente en la izquierda alemana, apareció un error de pensamiento estructural que compromete el debate sobre el futuro de Europa en una dirección equivocada. Toda reivindicación sobre una reversión de las competencias de Europa en la esfera nacional es difamada como nacionalista o eurófoba. Los conglomerados mediáticos que están defendiendo los intereses de las grandes empresas alemanas y los bancos tocan la música de acompañamiento correspondiente. Y buena parte de la izquierda cae en la trampa.

Que el traspaso de competencias a nivel internacional abre el camino al neoliberalismo es algo que mostró una de los estilitas de esta ideología, Friedrich August von Hayek, en un artículo clásico de 1976. De ahí que la Europa del libre mercado y del tráfico incontrolado de capitales no será nunca un proyecto de izquierda.

Desde el momento en que se puso de manifiesto en qué medida la Comisión Europea y el Parlamento Europeo se volvieron agentes ejecutores del lobby financiero, transferir más competencias a nivel europeo es equivalente a desmantelar la democracia y el estado social de derecho. A esta conclusión deberíamos haber llegado antes, y lo digo haciendo autocrítica, pues yo mismo como europeo convencido, defendí durante mucho tiempo la política de transferencias de competencias a nivel europeo.

Y es lamentable que el influyente filósofo alemán Jürgen Habermas y que varios políticos y economistas, que toman parte en esta discusión, sigan aferrándose a ese camino a pesar de que año tras año resulta más evidente que lleva una dirección equivocada y que enfrenta a los pueblos europeos entre sí. El deseo de Thomas Mann de una Alemania europea se convirtió  en lo contrario. Tenemos una Europa alemana.

Democracia y descentralización se condicionan recíprocamente. Cuanto mayor sea la unión será más opaca, más lejana y menos controlable también. El principio de subsidiariedad es y permanece como la piedra angular de todo orden social democrático. Lo que al nivel más bajo, a nivel municipal, es posible regular debe ser regulado ahí, y al nivel regional o de países, al nivel de estados nacionales, a nivel de la UE o de las Naciones Unidas debe funcionar sobre mismo principio. Al nivel más alto debe trasladarse  sólo lo que pueda verdaderamente ser regulado mejor allí.

No faltan ejemplos de transferencias erróneas. No necesitamos casinos que funcionen a nivel global, sino cajas de ahorros, que puedan todavía ser controladas. Para necesidades financieras mayores los bancos regionales que en sus comienzos fueron regulados estrictamente, fueron ampliamente suficientes durante largos años. No necesitamos gigantes de la energía que actúen en toda Europa con grandes centrales y redes eléctricas, sino centrales municipales que funcionen con energías renovables y con capacidades locales de almacenamiento.

Los bancos nacionales de moneda se vieron bajo una presión tal que se abrieron las puertas a los flujos desregulados de capital y a la especulación mundial. Los bancos de monedas deberían hacer de nuevo, aquello para lo que fueron fundados un día: financiar a los estados.

La transición hacia un sistema monetario europeo renovado debe llevarse a cabo paso a paso. Para reintroducir la dracma por ejemplo –ello sería un primer paso en dicha dirección– el BCE debería apoyar dicha moneda. Tal vez el gobierno griego debería haber pedido a Schäuble que concretizara  su proposición de la salida temporal de Grecia de la Eurozona. Él había prometido una reestructuración de la deuda y un apoyo humano, técnico y promover el crecimiento.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_11321.jpg
"¡Plan, idiota, plan!...No planta!"-Arkas, Grecia

Desarrollar un plan B

Si esta oferta hubiera sido seria y el apoyo monetario del BCE estuviese garantizado, mientras todos los escenarios-catastrofes mencionados por  los eurólatras  contra la reintroducción de la dracma, habrían perdido toda justificación. Grecia tendría entonces, como por ejemplo Dinamarca con la corona, la oportunidad de participar en el mecanismo de cambio (SME II). Es sorprendente ver en qué medida tantos economistas de renombre internacional y expertos en moneda del espectro conservador y liberal de izquierda recomiendan una salida de Grecia del sistema del euro.

 

El valiente ministro de finanzas griego Yanis Varufakis, que tuve problemas con sus colegas ministros de finanzas europeos por esa misma razón, porque de hecho comprende algo de economía política, había diseñado un escenario para la introducción de la dracma. Él quería tener un « plan B » en caso de que Draghi cerrase el grifo del dinero, recurriendo a la « opción nuclear » como se le llama en los círculos financieros. Y efectivamente el exbanquero de inversión hizo uso de dicha arma. Junto a Schäuble, él es el verdadero chico malo de la Eurozona. Justo después de que el gobierno de Syriza tomase posesión en Atenas,  utilizó los mecanismos de tortura del Banco Central Europeo para poner a Tsipras de rodillas.
 
La izquierda europea debe desarrollar ahora un « plan B »  en caso de que uno de sus partidos se encontrara  en una situación parecida. El marco europeo debe ser reconstruido de tal forma que se le quite el poder al Banco Central (que no está legitimado democráticamente) de anular la democracia presionando un botón. La introducción gradual de un sistema monetario europeo renovado allanaría sin duda el camino. También la izquierda alemana debe desenmascarar el mantra de Merkel según el cual « si muere el euro, entonces muere Europa ». El euro se ha convertido en un instrumento de dominación de la economía alemana y del gobierno alemán sobre Europa.

Tras la experiencia griega, una izquierda que quiera una Europa democrática y social, debe cambiar su política europea y adoptar nuevos caminos.
 

 





Courtesy of eldiario.es
Source: http://www.jungewelt.de/2015/08-22/001.php
Publication date of original article: 22/08/2015
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=15729

 

Tags: GreciaIzquierda europea3° MemorándumBCESMEAlemaniaPlano BEurozona
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.